La información económica de los líderes

Trattoria Napoletana Da Carlo, el mejor italiano de Valencia y uno de los mejores restaurantes de la ciudad

2016-marzo-Da-Carlo-polenta

La cocina o gastronomía internacional que conocemos hoy en Valencia, dista una enormidad a la que encontrábamos a mediados de los años 80. En aquella época estaba compuesta por unos cuantos restaurantes italianos –cuya carta era muy primitiva y limitada–, y los primeros restaurantes chinos, que triunfaban por la excentricidad y por lo novedosa de la oferta.

Estas ofertas eran las únicas de cierta relevancia; el resto de las cocinas internacionales apenas tenían una verdadera implantación. Y no la tenían porqué el valenciano, en las cuestiones del comer, es en exceso pragmático y clásico. Todo aquello que les separe de sus arroces y sus paellas, cómo que no.

Por fortuna, con el paso del tiempo esa limitada oferta internacional que sufríamos, se ha incrementado; tanto en la variedad como en la calidad. En estos momentos encontramos una rica, sólida y seria representación de las cocinas más representativas del momento actual. Aunque, sin lugar a dudas, la cocina italiana sigue siendo la que mayor implantación mantiene.

Y esa cohabitación ha venido propiciada por la similitud de productos, ingredientes y técnicas de nuestra cocina con la de ellos. Si añadimos que la cocina italiana es la mejor cocina popular que puede encontrarse en Europa, tenemos las claves del porqué esta cocina es la que más gusta a los españoles.

Llegada a Valencia

Y fue a mediados de los años 90 cuando la familia Da Anna, encabezada por Carlo, su mujer Adela Crispino y sus hijos, llegaron a Valencia provenientes de Nápoles, la Italia más sureña y más mediterránea. Diversas actividades desarrolló Carlo en nuestra ciudad, hasta que se animó a abrir su propio restaurante, viendo la pobre oferta italiana que encontraban en sus salidas.

Abrieron en una antigua pizzería, y en una primera época mantuvieron en cierto modo la oferta antigua del local, sin conseguir cautivar al público. Pero, por fortuna, la amistad que Carlo desarrolló con Sento Aleixandre (propietario de Ca Sento) en sus visitas a Mercavalencia, promovió un giro copernicano en la oferta que comenzó aparecer en Da Carlo.

Junto a este cambio en las propuestas, Sento comenzó a realizar un considerado proselitismo a favor de este restaurante y, gracias a esta circunstancia, la cocina de Adela comenzó a situarse entre las mejores de la ciudad.

En Da Carlo hay que huir de la carta y dejarse llevar por las propuestas que a diario canta el patrón de la casa. Propuestas que elabora Adela partiendo de los excelentes productos que Carlo ha comprado en las distintas lonjas valencianas.

2016-marzo-Da-Carlo-salamiProducto de primera calidad

Visita la lonja de Cullera, de Vinaròs o de Valencia y, gracias a esta actividad, sus propuestas nacen con una frescura soberbia, que sorprenden a un comensal que disfruta de una verdadera cocina italiana; napolitana y, por supuesto, siciliana.

Adela fusiona con un toque angelical sus conceptos de cocina casera con la riqueza del producto mediterráneo. Es una trattoría atípica, porque en ella encuentras mariscos, trufa blanca y/o negra, y un sinfín de ingredientes poco comunes, que engrandecen la cocina que encuentras en Da Carlo.

Otro de los aciertos de Carlo es buscar en su país los mejores productos que puedan existir. Así, la trufa blanca proviene de Alba, los tomates se cultivan en las laderas del Vesubio y para sus risottos utiliza arroces italianos de las variedades arborio y vialone nano. Los quesos y los embutidos también provienen de su patria.

Cómo he dicho, una vez sentados, lo mejor es ponernos es sus manos y oír con detenimiento las sugerencias del día.

Una sinfonía diaria

De primero y como antipastos (entradas), podemos elegir entre la chacina italiana: mortadela bolognesa, trufa, salami, coppa, bresaola, panceta o careta de puerco. De quesos podemos disfrutar de su burrata trenzada, el ricota o el parmesano reggiano, fontina o el grana padano.

Podemos continuar con verduras rebozadas con salsa romescu, los boquerones rellenos de queso, las albóndigas de cordero o una de las entradas que más me enamoran; su polenta frita.

La cocina de Adela, cómo he comentado, es variada y está muy bien elaborada. Además de los platos de pasta, nos pueden ofrecer guisos caseros, de carrillera, de mollejas o un impecable bacalao con cebolla y aceitunas.

Los lunes, y desde el mes de octubre y hasta primeros de mayo, nos ofrece dos variedades de pizza: la napolitana y la calzonne. Carlo comienza a elaborar la masa varios días antes, para que fermente con paciencia y tranquilidad, y así, cuando la tomamos, la sensación es mucho más ligera.

2016-marzo-Da-Carlo-burrata

Esta claro que los platos de pasta son especiales y, gracias a la concisa cocción de las diferentes variedades de pasta, y de los ingredientes que adquiere Carlo, nos encontramos con la mejor oferta de pasta de la ciudad, encontrando platos propios de la cultura siciliana o platos interpretados por la propia Adela.

En épocas de trufa negra o blanca, el aroma que encuentras en el local es verdaderamente adictivo. A la hora de los postres no podemos olvidarnos de sus babas borrachos, el canelón siciliano o la pannacotta.

La más que completa bodega de la casa y el detallado servicio que encontramos en Da Carlo, hace que no solo sea el mejor italiano de la ciudad, sino uno de los mejores restaurantes de Valencia.     

Suscríbete a nuestra newsletter