La información económica de los líderes

“Con transparencia, pero sin complejos”

aniversario las provincias 056Pocos medios de comunicación han sido ajenos a estos años de decrecimiento y destrucción de empleo. “La crisis obligó a una reestructuración industrial, empresarial y laboral intensa. Hubo que repensar todos los procesos y decidir qué cosas eran prioritarias y cuáles secundarias. Se tomaron decisiones duras, pero se tomaron pronto y a tiempo y colocaron al periódico en un escenario de tranquilidad y confort, sabiendo que ahora toca trabajar más que antes, pero que si haces las cosas bien, salen, aunque cuesten un poco más. En el plano editorial se dio un gran impulso al periódico papel, con nuevos recursos, full color, nuevos productos informativos. También la web vivió su gran expansión, que la han consolidado como líder indiscutible. Y trabajamos mucho para amarrarnos a los principios fundacionales de Las Provincias”, explica su director, Julián Quirós, sobre lo aprendido en esta crisis.

[masinformacion post_ids=” 65525″]

– ¿Qué aspectos de Las Provincias cree que son los más valorados por los lectores?

– Representamos a un amplio espectro social, sin complejos, pero también siendo conscientes de nuestro papel. Nos gusta hacer solo periodismo y nada menos que periodismo. En definitiva, no trasvasar el papel que corresponde a los periodistas, pero tampoco dejar que otros atropellen el espacio propio del periodismo. Nuestros lectores lo saben, creo que confían en nosotros y tratamos de cumplir este mandato. Tenemos una cosmovisión determinada de la realidad y contamos las noticias, la actualidad y las historias siendo conscientes de ello. Con transparencia, pero sin complejos.

– ¿Qué se le debe exigir a un periodista y por ende a un medio como el vuestro?

– Nos podemos equivocar a veces, qué remedio si publicas cada día más de ochenta páginas puedes meter la pata hasta con el tiempo que hará esta mañana en Alzira… Todos nos equivocamos, pero la cuestión es cuántas veces te equivocas, cuántos errores cometes, no digamos ya si esos errores son medio intencionados y cómo corriges esos errores. Eso es lo que hay que pedirle a cualquier medio y a cualquier periodista; profesionalidad, rigor, sencillez, sensatez, autocrítica y capacidad de sacrificio. Y pasión, mucha pasión. Trabajar como periodista es un enorme privilegio, creo que te permite ver cosas interesantes, así que justo es, que se te exija mucho a cambio.

¿Qué hitos o principales acontecimientos que han sido narrados por el periódico a lo largo de su historia destacaría? ¿Y entre los más recientes?

– El periódico tuvo un papel esencial para que el cauce del Turia fuera destinado a uso ciudadano en lugar de convertirse en una autovía urbana. También destaca su campaña para frenar la urbanización de El Saler y preservar de esta manera sus valores medioambientales. El periódico ejerció cierta oposición interna dentro del franquismo, dentro de los escasos límites de entonces pero desde luego llevando la libertad de expresión mucho más lejos que las cabeceras oficiales del régimen. El periódico jugó fuerte y bien durante la Transición para que Valencia ejerciera su propia autonomía e identidad singular frente a todos aquellos que querían subordinarla al espacio del pancatalanismo.

Recientemente creo, modestamente, que supimos dar un toque de atención con aquella campaña de 2012 sobre ‘Valencia es mucho más’, donde a tirios y troyanos les convenía poner a esta tierra como el estandarte de las malas prácticas generalizadas. Creo que aquello reforzó nuestro vínculo emocional con nuestros lectores y creo que sirvió para que empezaran a oírse voces discordantes.

¿Con qué noticia le gustaría abrir el periódico?

– Quizás no fuera la noticia de un día concreto, pero sí me gustaría que llegara la época en que las portadas reflejaran un país distinto; próspero, responsable, eficiente, con ciudadanos exigentes y responsables, con servidores públicos y privados austeros, plurales, con autoexigencia. Un país que conservara esta magia tan nuestra pero que dejara atrás las prácticas de la corrupción, las ineficiencias, el enchufismo o la medianía. Un país en el que una generación pueda sentirse orgullosa del trabajo desempeñado y que le deja algo mejor a sus hijos. 

Suscríbete a nuestra newsletter