Los trabajos digitales, a la orden del día

Archivado en: 

Directora de Relaciones Externas. IEM Business School

2015-dic-OPI-IEM-MCarmen-TarinLa vida sin internet empieza a ser difícil de imaginar. Aunque la mayoría de nosotros crecimos en una época donde no había internet, ya no podemos vivir sin nuestros smartphones, sin nuestras tabletas y sin todos los dispositivos que nos acompañan a diario.

Estos cambios en el consumidor afectan directamente a las empresas, ya que se ven obligadas a redefinir sus modelos de negocio para atender a las nuevas necesidades y exigencias de los clientes. La Transformación Digital no es una opción. La teoría de la evolución de las especies de Darwin es extrapolable a las empresas: no sobrevivirán las empresas más fuertes, sino aquellas que sean capaces de adaptarse antes a las nuevas condiciones, en este caso, digitales.

Es un nuevo escenario para todas las empresas, sean o no tecnológicas, porque sea como sea tu negocio el nuevo cliente es digital. Esto quiere decir que, por ejemplo, tras la visita a una tienda física este cliente busca la mejor oferta online (showrooming), o simplemente antes de acercarse a la tienda se ha informado online (Ropo). Son tendencias muy habituales entre los consumidores que demuestran la necesidad de integrar el mundo on y offline.

Otra característica de este nuevo cliente es la importancia que concede a la comunicación en red. Esta comunicación obedece a nuevas reglas donde prima la interacción. El servicio de atención al cliente en redes sociales tiene unas características propias, que genera expectativas diferentes en los clientes, como por ejemplo, en lo que se refiere a los tiempos de respuesta o al impacto que una mala atención puede tener en nuestra reputación. Ahora, el mundo entero es cliente potencial de tus productos y servicios a tan solo un golpe de clic.

En este nuevo escenario, donde la estrategia digital se ha convertido en la clave de muchos negocios, aparecen nuevos puestos de trabajo en las empresas y nuevas posibilidades de negocio para emprendedores que pueden ofrecer múltiples servicios para estos empresarios perdidos en lo digital.

Por ejemplo, los comerciales tal y como los conocemos en la versión tradicional se caracterizan por estar pegados al teléfono todo el día y corriendo de un lado para otro visitando clientes. Pues ahora este comercial se reinventa en su versión digital y pasa a llamarse Digital Sales Specialist. Y seguramente se pregunten cuáles son sus funciones. Pues bien, este profesional se encarga de realizar actividades promocionales y de venta a través de internet. Un perfil de comercial pero con conocimientos de Marketing Online para poder establecer estas estrategias de promoción.

Y como este hay muchos más puestos nuevos: Digital Communication Specialist, Content Manager, Social CRM Manager, SEO y SEM Specialist, Lead Marketing, Social Media Manager, User Experience Specialist, App Developer… y así hasta el infinito.
Pero no se dejen avasallar por estos términos anglosajones. Es evidente que las nuevas generaciones se encuentran, en general, más familiarizadas con las nuevas tecnologías. Pero para ser especialista en alguna de estas materias no es condición indispensable ser un auténtico Millennial –haber nacido después de 1980–, simplemente tener una buena formación.

Además, la formación de estos profesionales emergentes debe ser constante. El mundo digital es cambiante, evoluciona cada día y los profesionales que se dedican a esto deben avanzar con él sino quieren quedarse obsoletos.

Las empresas se han dado cuenta de los beneficios de contar con expertos en estas áreas, que son prácticamente nuevas, entre sus filas. Sin embargo, tropiezan muchas veces ante la dificultad de encontrarlos. Una evidencia que se manifiesta en el tablón de empleo de nuestra escuela de negocios que ha sufrido una creciente demanda de este tipo de perfiles con conocimientos específicos.

Es indiscutible que el sector digital está en alza y es una de las actividades que más ofertas de trabajo genera. Con la evolución digital hemos vivido la desaparición de muchas profesiones y ahora, la creación de muchas otras.

Y aunque hay mucha demanda también hay mucho desconocimiento. La asignatura pendiente de otras muchas empresas es dar el salto y apostar por la creación de esos nuevos puestos de trabajo en sus organizaciones.

No hace falta implantar grandes departamentos digitales o crear un “laboratorio de innovación”, que tanto está de moda. Se puede empezar por algo sencillo, como acoger en la empresa a estudiantes de posgrado en prácticas que desarrollen o pongan en marcha el proyecto online de la empresa. En este caso es mejor hacer algo sin grandes pretensiones que quedarse atrás; un proyecto a primera vista humilde puede ser la punta del iceberg.

No obstante, la peor opción, sin lugar a dudas, es poner en marcha el proyecto online de la empresa con personal no cualificado. Este suele ser el principio del fin.

El ejemplo más claro lo encontramos en la proliferación de las tiendas y servicios online y en su rápida desaparición. Y es que son muchas las empresas que desconocen la complejidad del comercio electrónico y cuando logran montar su esperada tienda online, descubren que no saben cómo gestionarla o desconocen las claves para llevar tráfico hasta este nuevo punto de venta.

Otro ejemplo son los desengaños amorosos con las redes sociales. Muchas empresas se obsesionan por llevar a la gente a su página web. Un error frecuente es dejar de lado el contenido –es decir, redireccionarlos a una página web sin contenido relevante y con una usabilidad nula– y, por otra parte, difundirlo a nivel Social Media sin una estrategia previa. Hay que evaluar y saber elegir las mejores plataformas para llegar a tu público objetivo.

Son problemas en cuya base se encuentra la falta de formación cualificada del personal encargado. Recurramos pues a los profesionales de marketing online al igual que lo hacemos con otros profesionales cualificados en las otras áreas de la empresa, como financieros, legales o productivos, entre otros.

Suscríbete a nuestra newsletter