Vicente Soler: El Consell se propone revitalizar el tejido industrial de la Comunidad Valenciana

La segunda parte de la Jornada “El reto de la internacionalización: oportunidades, modelos y mercados” fue un coloquio que giró sobre la experiencia de tres empresas valencianas: Istobal Dulcesol (agroalimentario) y S2Grupo (sistemas de ciberseguridad). Tanto Rafael Tomás, de Istobal, como José Vicente Castell   (Dulcesol) reconocieron que sus primeras experiencias exportadoras fueron oportunistas.

Mesa

[masinformacion post_ids=”62863″]

En el caso de Istobal, se inició con exportación a Cuba y Siria, una voluntad de internacionalización que fue creciendo hasta conseguir implantarse en mercados concretos, hasta llegar hoy día a las plantas de ensamblaje en Brasil y Estados Unidos. 

Los tres empresarios coincidieron en señalar, a la pregunta de qué ventajas les reportaba la internacionalización, la oportunidad que supone poder acceder a grandes clientes que les estarían vedados si no fueran internacionales.

 José Vicente Castell, comentó la trayectoria exportadora de la firma agroalimentaria, cuyas ventas al exterior ya suponen el 14% de la facturación y se proyecta que alcance el 30% en los próximos 10 años. Entre las ventajas de ser internacional, Castell mencionó una mayor solidez, más flexibilidad y disponer de un mercado más diversificado.

Por su parte, Miguel Ángel Juan, de S2Grupo, afirmó que la internacionalización en su caso se produce por una necesidad estratégica de la empresa, ya que sus competidores son empresas globales con origen en Estados Unidos e Israel, fundamentalmente. “Teníamos que estar en el mundo -aseguró Juan– para estar en contacto con los clientes finales. Además, el tipo de cliente que queremos hay que ir a buscarlo dónde esté”. Tras elaborar su plan de internacionalización, se decidieron por dos mercados: Colombia y México. En la actualidad se plantean abrir en algún país europeo, barajando Holanda y Bélgica.

Compromiso con el tejido industrial

Vicent solerClausuró la jornada el conseller de Hacienda, Vicent Soler, quien felicitó a Economia3 por la organización de la jornada dirigida a empresarios y técnicos en la que se llama la atención “sobre el reto del tejido industrial valenciano, como es la dimensión. El tamaño sí que importa”, aseguró, teniendo en cuenta que contamos mayoritariamente con pymes y microempresas.

 Se refirió al efecto boomerang que se observa en algunos sectores tradicionales, como el del calzado, que después de años de producir en países emergentes, vuelven a fabricar en la Comunidad. 

Soler finalizó reiterando el compromiso de la Generalitat con la reindustrialización y el trabajo codo a codo con las empresas, así como de la refundación del Ivace y del Instituto Valenciano de Finanzas como dos instrumentos imprescindibles para la ejecución y financiación de la política industrial, lejos de figuras como la subvención y dando acceso al crédito. 

Suscríbete a nuestra newsletter