TIC: Falta información, falta formación

Existe un consenso generalizado entre los empresarios y consultores del mundo TIC consultados por esta revista, al diagnosticar que, por lo general, falta formación e información en el tejido empresarial de la Comunidad Valenciana, a la hora de comprar y/o contratar productos y servicios de Tecnologías de la Información y las Comunicaciones (TIC).

[mepr-rule id=”598″ ifallowed=”show”]

De esta opinión son Fernando Ruiz (Aitana), Miguel Borrás (Antara), Alberto Mendoza (Área Digital), Jordi Aura (Diagram Software) o Gabriel Sotoca (Stratic).

Manuel Cazorla

Manuel Cazorla (Sistel)

De todos los consultados por ECONOMÍA 3, tan solo Manuel Cazorla (Sistel) cree que la alta dirección de las compañías tiene, en general, la información y formación adecuada para tomar decisiones de contratación y/o compra de productos y servicios TIC, “y en última instancia, para eso estamos las consultoras. Los empresarios y sus equipos directivos de lo que saben es de su actividad y de qué cosas les gustaría mejorar, y nosotros debemos aportar el conocimiento y la experiencia del ecosistema tecnológico, indicándoles cómo conseguir esa mejora”.

Tanto Alfredo Cebrián (480), como Manel Roca (IPM), centran sus respuestas en la profundidad y velocidad de los cambios que se producen en el mundo TIC, que hacen prácticamente imposible estar actualizado al 100 %, incluso a los propios especialistas, a pesar de que “disponer de formación acerca de los diferentes servicios que se ofrecen, entender las distintas modalidades existentes para su consumo, así como conocer las diferentes opciones de contratación de las mismas, es clave para que las TIC continúen aportando el valor necesario para las empresas”.

Por su parte, José Manuel Blasco (Close2me), Francisco Diana (Nunsys) o Miguel Ángel Juan (S2 Grupo), inciden en la creciente dualidad que se aprecia en el colectivo empresarial respecto al mundo TIC: los equipos directivos con perfiles más jóvenes y cualificados, y las empresas de mayor tamaño y con estructuras directivas profesionalizadas, disponen de la sensibilidad y/o conocimiento para evaluar adecuadamente las posibilidades y oportunidades que ofrecen las TIC, frente a las empresas de reducido tamaño, escasos recursos y/o modelos de gestión más clásicos.

Carlos Plaza

Carlos Plaza (Bee Ingeniería)

David Iribas (Auren Sistemas) y Carlos Plaza (Bee Ingeniería) coinciden en que son aún bastantes los empresarios que consideran las TIC como un elemento de gasto, “a pesar de que, en estos momentos, prácticamente el 100 % del trabajo de una compañía reside en los servidores y equipos informáticos”. Y Antonio Vidal (Qwerty Informática) señala que, a pesar del desconocimiento empresarial, “afortunadamente, en la Comunidad Valenciana contamos con numerosas empresas que centran su actividad en el desarrollo informático”. Tan solo Manuel Cazorla (Sistel) cree que la alta dirección de las compañías tiene, en general, la información y formación adecuada para tomar decisiones de contratación y/o compra de productos y servicios TIC, “y en última instancia, para eso estamos las consultoras. Los empresarios y sus equipos directivos de lo que saben es de su actividad y de qué cosas les gustaría mejorar, y nosotros debemos aportar el conocimiento y la experiencia del ecosistema tecnológico, indicándoles cómo conseguir esa mejora”.

Tanto Alfredo Cebrián (480), como Manel Roca (IPM), centran sus respuestas en la profundidad y velocidad de los cambios que se producen en el mundo TIC, que hacen prácticamente imposible estar actualizado al 100 %, incluso a los propios especialistas, a pesar de que “disponer de formación acerca de los diferentes servicios que se ofrecen, entender las distintas modalidades existentes para su consumo, así como conocer las diferentes opciones de contratación de las mismas, es clave para que las TIC continúen aportando el valor necesario para las empresas”.

Jose Manuel Blasco

Jose Manuel Blasco (Close2me)

Por su parte, José Manuel Blasco (Close2me), Francisco Diana (Nunsys) o Miguel Ángel Juan (S2 Grupo), inciden en la creciente dualidad que se aprecia en el colectivo empresarial respecto al mundo TIC: los equipos directivos con perfiles más jóvenes y cualificados, y las empresas de mayor tamaño y con estructuras directivas profesionalizadas, disponen de la sensibilidad y/o conocimiento para evaluar adecuadamente las posibilidades y oportunidades que ofrecen las TIC, frente a las empresas de reducido tamaño, escasos recursos y/o modelos de gestión más clásicos.

David Iribas (Auren Sistemas) entiende que son aún bastantes los empresarios que consideran las TIC como un elemento de gasto, “a pesar de que, en estos momentos, prácticamente el 100 % del trabajo de una compañía reside en los servidores y equipos informáticos”. Para Carlos Plaza (Bee Ingeniería), “cada vez son más los empresarios, gerentes o directivos que están aceptando el cambio y dándose cuenta que los servicios TIC’s son lo que sus clientes demandan”. Y Antonio Vidal (Qwerty Informática) señala que, a pesar del desconocimiento empresarial, “afortunadamente, en la Comunidad Valenciana contamos con numerosas empresas que centran su actividad en el desarrollo informático”.

[/mepr-rule]
[mepr-rule id=”598″ ifallowed=”hide”]

Para leer el artículo completo:
Suscríbase a la la edición digital de Economía 3;
con su cuenta de suscriptor

[/mepr-rule]

Suscríbete a nuestra newsletter