David (Baixauli) venció a Goliat (Globalia)

– ¿Cuál era el proyecto con Globalia y cómo se planteó?

– Ellos querían un crecimiento rápido en el segmento de agencias de viaje y, por mi parte, nosotros habíamos llegado a la conclusión de que, con la estructura desarrollada (40 agencias repartidas por casi toda España), teníamos que integrarnos en un grupo mayor, capaz de dar una oferta global (vertical) y con mayor presencia de mercado.

[masinformacion post_ids=”47070,47078,47094,47103″]

El acuerdo consistió en que aportamos nuestra red de agencias a una empresa de Globalia y empezábamos un proceso de expansión acelerada. En cuatro meses duplicamos la red y pasamos a 80 puntos de venta. La gestión diaria del proyecto la llevaba yo pero el control financiero lo mantenían ellos. Además, para no contaminar el proyecto con problemas heredados de la etapa anterior, lo que hicimos fue presentar un concurso de acreedores, garantizado con el Plan de Negocio de la empresa resultante de la integración y por Globalia, un grupo que estaba facturando 4.000 millones de euros.

– ¿Cuáles fueron los problemas que surgieron?

– A los cuatro meses de estar operando según los acuerdos establecidos, decidieron cortar los pagos a la empresa que gestionaba la red de agencias; es decir, nos estrangularon financieramente, pues era Globalia quien realizaba los cobros y los pagos de las operaciones que se hacían en las agencias de viaje.

– ¿Cuál fue su respuesta?

– En el marco del convenio de acreedores que habíamos presentado en su momento, me vi obligado a interponer una demanda judicial contra mi socio, iniciándose así un procedimiento en los juzgados que se ha alargado durante más de cuatro años.

En el Juzgado de Primera Instancia, el magistrado nos dio la razón y los obligó a pagarnos con intereses, además de asumir las costas del juicio, pero ellos recurrieron a la Audiencia Provincial. El 8 de marzo de 2013, la Audiencia nuevamente falló a nuestro favor, condenándoles al pago y las costas judiciales, pero no fue hasta mayo de 2014 cuando conseguí una resolución judicial de ejecución de sentencia, para que efectivamente pagaran el dinero que debían.

Por su parte, ellos recurrieron al Tribunal Supremo y hace apenas unos días nos han comunicado la sentencia contra la que no cabe más recurso, que ratifica en todos sus puntos el fallo de la Audiencia Provincial de Valencia. Por descontado que, en cuanto cobré en mayo de 2014 el dinero que tenían bloqueado, pagué a toda la gente que estaba como acreedor en el concurso.

– ¿Y ahora qué?

– El conflicto con Globalia está acabado y cerrado; es agua pasada y la Justicia ha dicho lo que tenía que decir. Mi desarrollo empresarial gira en torno a Consultia Travel y a todas las iniciativas de futuro que vayan surgiendo; siempre en torno al mundo del viaje y del turismo, que es lo que me apasiona y de lo que entiendo algo.

Suscríbete a nuestra newsletter