Previsión empresarial para el primer semestre de 2015

2015-enero-GB-Consultores-Gonzalo-Boronat-horizontal-02

Gonzalo Boronat,  director general de GB Consultores Financieros, Legales y Tributarios

– ¿En qué situación se van a encontrar las empresas durante el primer semestre de 2015?

En al primer semestre de 2015, tal como adelanta el Gobierno, se espera un crecimiento general del 2%, pero nosotros, ya que estamos en contacto directo con las empresas y tocamos de cerca la problemática empresarial, consideramos que, al salir de un ejercicio de cierta ralentización y poco crecimiento, esperamos un aumento de la producción y las ventas sobre todo en el exterior, aunque no somos tan optimistas como el Gobierno en su evolución a corto plazo. Tenemos un año electoral con muchos frentes abiertos, que se traducirá en procesos de ‘stop and go’ durante todo el año.

[masinformacion post_ids=”39673,39701,39708,39713″]

En ese sentido, nos vamos a encontrar empresas que se presentan con una situación económica complicada por los recortes aplicados en muchos departamentos, que pueden limitar su capacidad de crecimiento a lo largo de 2015, dado que han pasado a unas estructuras económicas de mínimos.

Las empresas se han dedicado desde el 2010 a responder a sus problemas financieros (falta de financiación, alargamiento de los plazos medios de cobro, aumento del exceso de stock por la caída de ventas y falta de adecuación de las políticas de compra al nuevo escenario), mediante políticas económicas basadas en la autogeneración de beneficios para financiar los desfases financieros, y en reducir los costes mediante políticas de despidos y reducción de capital humano.

En este sentido, las empresas que nos encontramos están bajo mínimos de registros económicos y empobrecidas o con lentas entradas de financiación que es posible que vayan teniendo, por lo que nos vamos a encontrar con empresas con estructuras económicas complicadas, con excesos de financiación en el corto plazo –derivadas de ofertas financieras de entidades bancarias aceptadas con mala planificación–, y en conclusión, empresas que necesitan un diseño de estrategia financiera y de empresa clara.

Crecimiento

– ¿Cómo pueden crecer las empresas teniendo en cuenta la situación actual?

El crecimiento de las empresas se vincula, no solo con el sector de actividad en el que se encuentra, sino con las medidas internas que aplica para poder esquivar la caída de la demanda nacional.

Nuestra experiencia en más de 250 empresas clientes directos nos indica que, solo diversificando la demanda en distintos países –es decir, mediante procesos de internacionalización–, se logra mantener cuotas de ingresos constantes y con un riesgo mucho más diversificado. Todo ello, acompañado por un proceso constante de mejora interna.

Además, las empresas necesitan financiación en la mayoría de los casos, pero no cualquier financiación, sino aquella que se ajuste a las necesidades de la empresa y a la capacidad real de devolución, pues la política de “patada adelante” en muchas empresas está agotada.

Las compañías deben crecer entendiendo que hay nuevas obligaciones en el mercado, nuevas realidades y que no puede hacer lo mismo y de la misma forma que hasta ahora, sino cosas distintas y de forma diferente si desean conseguir resultados que se adapten a su nuevo cliente, que también es distinto, quiere cosas diferentes y las quiere cuando él desea; prácticamente con inmediatez entre el proceso de decisión y entrega.

– ¿Cómo conseguir que las empresas con menos recursos sean más flexibles?

La flexibilidad en las empresas depende no solo del tamaño, sino de la mentalidad y la actitud del empresario. La clave es saber actuar antes que el mercado; es decir, ser previsor y arriesgado al mismo tiempo. En las empresas de menos recursos siempre se tiene que tomar en cuenta el apoyo institucional, entendido como el acceso a todo tipo de ayudas y subvenciones, y negociación con la banca siempre de la mano de profesionales. En definitiva, planificación.

Las estrategias claves pasan por definir producto, mercado, cuota y precio. Las empresas con menos recursos deben encontrar su nicho de competitividad y de mercado relativo a su producto y a su capacidad de producción. La empresa debe adaptarse, y la pequeña, aún más. Las claves deben ser conocer su Dafo económico-financiero y establecer una estrategia de consolidación y crecimiento de acuerdo con las expectativas para 2015 y sucesivos.

Estas definiciones deberán ser alcanzables y medibles en hitos, de otra manera será un documento vacío. Usando un equivalente político –“programa, programa, programa”–, se trata de establecer un programa financiero, un programa de desarrollo de negocio y un programa de crecimiento.

Suscríbete a nuestra newsletter