La información económica de los líderes

Las TIC ponen el foco en la productividad

Pedro Novella, Everis

Pedro Novella, Everis

Durante los seis largos años de crisis se ha producido una contracción evidente del mercado TIC tanto en el sector privado como en el público. El precio pagado por los mismos servicios ha ido bajando año a año y las empresas TIC se han prestado a esa práctica. Tras este periodo de tiempo las empresas proveedoras de servicios y productos TIC han aprendido algunas lecciones.  Pedro Novella, socio responsable de Industria en Comunidad Valenciana y Murcia de Everis reconoce entre las enseñanzas la necesidad de optimizar los servicios prestados “y evitar repercutir al cliente nuestras propias ineficiencias”. Es decir, resume Novella, poner el foco en la productividad.

[masinformacion post_ids=”25055,25051,25140,25100,25129″]

Para el directivo de la multinacional que ofrece soluciones de negocio, estrategia, desarrollo y mantenimiento de aplicaciones tecnológicas y outsourcing, ahora se deben “definir productos y servicios concretos, acotados, cuya puesta en marcha se produzca en un plazo corto de tiempo y que permita a los clientes obtener beneficios tangibles en un corto período de tiempo. Junto a ello, hay que defender el valor añadido de nuestros servicios una vez optimizados”.

Francisco Diana, director del área Business Software de Nunsys, admite que la principal enseñanza es que las TIC, que “antes podían considerarse como un gasto más, se han transformado en un claro “driver” de negocio”. En su opinión invertir en la tecnología necesaria para que funcione una empresa es, simplemente, “un mínimo requerido para estar vivos. Hay que invertir con la visión conjunta TIC y Negocio, es decir, exigiendo el requisito de que tiene que aportar optimización de procesos, reducción de costes y mejora de ingresos”. Con esa visión, reconoce Diana “nos vemos obligados a transformar los meros productos tecnológicos en soluciones de productividad para las empresas”.

Gabriel Sotoca, Stratic

Gabriel Sotoca, Stratic

A juicio de Gabriel Sotoca, director de Negocio de StraTIC, las empresas han aprendido en estos últimos años, de forma forzosa, a focalizar en lo realmente necesario para su negocio; y de la mano de ellas, “los proveedores nos hemos visto abocados más que nunca a escuchar sus necesidades para presentarles soluciones que aporten valor a su negocio. Creo que ahora el cliente tiene una mejor visión de su proveedor como socio tecnológico, más allá  de la función prioritaria de vendedor de tecnología”.

Desde Castellón, Alfredo Cebrián, socio de Cuatroochenta reconoce que si se ha aprendido algo en estos años es la importancia del control de presupuestos de la empresa, optimizando cada euro invertido. “Nada hay más frustrante –señala Cebrián como invertir miles de euros en una solución TIC y ver como no cumple con las expectativas. Por eso hay que cambiar el enfoque, ser precisos y profesionales a la hora de conceptualizar y diseñar e invertir paulatinamente en las herramientas. Al cliente suele darle miedo pensar de esta forma, pero si hace números sobre la rentabilidad de sus inversiones en TIC no tendrá dudas”.

Desde el punto de vista de Manuel Cazorla, director general de Sistel, “hemos aprendido que ‘no todo vale’. Alargar la amortización de los proyectos o no incurrir en proyectos, nos ha llevado a una pérdida sistemática de competitividad, innovación y/o liderazgo”.

LAS TIC NO SON CAFÉ PARA TODOS

Dando por cierto que se aprecia un cambio de expectativas empresariales y síntomas de reactivación en el mercado, las empresas proveedores de soluciones y servicios TIC aconsejan a los empresarios que están planteándose retomar su actividad inversora en tecnologías alinear la estrategia del negocio con la estrategia de la tecnología, invirtiendo en aquellos factores críticos en el desarrollo de cada negocio y alejándose de modas y tendencias. Rafael Lluna de Auren matiza al señalar que “no todos los productos sirven para todo. Cada empresa tiene que hacer foco en sus prioridades de negocio, las empresas comerciales probablemente en mejorar sus CRM, las empresas de producción en informatizar sus procesos en planta y costes de producción, las empresas de servicios en la gestión del tiempo y sus proyectos, etc. En cualquier caso, hay dos palabras clave: internet y datos”.

Reconocido que las TIC son necesarias, Artemio Milla, presidente de Altair | Soluciones Reales añade que “no suficientes. Quienes no las adopten tendrán costes superiores y, por tanto, desventajas competitivas. Pero para crear valor diferencial y ventajas competitivas, las TIC deberían combinarse con otros recursos organizativos complementarios, y así desarrollar recursos y capacidades complejas y difíciles de imitar. Para ello es muy importante que los miembros del equipo directivo se involucren, participen, presten atención y usen las TIC”.

Miguel A. Juan, S2 Grupo

Miguel A. Juan, S2 Grupo

Para Miguel A. Juan, socio director de S2 Grupo, para la empresas es el momento de tomar posiciones de cara al crecimiento de la economía. “Las TIC son una herramienta muy rentable para incrementar la productividad”.

En ese sentido, Artemio Milla sostiene que el empresario debería definir claramente su visión estratégica respecto de las TIC, es decir, ¿qué rol deben desempeñar en su organización?: ¿automatizar? ¿informar? o ¿transformar?…

Desde la empresa Cuatroochenta, su socio Alfredo Cebrián explica que suelen recomendar a sus clientes que ahonden en mejorar y optimizar su actividad antes de diversificar. “La tecnología permite realizar diversificaciones (como ampliar el canal de ventas a la venta online, crear una solución TIC para vender a los clientes). En algunos casos pueden ser movimientos muy interesantes, pero requerirán de sus propios recursos casi como una nueva unidad de negocio”.

Los productos y servicios más demandados en los últimos meses (y con crecimiento casi exponencial en los próximos años) van de la mano de la evolución de las tecnologías de lo que se ha dado a llamar la tercera plataforma. Esta nueva plataforma, cuyo catalizador es la Movilidad, es el resultado de la convergencia de varias tecnologías: servicios cloud (infraestructura externalizada), el Big Data (análisis de gran volumen de información analítica), y el Social Business (negocio a través de las redes sociales)…

En sector TIC es muy difícil pronosticar lo que sucederá de aquí a un par de años, aunque parece que “movilidad y bigdata serán los principales frentes” sostiene Alfredo Cebrián, de Cuatroochenta. Pero por otro lado, hay una creciente demanda de los llamados Servicios Gestionados. Gabriel Sotoca, de Stratic señalan que “no tenemos que olvidar que el mayor gasto en IT dentro de la empresa se basa en los costes de mantenimiento de todos sus activos, es por ello que cada vez más se buscan soluciones encaminadas a reducir estos costes”.

Desde Everis, el responsable del área de Industria, Pedro Novella observa un incremento del interés por herramientas de gestión de relación con clientes y por portales de comercio electrónico. En cuanto a los productos y servicios de mayor desarrollo en el medio plazo, Novella considera que serán este tipo de herramientas focalizándolas en la interacción con el cliente y la agilidad en el servicio al mismo.

Además, Novella señala que en las actuales circunstancias de reactivación económica las decisiones de inversión deben ir dirigidas a servicios que aumenten el conocimiento de los clientes, definir ofertas personalizadas a las necesidades del cliente, la multicanalidad y compartir información con clientes y proveedores.

En el ámbito de la ciberseguridad, Miguel A. Juan, socio de S2 Grupo aconseja productos avanzados y especializados. “Creemos que, en este ámbito se demandarán protecciones frente a APT (Advanced Persistent Threads). En general, en el sector TIC, se requerirán productos y servicios que ayuden a entender las necesidades del mercado y a gestionar la relación con los clientes, así como productos que ayuden a gestionar estratégicamente el negocio”.

Manuel Cazorla, Sistel

Manuel Cazorla, Sistel

Las redes sociales han dejado de ser un “espacio de juego” de adolescentes y jóvenes, para convertirse en semillero de oportunidades de negocio para las compañías que sepan desenvolverse en ellas. Pero, ¿qué debe hacer una empresa más o menos consolidada en el mundo “real”, para abordar con expectativas de éxito su desarrollo en el mundo “digital”?

Lo que debemos hacer es “medir, saber qué está pasando en el mundo digital. Eso se llama hoy Big Data. Cuando las empresas seamos capaces de saber qué está pasando en el mundo virtual podremos responder con tácticas y estrategias desde el mundo real” responde Manuel Cazorla, director general de Sistel.

¿CÓMO CONSEGUIR EL ÉXITO EN EL MUNDO DIGITAL?

Alfredo Cebrián, de Cuatroochenta, recomienda dejar de pensar en la dualidad. “No hay dos mundos, el mundo real es ese en el que uno está esperando un tren mientras conecta con sus amigos por una aplicación o red social… o en el que está comprando en el supermercado y busca información en el móvil sobre un producto. A una empresa que puede parecerle que está consolidada en el mundo “real” y que ahora le toca desarrollarse en el mundo “digital”, a estas alturas esa empresa no está consolidada, está a punto de quedarse obsoleta”.

Para Pedro Novella, de Everis, hay que considerar que la estrategia digital es una parte importante de la estrategia de negocio. “Definir quiénes son los clientes objetivo es importante, pero además es necesario conocer sus necesidades y dar respuesta a sus inquietudes. Aspectos como disponibilidad 24×7, facilidad en la comunicación, transparencia de la información que ofrece la empresa y rapidez en la respuesta al consumidor son aspectos muy valorados”. Por otro lado, Novella destaca la importancia de gestionar la opinión de una empresa en las redes sociales debido a la facilidad e inmediatez con que se transmite información a través de ellas. 

Alfredo Cebrián, Cuatroochenta

Alfredo Cebrián, Cuatroochenta

Francisco Diana, de Nunsys, señala que en primer lugar las empresas deben concienciarse de que el mundo digital es para siempre y las empresas deben ser desde ya digitales. “Como en otro tipo de cambios, ese liderazgo interno desde la más alta dirección es el que debe impulsar a la compañía para hacer una apuesta total y decidida por lo digital”.

Las oportunidades digitales son una extensión de las oportunidades reales, y un entorno en constante crecimiento y desarrollo, por lo que “la empresa no puede dejar de lado un espacio de comunicación tan amplio e intenso” defiende Rafael Lluna, de Auren. Para ello, Lluna considera que las compañías deben desarrollar un plan general, con una serie de acciones detalladas, y lo más importante, dice: una vez iniciado su presencia en la red debe mantener un nivel constante de interacción con las redes sociales

Suscríbete a nuestra newsletter