Un hombre apasionado con un proyecto apasionante

Temel Kotil llegó a Turkish Airlines hace exactamente 10 años; una década marcada por un crecimiento espectacular de la compañía. Y en este sentido, Kotil ha sido decisivo en convertir Estambul en uno de los puntos neurálgicos del transporte aéreo, aprovechando su privilegiada situación geográfica, a caballo de dos continentes.

[masinformacion post_ids=”14311,14360″]

2013-nov-tendencias-Turkish_Temel Cotil, CEOEn su encuentro con la prensa española, Kotil hizo uso de su experiencia académica y explicó detallada y apasionadamente la evolución de Turkish Airlines. Si en 2003 utilizaron la aerolínea 10,4 millones de pasajeros, la empresa acabará este año habiendo dado servicio a 46 millones de viajeros: un crecimiento superior al 400% en 10 años.

Kotil destaca que casi la cuarta parte de los usuarios de Turkish Airlines son viajeros internacionales en tránsito, lo que demuestra la relevancia que ha adquirido la empresa como una de las más importantes compañías aéreas, al usar el aeropuerto “Ataturk” como ‘hub’ o distribuidor internacional. Turkish hoy es la compañía que vuela a más países y la segunda en destinos internacionales.

Pero de lo que se muestra más orgulloso el consejero delegado de Turkish Airlines es de las tres veces consecutivas que ha logrado ser nombrada como mejor aerolínea europea gracias a la alta calidad de sus servicios. Por ejemplo, para Kotil proporcionar un buen servicio de catering a bordo no es un coste que haya que reducir, sino un valor añadido de la compañía, una seña de identidad; algo que el pasajero valora y contribuye a fidelizarlo.

En cualquier caso, los éxitos para Kotil, no son relevantes: “Puedes hacerlo muy bien, conseguir todos los reconocimientos, pero no valen de nada si cometes un error. Cada error se paga”. No se trata de hacerlo mejor que los demás, sino de no cometer un solo fallo.

Además, la plena satisfacción del cliente no es suficiente si no se traduce en resultados económicos positivos. No es el caso de Turkish: en el año 2000, tres antes de hacerse cargo de la dirección general Temel Kotil, la aerolínea turca perdía 216 millones de dólares. En 2012 rozó los 600 millones de beneficios, con unos ingresos de 8.320 millones de dólares, lo que la convierte en la quinta compañía aérea más rentable del mundo.

Pero los planes de Kotil y Turkish van más lejos. En la actualidad se está construyendo un nuevo aeropuerto en Estambul, que será el mayor del mundo una ver concluida la totalidad de las obras, dentro de 10 años, cuando se celebre el centenario de la creación del moderno estado turco. Para entonces, Turkish Airlines prevé triplicar prácticamente el número de pasajeros que transporta hoy día.

Suscríbete a nuestra newsletter