Tiendas efímeras, fenómeno entre empresas y consumidores

Tiendas efímeras, fenómeno entre empresas y consumidores

Las tiendas efímeras, más conocida entre el público como «Pop Up Stores”, son un nuevo modelo de comercialización de productos por el que están apostando marcas de todo tipo en distintos lugares de todo el mundo. Estos espacios comerciales temporales destacan por su fugacidad, su original ubicación y decoración y, por mostrar al cliente un carácter de oportunidad y exclusividad para hacerse con los productos de marcas emergentes y de calidad, así como de otras más consolidadas.

Para que resulten exitosas deben ofrecer una experiencia de compra única, ya sea sorprendiendo al cliente con los últimos productos u ofreciéndole el stock de temporada a precios realmente atractivos. Según datos del Observatorio Cetelem de la Distribución en España, el 41% de los consumidores que conocen las pop up stores visitaron, al menos, una en el último año y la mitad de ellos las conoció a través de las redes sociales.

Pero cuál es el origen de este modelo de negocio, porque realmente no son del todo nuevas. Se pueden encontrar dos referencias al modelo, la primera de la mano de Trendwatching, una plataforma especializada en cazar y dar a conocer nuevas tendencias, que empleó el término «Pop Up Store” por primera vez en el año 2004. Por otro lado, en Japón y una vez al año, se abría un espacio comercial al público en el que se agotaba prácticamente todo.

De estos dos ejemplos se percató una agencia de comunicación americana, que decidió adaptar el modelo al mundo occidental y cuidando al máximo cada detalle. Así en Londres y Nueva York aparecieron las primeras tiendas efímeras que permitían a nuevos diseñadores y chefs darse a conocer de una manera atractiva y económica. Tras una década desde su aparición, las Pop Up Stores no han dejado de ir apareciendo en diferentes países, y en España también podemos encontrarlas.

La ventaja para los emprendedores es que les permite dar a conocer el resultado de sus trabajos sin tener que invertir en una serie de costes fijos, como el alquiler de un local o las facturas de los servicios del mismo. Aquellos emprendedores realmente creativos y llenos de ganas de comerse el mundo pero que cuenten con un presupuesto muy reducido están de enhorabuena con este modelo de tienda efímera. Además, el público que suele acudir a este tipo de tienda, sabe lo que quiere, busca productos exclusivos, se decanta por la artesanía y la exclusividad, y está dispuesto a valorar el diseño de los productos.

Podemos pensar que este tipo de tiendas efímeras están enfocada a moda y complementos exclusivamente, pero nada más lejos de la realidad. Aunque sí fueron las marcas de moda las primeras en adoptar el formato de las Pop Up Store, han sido muchos los negocios que se han ido sumando al modelo de negocio, desde grupos de música, hasta restaurantes o firmas de comida gourmet, pasando por productoras de cine e incluso, marcas de comida para animales, son solo algunos de los sectores que también se han lanzado a mostrar sus productos en una tienda efímera.

Para que una tienda efímera sea un auténtico éxito hay que tener muy en cuenta el espacio en el que se ubicará; no importa tanto el estilo del mismo, da igual si es minimalista, moderno, clásico o ecléctico, lo que importa es que en él se debe cuidar al máximo el cada detalle para que el conjunto ofrezca una experiencia única y acorde con el tipo de productos que se van a comercializar.

Además, una buena estrategia de comunicación y de relaciones públicas es fundamental para conseguir atraer el público adecuado al evento, al estar limitadas en el tiempo, las tiendas efímeras necesitan de una estrategia comunicativa eficiente, atractiva y eficaz que funcione a pleno rendimiento desde el minuto cero del proyecto.

Aunque hay marcas que se lanzan en solitario con tiendas efímeras, son las Pop Up Store multimarca las que más éxito tienen. Para que la tienda efímera tenga éxito ha de ofrecer experiencias únicas al consumidor, y en esto, la unión hace la fuerza, cuando se reúnen en un mismo espacio productos exclusivos de diferentes marcas acompañados de un trato exquisito y personalizado al cliente, permitiendo organizar acciones co-branding, y que todo ello haya contado con una buena estrategia comunicativa, el éxito de la Pop Up Store es prácticamente imparable.

warmia-Mazury-Polska
Randstad-Verano-300
Randstad-Verano-300
nuevaedicion-julio-600

Dejar una respuesta

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.