Palacio Real de Olite (Javier Campos_Turismo de Navarra)

Olite, una inmersión en la Edad Media desde el corazón de Navarra

Historia, castillos de cuentos de hadas, gastronomía o lo mejor del vino de la región, son solo algunas de las grandes virtudes que reúne Olite, un municipio situado en el corazón de Navarra y a 45 km de Pamplona. Te invitamos a descubrir otros destinos que estamos recorriendo este verano en Economía 3.

Castillo de Olite, la Iglesia de San Pedro, el Palacio Viejo…

Lo primero que hay que visitar es su Palacio Real o el Castillo de Olite, tal y como se le conoce, que te transporta a la Edad Media y donde podrás conocer las estancias del rey y la reina. Se levantó durante los siglos XIII y XIV y fue una de las residencias de la Corte del Reino de Navarra aunque, a partir de la invasión de Navarra, en 1512 el complejo empezó a deteriorarse hasta que se aprobó su restauración en 1937.

Callejones de Olite en Navarra


Suscríbete gratis a nuestra Newsletter
Y recibirás en exclusiva la actualidad económica y empresarial.

Tampoco debes perderte la Iglesia de San Pedro, una mezcla de los estilos románico, gótico y barroco; la plaza de Carlos III El Noble, en la que se encuentra el Ayuntamiento construido en el s. XX o la torre del Chapitel; la Iglesia de Santa María la Real, de estilo gótico y ubicada en la plaza de los Teobaldos; o el Palacio Viejo, en esta última plaza, entre algunas maravillas.

La capital del vino de Navarra

Para los amantes del vino, en Olite tienen su particular santuario. De hecho, el municipio se ha convertido en ‘la Capital del Vino de Navarra’ ya que en él se concentran la Estación de Viticultura y Enología de Navarra (Evena); el Consejo de la Denominación de Origen Navarra; la Cofradía del Vino de Navarra y el Museo de la Viña y del Vino de Navarra.

Después de tanto caminar por sus calles medievales y la muralla, ha llegado el momento de tomarse un descanso. Os proponemos degustar alguna de las especialidades locales como la chistorra, el cochinillo, el bacalao ajoarriero o los huevos trufados, acompañados de un buen vino de la tierra. Los postres también son protagonistas destacando sus mantecados y las ensaimadas.

Por último, hay tres fechas que debes incluir en tu calendario: el Festival de Teatro Clásico, que se celebra del 16 al 1 de agosto; las fiestas medievales, a finales de agosto; y la Fiesta de la Vendimia, la primera quincena de septiembre.

Dejar una respuesta

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.