Acciones de remarketing

Qué es el remarketing y cómo puedes aplicarlo en tus campañas

No queda ninguna empresa que no sepa la importancia de tener un buen departamento de marketing destinado a crear diferentes estrategias para posicionar la marca. Es primordial definir la visión, misión y valores de la empresa para poder, desde allí, comenzar a crear el mensaje y la idea que se desea vender. De esta manera se podrá definir, además, el segmento del mercado al que se desea apuntar y lograr que las campañas sean especialmente dirigidas.

Sin embargo, la tecnología ha puesto a nuestro alcance innumerables herramientas para poder hacer de estas operaciones algo mucho más específico. Por ejemplo, con la ayuda de Google Ads podemos hacer acciones de remarketing y llegar así a usuarios que ya conocen la marca o productos y que tienen, por tanto, muchas más oportunidades para convertir. Pero, ¿qué es el remarketing y cómo podemos darle vida en nuestras empresas para explotar al máximo las ventas?

A continuación, veremos de qué se trata este concepto que, si bien lleva tiempo existiendo, ha sido reinventado por Google y sus nuevas tecnologías, planteando un nuevo mundo a nuestra disposición para posicionarnos en lo más alto y superar a nuestra competencia.


Suscríbete gratis a nuestra Newsletter
Y recibirás en exclusiva la actualidad económica y empresarial.

Un sistema personalizado

Lo primero que debemos saber es que el remarketing apunta al grupo de personas que ya han visitado nuestra web, por lo tanto, las estrategias que vayamos a crear deben estar pensadas teniendo en cuenta que nos dirigimos a usuarios que ya tienen cierta disposición por nuestro producto, lo cual es muy diferente a las llamadas campañas de venta fría, por ejemplo. Dicho de otra manera, se hace un seguimiento a aquellos clientes potenciales interesados que en algún momento han visitado nuestra tienda online o nuestra web y, por ejemplo, no han concluido una compra.

Es aquí donde aparecen las famosas “cookies” que funcionan como detectoras de estos internautas y comienzan a generar una base de datos que será la que se utilizará para realizar el remarketing.

Será a estas personas que se les volverá a anunciar el producto mientras naveguen por la web, buscando volver a atraerlos y captar su atención para, de alguna manera, tentarlos con la compra. Por lo tanto, podemos decir que el remarketing es una estrategia que está creada para tener un efecto directo y concreto en lo que llamamos el ROI, es decir, el retorno de nuestra inversión.

Confidencialidad y base de datos: cómo funciona

Durante los últimos años se ha producido un considerable aumento del uso de internet, y con ello, la información confidencial personal que dejamos en internet. Por eso, ha sido necesario crear leyes de protección de datos que regulen la situación y protejan a los usuarios.

Sin embargo, el remarketing no presenta ningún inconveniente con la protección de datos, ya que las cookies solo actúan como un tag o un marcador para poder identificar qué webs o artículos ha consultado ese internauta. Por lo tanto, no utiliza nombres, ni edades, ni ningún otro dato para el que se deba solicitar permiso para acceder. Es el usuario el que brinda ese consentimiento cuando al entrar a una página web acepta la utilización de cookies.

¿Cómo aplicamos el remarketing en una campaña?

Existen diferentes estrategias y formas de poner en marcha esta herramienta. En función de cómo se realice la captación de usuarios y de qué tipo de anuncios se le muestren, podemos distinguir diferentes tipos:

La estándar, la cual hace uso de la red de display asociada que hay entre las direcciones web, por lo que cuando un internauta simplemente está navegando por ciertas páginas aparecerán anuncios de tu producto, expandiendo y promocionando la imagen de tu marca.

Otra opción es la dinámica, que actúa como un reforzador. El anuncio aparecerá cuando el cliente ya ha mostrado interés por algún producto, y se le continúa exponiendo al mismo.

Otras formas de aplicar el remarketing es a través de los dispositivos móviles, los cuales a menudo utilizamos para descargar diferentes aplicaciones o sitios web específicos para Androids, y ese será el señuelo para continuar mostrando nuestros anuncios.

Las búsquedas, ya sea en los móviles o en los ordenadores, son otras formas de disparar el remarketing, con las famosas palabras claves, que serán registradas y asociadas con los anuncios que se deseen vender.

A través de las redes sociales también se pueden aplicar estrategias de remarketing, con la ayuda de YouTube, se puede usar el remarketing de vídeo, sus canales abren un gran portal para este tipo de ventas. En sus videos suelen aparecer los diferentes anuncios que van asociados con el material que se está viendo o con búsquedas anteriores que ha hecho el usuario, y permite captar la atención del consumidor para que conozca el producto antes de continuar con el video con el que estaba interactuando en la red.

Fácil de usar y excelentes beneficios

Un detalle importante que no debe ser pasado por alto, es que no necesitas ser un profesional del marketing para poner en marcha estas campañas de remarketing. Los pasos a seguir son sencillos y basta con ingresar al panel de configuración de Google Ads para poder seleccionar el tipo de estrategia que queremos, la zona geográfica y algunos detalles más para definir nuestro plan de acción.

Puedes encontrar guías muy fáciles sobre cómo hacerlo en diferentes webs o videos que te irán orientando sobre cómo conseguir publicar tus anuncios.

Los beneficios de esta herramienta tecnológica aplicada al marketing son innumerables y podríamos decir que la primordial es que permite crear anuncios personalizados, dirigidos a un sector específico y con características que realmente lograrán captar la atención de ese usuario.

Además, podrás realizar el seguimiento del ciclo de compra de estos internautas, ver si visita varias veces una página para conseguir un artículo, pero lo deja inconcluso, y también te permite ir descubriendo sus intereses según lo que va viendo en internet.

Pero los beneficios no se agotan allí; gracias a internet, las posibilidades de alcance de nuestra marca crecen exponencialmente, pues ya no queda limitado a un lugar geográfico específico o a invertir muchísimo dinero en campañas; básicamente permite llegar a millones de personas y continuar manteniendo vigente nuestra marca.

Esto quiere decir que no solo sirve para poder concretar ventas en ese momento, sino que también es importante refrescar la imagen y el concepto de nuestro producto, que tal vez no vaya a ser comprado en ese instante, pero si podrá permanecer presente en la mente de potenciales consumidores futuros.

Por último, ningún plan de acción tiene sentido si no existen formas de medir los resultados. Y esta herramienta lo permite; tiene un gran número de posibilidades de configuración para que el propietario de la marca pueda realizar diferentes análisis para conocer en detalle las mediciones de tu campaña, e ir incluso, provocando cambios en ella según lo que se vaya viendo.

La tecnología una vez más pone a nuestro alcance la posibilidad de facilitar objetivos y de hacer crecer nuestro negocio.

Dejar una respuesta

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.