Nueva Zelanda: en busca del Señor de los Anillos

Nueva Zelanda: en busca del Señor de los Anillos

Cuando la realidad inspira a la imaginación o la supera. Profundizar en la película “El Señor de los Anillos”, es perderse en la geografía y los paisajes de Nueva Zelanda. No se me ocurre una forma más atractiva de abordar este maravilloso país. Un país lejano, posiblemente uno de los trayectos más largos que podamos realizar en avión, del tamaño aproximado de Gran Bretaña, pero maravillosamente poco poblado, apenas cuatro millones de habitantes.

2016-julio-Viajes-Nueva-Zelanda-02

Su paisaje y orografía están siendo fuente de inspiración para muchas películas, un paisaje desbordante repleto de espectaculares glaciares, llanuras, fiordos singulares y bellísimos, costas de arena blanca kilométricas, bosques subtropicales, montañas escabrosas…, todo en un espacio que une a dos islas, la del norte y la del sur, además de otras muchas que rodean el litoral. Fácil de recorrer en coche libremente, y si pudiéramos viajar desde el extremo norte al extremo sur, sabiendo que hay un paso de mar entre las dos islas, tendríamos que hacer aproximadamente unos 2.100 kilómetros. Un paseo entre paisajes.

Al llegar a Wellington puedes desplazarte al Monte Victoria, y sus bosques, en plena montaña, representaron los bosques de Hobbiton, un refugio para los hobbits cuando se escondían de los Jinetes Negros. O el propio río Hutt, situado entre Moonshine y el Parque Totara, en la película el río Anduin, y el Parque Harcourt, que luego se transformó en los Jardines de Isengard. La magia del paisaje y las sensaciones que te produce te harán sumergirte de lleno en la imaginaria de la película. Es realmente un territorio entrañable.

2016-julio-Viajes-Nueva-Zelanda-06

Todos los recorridos nos llevan a parajes de una gran belleza, es un país para perderte al menos 15 días disfrutando de las vistas y sentirte sumergido por sus paisajes. Por la costa occidental puedes llegar al Parque Queen Elizabeth, junto a Paraparanaumu, también allí la película recreó la batalla de los Campos del Pelennor, entre los Nazgul y los Mûmakil, y si continúas por la costa llegarás al bosque Waitarere, el lugar donde Frodo, Sam y Gollum caminaron después de dejar a Faramir.

Otra zona fascinante es la región de Wairarapa y sus fantásticos pináculos Puntagirua. Pero no todo transcurre en la isla norte. La isla sur albergó muchas escenas, de nuevo sus paisajes cambiantes y sorprendentes son capaces de embelesarnos. Empezando por Nelson, el que fuera el hogar de Jens Hansen, y siguiendo por el oeste hacia la colina Takaka, donde se filmó el Bosque Chet. Pero no todos los lugares son accesibles por tierra, a nuestro aire, la llegada al Valle del Arroyo Sombrío, el monte Olympus y el monte Owen es ideal hacerla en helicóptero y desde la altura la vista de los tres parques nacionales –Abel Tasman, Nelson Lakes y Kahurangi– es un regalo para la vista.

2016-julio-Viajes-Nueva-Zelanda-04

En el distrito de Ashburton encontrarás el monte Sunday, laderas escarpadas y vista sobrecogedora, lo que fue el escenario de Edoras, la ciudad principal del pueblo de Rohan.

Evidentemente ahora no encontrarás nada de aquel escenario. Deja el coche en Hakatare Potts Road y puedes llegar andando al lugar. Luego cerca de Twizel se filmó la batalla de los Campos de Pellennor, campos verdes que llegan hasta las faldas de la montaña y donde miles de orcos se enfrentaron a los hombres de Gondor y Rohan.

País a medida de la película

Puedes encontrar muchos artículos sobre los lugares de filmación de la trilogía del “Señor de los Anillos”, antes de animarte a realizar este fascinante viaje. Nueva Zelanda parece estar hecha a medida para esta película, sus escenarios se distribuyen por todo el territorio, cada uno nos refleja una escena o episodio de la película.

2016-julio-Viajes-Nueva-Zelanda-03

Desde el pueblo de Glenorchy, el lago Wakapitu, el monte Earnlaw o Lothlórien, el famoso bosque de hayas. Y cerca de Queenstown en Arrowtown puedes caminar hacia el vado del Bruinen en el río Arrow, o a Wilcoz, rememorando las escenas de los campos Gladios. Y desde la cima del monte Cardona disfrutarás de una vista panorámica de la Tierra Media.

Llegar a Takaro Road, te permitirá descubrir el Bosque Fanghorn, en él, para poder filmar los movimientos por los árboles de Aragon, se situaron cámaras en lugares estratégicos, en altura, sujetadas por cables.

Seguro que ahora te apetece volver a ver la película pero desde otro punto de vista, el de imaginar que puedes estar allí, que el espacio es real y que puedes formar parte de él. Es para mí un motivo suficiente para recorrer este maravilloso país. Porque, además de toda la belleza de sus paisajes y las evocadoras inspiraciones que nos sugiere al recorrerlo, se trata de un país situado entre los primeros puestos de calidad de vida del mundo, seguro, estable y un ejemplo de bienestar social. ¿Te animas?

Ceu-posgrado-julio-septiembre-300x300
Randstad-Verano-300
Ceu-posgrado-julio-septiembre-300x300
nuevaedicion-julio-600

Dejar una respuesta

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.