Apropiación indebida código penal

Apropiación indebida según el código penal: ¿Qué es y cómo se diferencia?

La apropiación indebida, según el código penal, es uno de los delitos penalizados más comunes. Dentro este libro de la ley, se encuentran enmarcados una amplia variedad de delitos. Cada uno de ellos con características específicas que permiten diferenciar unos de otros. En especial en cuanto al tipo de repercusión que tendrán a nivel penal, la apropiación indebida es uno de ellos. Y debido a su recurrencia, es fundamental, conocer su definición y cómo se diferencia de los otros tipos de delitos que aparecen en el código penal.

Concepto de apropiación indebida según el código penal

De forma general, la apropiación indebida código penal, se define como un tipo de delito que acontece cuando una persona a la que se le ha confiado un bien u objeto, se apropia de él y no lo devuelve. Este tipo de delito se encuentra tipificado en el artículo 253 del Código Penal. En el mismo se estipula que “todos los que se apropien de dinero, valores u objetos que recibieron con la obligación de devolverlos y no lo hacen serán castigados por la ley”. Por tanto, el afectado siempre será esa persona que recibió algo y no pretende devolverlo.

Ahora bien, para tener claro el concepto de este tipo de delito, es importante destacar que se reconocen dos casos. El primero, como ya lo hemos mencionado en la definición, es cuando la persona se niega a devolver lo recibido. Mientras que, el segundo, es cuando la persona miente diciendo que nunca recibió el objeto prestado. En cualquiera de estos dos casos, el prestamista se encuentra protegido por el código penal y está en todo el derecho de presentar una denuncia.

Diferencia entre apropiación indebida y hurto

Sabemos que este término, apropiación indebida, muchas veces puede causar dudas. En especial, si tomamos en cuenta que hay otros conceptos similares que también están en el Código Penal. No obstante, como ya lo hemos mencionado en nuestra introducción, cada uno de ellos cuenta con características particulares, que permiten su diferenciación. Gracias a esto, podemos determinar que la apropiación indebida y el hurto de un objeto son dos cosas totalmente distintas y poseen claras diferencias que los distinguen.

Hay que tener en cuenta que se habla de hurto cuando una persona toma cosas ajenas sin tomar en cuenta la voluntad del dueño. Es decir, la persona afectada no dio ningún permiso o préstamo para tomar el objeto, sino que el delincuente simplemente lo tomó y ya. En la mayoría de los casos, las personas que cometen hurtos lo hacen con ánimo de lucro. Ya que, al hurtar los objetos, el delincuente, bien puede quedarse con ellos para su beneficio, o venderlos a alguien más para obtener una ganancia monetaria.

Diferencia entre apropiación indebida y robo

Otro de los delitos que se encuentra relativamente relacionado con la apropiación indebida, es el robo. En este caso, estamos ante un concepto que resulta bastante similar al del hurto, pero que cuenta con una diferencia clave. Se genera cuando una persona se apropia de cualquier tipo de objeto, pero para lograrlo hace uso de la fuerza. Es el uso de la fuerza lo que permite diferenciarlo del hurto, para el cual no se necesita recurrir a este tipo de acción.

Un ejemplo claro de un robo es cuando se fuerza la entrada de una vivienda para ingresar y tomar las cosas que allí se encuentren. Además, también se genera cuando la persona a la que se le están quitando las pertenencias resulta golpeada o maltratada. Sin duda, estamos ante un tipo de delito que incrementa un poco más en cuanto a nivel de gravedad. No obstante, sigue siendo bastante clara su diferencia al respecto del acto de la apropiación indebida, pues tampoco hay un préstamo de por medio.

Diferencia entre apropiación indebida y estafa

Siguiendo con las diferencias entre la apropiación indebida y otros tipos de delitos, nos encontramos con la estafa. Aquí, estamos nuevamente ante un término que también parece estar relacionado con los anteriores. No obstante, la principal diferencia con estos delitos, es que en las estafas se hace uso del engaño para lograr el cometido. Es decir, el estafador engaña a la otra persona para obtener algún tipo de beneficio bajo la promesa de entregar a cambio algo que jamás dará.

Para ejemplificar esto del mejor modo posible, podemos hablar sobre las estafas de compras. Supongamos que estás a punto de comprar un auto, pero para el pago debes cancelar primero una parte y así lo haces. Sin embargo, cuando llega el día de hacerte entrega del auto, la persona con la que hiciste el trato no aparece, no responde los mensajes y parece que la tierra se lo ha tragado. En este tipo de casos, estás ante una estafa y lamentablemente es una artimaña despreciable que muchas personas utilizan para salirse con la suya.

Diferencia entre apropiación indebida y administración desleal

La última de las diferenciaciones a resaltar, y sin duda una de las más complejas de entender, tiene que ver con la administración desleal, pues en este caso, sí es algo muy similar a la apropiación indebida. Pero para poder entender este delito de una forma mucho más fácil, vamos a definirlo primero. Este tipo de transgresión se genera cuando una persona tiene un objeto, bien o patrimonio bajo su cuidado y valiéndose de su capacidad de administración, termina apropiándose del mismo.

A diferencia de la apropiación indebida, que sucede solamente cuando se presta o se deja bajo el cuidado de otra persona un objeto, en la administración desleal se les otorga la capacidad de administración. Debido a esto, se trata de un tipo de delito que se encuentra categorizado entre los delitos contra el patrimonio y en contra del orden socioeconómico, estipulado así en el artículo 252 del Código Penal. Sin duda, suena bastante similar a la apropiación indebida, pero cuenta con esta diferenciación clave.

Consecuencias de la comisión del delito de apropiación indebida según el código penal

Puesto que la apropiación indebida se encuentra contemplada en el Código Penal, quiere decir que cuando sucede un acto de este tipo, es penado por la ley. Claro está, la cantidad de tiempo en prisión o de multa a pagar puede variar según la gravedad del caso. De forma general, se estipula que el acusado puede ser penado desde 6 meses a 3 años en prisión. Los puntos agravantes para este tipo de situación son los que te veremos a continuación:

  • El objeto es un bien de primera necesidad.
  • Se oculta un documento oficial o se abusa de la firma de otro.
  • El objeto es un bien de patrimonio científico, artístico, cultural o histórico.
  • El nivel de gravedad de la situación económica en la que se deja a la víctima.
  • El valor del objeto supera los 50.000 euros o la situación afecta a muchas personas.
  • Hubo abuso entre el delincuente y la víctima.
  • Se efectúa una estafa procesal.
  • La persona demandada ya ha sido condenada por delitos similares al menos tres veces anteriormente.

Dejar una respuesta

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.