Instituto de Inteligencia Artificial IIA Miguel Ángel Román Andrés Torrubia Aurelia Bustos máster inteligencia artificial formación IA

Torrubia (IIA): «Queremos que por aquí pase el próximo Amancio Ortega de la IA»

El Instituto de Inteligencia Artificial (IIA) se fundó a finales de 2019, con la misión de dar a conocer el potencial de la Inteligencia Artificial (IA) a cualquier persona que quiera estar preparada para los cambios que se avecinan en los negocios.

La tecnología ya no es un área independiente dentro de una empresa gestionada por ingenieros, sino que se ha convertido en un elemento clave y de carácter transversal.

Por tanto, señalan desde la entidad «todos los perfiles de una empresa deben saber cómo gestionar la tecnología de manera eficaz y rentable si quieren seguir manteniendo su competitividad».

Con la IA la importancia de la tecnología se acrecienta, porque permite dar un salto en la capacidad de automatización de tareas.

«Además, es la tecnología de la que se habla mucho; pero se conoce poco; no es fácil responder a la pregunta de qué puedo hacer con IA en mi negocio. Y eso es, precisamente, lo que tratamos de hacerle saber a cualquier profesional que se acerque a nosotros», explican Miguel Ángel RománAndrés Torrubia, cofundadores, junto Aurelia Bustos, del Instituto de Inteligencia Artificial, con sede en Alicante.

– Miguel Ángel, ¿podrías aclararnos brevemente qué es o qué no es Inteligencia Artificial y el por qué de su importancia?

– Nosotros definimos la IA como el red bull del software, porque «le da alas». No se puede entender la irrupción de la IA sin hablar de la ola del software, que desde hace más de 10 años está invadiendo todos los negocios. Comúnmente se llama transformación digital, pero va más allá: en el futuro, todas las grandes empresas serán empresas de software, donde la tecnología juega un papel fundamental. Entonces, si la IA «le da alas» al software, la ola del software se convierte en tsunami.

Mediante la IA, se pueden automatizar tareas que antes eran impensables, dotando a las máquinas de la capacidad de ver, comprender y crear. Aunque sea sin llegar al nivel cognitivo de un humano, el valor que esto supone en los negocios es enorme, un salto en productividad similar al que produjo la llegada de la electricidad a principios del siglo XX.

– Andrés, muchas empresas pueden pensar “Mi negocio no necesita IA”, ¿por qué se equivocan?

– Las empresas que perduran en el tiempo son aquellas que están siempre atentas a los cambios que se producen en su entorno, ya sean tecnológicos o de cualquier índole, y reaccionan en el momento justo.

La historia está llena de empresas que eran líderes en sus respectivos mercados y no supieron reaccionar a tiempo: Kodak, Nokia, Blackberry, Yahoo. Si volvieramos a 1999 con lo que sabemos ahora, ¿no prepararíamos nuestro negocio para aprovechar las ventajas de Internet?

Hay quien piensa que la tecnología y el software solo afecta a empresas grandes; sin embargo cualquier negocio, como el negocio de los taxistas ante la irrupción de Cabify, o el turismo, por ejemplo los hoteles, ante AirBnB, se ven impactados. La pregunta no es si un negocio va a ser impactado por la IA, sino cómo.

– Entonces, ¿es posible transformar cualquier negocio con Inteligencia Artificial?

Andrés Torrubia: Una característica fundamental de la IA es que es una tecnología de propósito general, que quiere decir que se puede aplicar en cualquier sector de la economía.

Solo en la agricultura, que es un sector tradicionalmente poco digitalizado, la IA supuso en 2021 un mercado de 1.7 mil millones de dólares. Podemos decir que la IA es una tecnología que trasciende de los negocios digitales, y se puede aplicar a todo tipo de negocio independientemente de su tamaño.

Solo los avances de la IA en visión artificial, habilitan la automatización de una serie de tareas en el mundo físico que hasta ahora solo podía hacer un humano. Además, hoy en día todos los negocios generan o tienen la posibilidad de generar muchos datos a un coste irrisorio. Esto también habilita múltiples casos de uso que ayudan a hacer el negocio más eficiente, gracias a las predicciones que realiza la IA y permiten mejorar la toma de decisiones.

 – ¿Está el personal de las compañías preparado para estas nuevas capacidades que ofrece la IA?

– Andrés Torrubia: Desgraciadamente no, y no hablamos solo del personal directivo; sino que, buena parte, de los equipos de tecnología no tienen la capacitación necesaria para añadir los últimos avances en inteligencia artificial a su caja de herramientas.

Esto es debido a que en las carreras técnicas, la Inteligencia Artificial que se estudia está desfasada y no ha podido actualizarse a la velocidad de los cambios que se están produciendo en la industria. Esto no ha ocurrido en países como EE.UU., donde la Universidad no está tan encorsetada con unos planes de estudio rígidos.

Y si hablamos de personal no técnico, el desconocimiento es todavía mayor. La IA no es una tecnología evidente cuando la vemos funcionar, y requiere otra forma de pensar para entender lo que puede y no puede hacer. Es cierto que muchos de los beneficios de la Inteligencia Artificial los obtendremos a través de herramientas y soluciones que desarrollen terceros. Aún así, conocer la tecnología es necesario para elegir al proveedor más adecuado, que nos permita explotar nuestros propios datos de la mejor manera posible.

– ¿Cuál es la oferta formativa que ofrecéis desde el Instituto de Inteligencia Artificial para mitigar estas carencias?

Miguel Ángel Román: Hemos diseñado un programa de formación ejecutiva a través de un máster en inteligencia artificial con el objetivo de conocer el potencial de la IA en un contexto de empresa. Esta formación, dirigida a perfiles no técnicos; tiene una duración de 6 meses y se imparte en modalidad 100% online.

Cuenta con sesiones en directo todas las semanas en las que profesores, ponentes y alumnos ponen en común los conocimientos que van adquiriendo durante los diferentes bloques temáticos. Además, organizamos diversas actividades que fomentan el networking entre alumnos, un aspecto que ha funcionado realmente bien en pasadas ediciones, ayudando a crear nuevas oportunidades profesionales.

Disponemos también de un programa de onboarding en IA para empresas. Se trata de una formación totalmente personalizada y adaptada a equipos o grupos de personas dentro de la misma organización. El resultado de este programa es un plan estratégico para la empresa enfocado a acelerar la adopción de la Inteligencia Artificial.

– ¿Con qué claustro de profesores contáis?

Miguel Ángel Román: Además de Aurelia Bustos, Andrés Torrubia y yo, que somos los fundadores del Instituto de Inteligencia Artificial y profesores del máster, nuestro claustro lo forman más de 20 ponentes expertos en distintas áreas como el derecho, el venture capital, el periodismo, la salud, el análisis de datos, el emprendimiento o la industria, entre otros.

Hemos puesto especial énfasis en la selección de expertos para que, además de que sean personas con una trayectoria brillante e inspiradora, tengan perfiles y visiones de negocio muy diferentes en el ámbito de la inteligencia artificial.

El ponente con el que inauguramos esta quinta edición es Carlos Santana, divulgador y creador de contenido sobre IA; más conocido por su canal de Youtube DotCSV con más de medio millón de suscriptores. Además, clausuramos la pasada edición con la ponencia magistral de Ariadna Font, fundadora y responsable del equipo de ética y transparencia en Twitter, que trató el tema de la inteligencia artificial responsable, asunto que nos preocupa mucho.

– ¿Cuántas ediciones del máster se han celebrado ya? ¿Y cómo han impactado en los alumnos?

Miguel Ángel Román: Hasta el momento hemos formado ya a más de 200 alumnos en las 4 ediciones que hemos completado; y seguiremos aumentando ese número con la 5ª edición que dará comienzo el próximo mes de octubre. Los alumnos vienen de sectores muy diversos, y esto enriquece el debate que se produce en clase cuando tratamos temas de la IA, como por ejemplo la ética, con un impacto directo en la sociedad.

Tenemos varias historias de transformación profesional y personal. Por ejemplo, un joven estudiante de farmacia decidió dar un giro por completo a su carrera tras hacer el Máster y actualmente se encuentra trabajando como ingeniero de IA en una empresa especializada. O una alumna que, durante más de 30 años ha ejercido como profesional del derecho y, tras cursar el Máster, ha enfocado sus publicaciones hacia los aspectos legales de la IA y la propiedad intelectual de los datos utilizados en el entrenamiento de modelos. O alumnos que han decidido emprender con proyectos de Inteligencia Artificial aplicándola en instalaciones deportivas, cadenas de producción, en el sector salud, etc.

Estamos muy agradecidos porque son nuestros alumnos y alumnas quienes realmente elevan el prestigio del Instituto.

– ¿Qué requisitos tienen que tener los alumnos o profesionales que quieren cursar este máster? ¿Se requieren conocimientos específicos de programación, matemáticas…?

Miguel Ángel Román: Hemos diseñado este máster para que no requiera conocimientos técnicos previos. Es decir, no incluimos nada de programación, ni los materiales contienen complejas fórmulas matemáticas. Pero tampoco nos quedamos en lo superficial, hablando de generalidades que sin una base tecnológica fuerte sirven de poco. Este máster te da una visión exhaustiva del campo de la IA y por supuesto que tratamos aspectos técnicos, pero de manera que cualquier alumno sea cual sea su perfil, pueda extraer la idea clave que le haga comprender mejor la tecnología. El único requisito que pedimos a los alumnos es que tengan experiencia profesional previa, para que asimilen mejor los aspectos relacionados con los negocios.

– ¿Es posible poner en marcha nuevas estrategias/procesos para beneficiarse de esta tecnología lo antes posible o se requieren planes complejos con objetivos a más largo plazo?

– Andrés Torrubia: Durante el máster los alumnos realizan ejercicios prácticos que conducen al desarrollo del Proyecto de Fin de Máster que está orientado  precisamente a la incorporación de la IA en la empresa o en un proyecto elegido por el propio alumno. El Proyecto de Fin de Máster incluye aspectos acerca de la tecnología así como el proceso de implantación y una estimación de los costes, riesgos y beneficios a corto, medio y largo plazo para la empresa. Hemos visto alumnos que han implantado los proyectos en la práctica en su entorno laboral en un plazo muy asequile.

– ¿Podríais comentarnos otras novedades o proyectos en los que trabajéis desde el Instituto de Inteligencia Artificial.

Andrés Torrubia: Además de formación tenemos actividades divulgativas como un boletín periódico y gratuito, Explicable, en el que exponemos noticias sobre inteligencia artificial que importan a los negocios. También organizamos webinars sobre temas actuales en un formato compacto de 20 minutos. Y el podcast Software 2.0, donde entrevistamos a figuras relevantes del ámbito de la IA.

– ¿Cuál es vuestro objetivo a medio plazo?

Andrés Torrubia: Conseguir que por nuestro máster pase el próximo Amancio Ortega de la IA.

Dejar una respuesta

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.