Ximo Puig, presidente de la Generalitat Valenciana en el Foro Nueva Economía

Puig: «Ahora no toca pensar en las urnas, toca pensar en las neveras»

El president de la Generalitat, Ximo Puig, ha marcado la lucha contra la inflación como la principal prioridad para los próximos meses. Así lo ha señalado en la conferencia que ha pronunciado  en el marco del Foro Nueva Economía, celebrado en la ciudad de València.

Puig ha señalado que esa lucha «contra el impuesto más regresivo con los ciudadanos» se englobará en la Alianza Valenciana contra la Inflación, que tendrá tres palancas fundamentales: más ayudas directas, más rebajas en tasas y precios públicos y nuevas oportunidades.

El president ha recordado que la Generalitat ya ha tomado distintas medidas en este sentido desde que se inició la invasión de Ucrania, como los  300 euros para los autónomos, con el 80% de las solicitudes ya han sido pagadas, unas líneas de financiación, de 260 millones, para dar liquidez a las empresas, el apoyo al programa del Imserso.

Además, en paralelo a las ayudas al tejido económico, la Generalitat ha rebajado un 10% las tasas y los precios públicos que afectan directamente a las familias, hasta el 80% el precio del transporte público dependiente del gobierbo autonómico, la suspensión del cobro del canon de saneamiento del agua a todas las familias valencianas o la rebaja de un 10% de la matrículas universitarias.

El president ha insistido en que el Consell seguirá por esa vía de apoyo a empresas y familias.

En este sentido, el jefe del Consell ha adelantado que la Generalitat trabaja en una revisión fiscal global en el ámbito competencial de la Generalitat.

«Una reforma fiscal adaptada a este tiempo de inflación para ayudar a las clases medias y trabajadoras, para proteger más a la población vulnerable y para impulsar la creación de empleo», ha avanzado Puig que ha afirmado que «la Generalitat ha asumido y asumirá su responsabilidad. Sin demagogias, pero sin dejación de funciones».

En esta línea, y durante el turno de preguntas, el presidente ha comentado que no puede concretar qué reforma fiscal tiene pensado llevar a cabo, pero que ya se está trabajando desde Hacienda y que se concretará durante el Seminari del Consell, que tendrá lugar el próximo fin de semana en Alcoy.

Planes integrales

Por otra parte, el president se ha referido a los incendios que han adectado a la Comunitat Valenciana y ha avanzado que la Generalitat aprobará un plan Ecxtraordinario de recuperación medioambiental, socioeconómica y emocional para las comarcas afectadas con la participación de los municipios, los agentes sociales y económicos y los vecinos.

El plan contemplará una estrategia de reactivación económica, con medidas como ayudas directas para recuperar la capacidad productiva agrícola y restituir las explotaciones ganaderas, una línea bonificada para las empresas que incluirá incentivos para instalarse en estas zonas o un plan extraordinario de empleo en los pueblos damnificados para evitar en lo máximo de lo posible la erosión del suelo forestal que pueden producir las lluvias de otoño, para las labores de recuperación y para las de reforestación.

En este mismo marco, el president ha avanzado que el próximo 16 de septiembre se presentará el anteproyecto de la ley integral de medidas contra la despoblación en la Comunitat Valenciana, elemento también esencial en la lucha contra los incendios.

Durante su discurso, el presidente ha hecho alusión a tres palancas que accionarán dinámicas positivas en lo económico.

La primera a la que se ha referido es el mercado de trabajo. En este sentido ha explicado que hay «más trabajo y de más calidad». Desde 2015, se han creado 300.000 nuevos empleos  y se ha marcado como prioridad fortalecer ese mercado de trabajo. «El empleo es la mayor garantía de seguridad y libertad para las personas y para las familias. Y hay que conservar tanto los empleos como su dignidad», ha incidido.

También ha hecho mención a la Reforma Laboral, con la que se ha dado «un paso trascendental para atacar la precariedad».

Ximo Puig, presidente de la Generalitat

Ximo Puig, presidente de la Generalitat

La receta: diálogo social

En cuanto al debate sobre subir o no los salarios, «lo recomienda Europa y lo dicta el sentido común». También se ha preguntado si habría que subir el salario mínimo. Su respuesta: «Parece lo justo y lo razonable ante una inflación del 10%. Parece lógico que se produzca este aumento salarial tanto en el sector privado como en el público».

También se ha planteado otra cuestión importante como es la de proteger la competitividad de las empresas en el actual contexto internacional. «Sería demagógico no entender que es crucial mantener la actividad y ser conscientes del aumento de los costes».

Su receta para dar respuesta a todas estas cuestiones ha sido el Diálogo Social. «Para este Gobierno, la concertación social es una receta imprescindible en la Comunitat Valenciana. En unos días mantendremos una reunión de la mesa del diálogo social para evaluar los acuerdos y atender las prioridades presupuestarias», ha anunciado.

Finalmente, el president Puig ha confirmado que «hay que subir los salarios sin perjudicar el empleo, teniendo en cuenta las condiciones de cada sector. No puede ser peor el remedio que la enfermedad… y para esto es imprescindible una negoción colectiva honesta, franca y transparente».

La segunda palanca que ha mencionado han sido los fondos extraordinarios del Estado. En esta línea ha adelantado que «durante este curso tendremos 2.800 millones de ingresos adicionales del Estado, lo que permitirá, aparte de generar menos deuda y menos déficit, garantizar más Estado del Bienestar y más Empleo«.

Y la tercera palanca a la que ha hecho alusión son los Fondos Europeos. En este sentido ha comentado que  «somos parte fundamental del PERTE del vehículo eléctrico en España» y que ya nos han asignado -tanto a las Administraciones como a las pymes valencianas- 3.180 millones para desarrollar proyectos en nuestro territorio.

Crisis energética: Imprescindible la intervención del mercado

Ximo Puig ha incidido en que junto a la inflación, la crisis energética es el gran desafío de este curso y de esta década». En este sentido ha incidido en que es «imprescindible la intervención en el mercado para evitar el colapso industrial». A su juicio, «es urgente concertar intereses por la dureza de la situación, pero también por la extraordinaria oportunidad que tenemos».

Puig se ha mostrado partidario de alejarse de los combustibles fósiles «que nos genera una factura de decenas de miles de millones anuales y que propician toneladas de CO2 a la atmósfera» y de la importancia de aproximarse a la autonomía energética, la exportación de procedencia renovable y a la reducción drástica de la contaminación».

Ha subrayado que la crisis energética es una prioridad para la Comunitat Valenciana y para conseguirlo desde el Consell se está agilizando la implantación de renovables, implementando políticas de eficiencia e impulsando proyectos de futuro como el hidrógeno verde.

Igualmente ha resaltado que «necesitamos una estrategia común que garantice la suficiencia, la autonomía energética y la descarbonización. Y para eso es necesario un gran acuerdo energético que implique a toda la sociedad». Con este objetivo, en los próximos meses, tiene previsto plantear a las fuerzas políticas, a los agentes sociales y a los representantes institucionales, un Pacto Valenciano por la Transformación Energética.

En este sentido, Puig ha incidido también en que «en España hay grandes consumidores de energía y grandes generadores de energía”. Y «todos debemos comprometernos en un desarrollo armónico. Por eso: Igual que reclamamos una armonización fiscal contra el dumping o una financiación justa, también exigimos solidaridad energética».

En su opinión, «no es muy razonable que quienes más energía consumen y menos energía generan, sean también quienes más obstáculos ponen a medidas que propician la implantación de renovables, el ahorro y la eficiencia», ha insinuado.

Sobre las medidas energéticas puestas en marcha por el Gobierno central, Puig las ha calificado como «razonables y no ha habido ningún problema para su cumplimiento»

La energía nuclear no es una opción

En cuanto a la energía nuclear que promueve el Partido Popular, Ximo Puig ha aclarado que «no es la energía del futuro y en la Comunitat Valenciana no se van a instalar las centrales nucleares. El futuro son las renovables y es el hidrógeno verde».

El presidente Puig ha explicado también que la «vía valenciana» para combatir la inflación y la crisis energética pivota sobre tres pilares: la Seguridad,  a través de una red de apoyo para proteger empresas, empleos y familias; el Progreso, con el fin de incentivar al máximo una economía intensiva en conocimiento y en innovación; y la Igualdad, reforzando el Estado del bienestar que garantiza oportunidades frente a la exclusión.

Puig ha concluido su discurso subrayando que «estos meses son fundamentales para la Comunitat Valenciana». «Ahora no toca pensar en las urnas toca pensar en las neveras». 

Sobre el PP y Feijó

Preguntado sobre la labor que está realizando Feijó, el president de la Generalitat ha subrayado que «no ha aportado nada a la gobernabilidad de España» y que «hay mucha expectativa y poca acción».

En cuanto a la ausencia de los miembros del Consell de Compromis en la conferencia, Puig ha manifestado que se siente «confortable con este Gobierno» y que «se trata de un gobierno cohesionado». En esta línea, ha recalcado que donde «nosotros marcamos la estabilidad es en la acción de gobierno».

 

Dejar una respuesta

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.