Masats

Masats, de una empresa familiar de autocares a revolucionar el transporte urbano

En 1967, Masats era una empresa familiar de transporte de viajeros en autocar. Sin embargo, el inconformismo y la ambición por crecer llevaron a la compañía hacia otro modelo de negocio. Así lo explica Frederic Solé, director general de Masats: «Desde el taller de reparación de los vehículos se empezaron a fabricar sistemas neumáticos para abrir la puerta de los autobuses automáticamente para las incipientes empresas carroceras».

Frederic Solé, director general de Masats.

Ese momento fue el origen de una empresa que ya cuenta con más de 50 años de experiencia en la fabricación de sistemas de accesibilidad para el transporte público. Desde la planta central en Sant Salvador de Guardiola (Barcelona), donde trabajan más de 300 personas, se exporta a más de 40 países.

Masats cuenta, además, con una filial en Atlanta (Estados Unidos). La exportación representa alrededor del 52 % de su facturación. Los principales países son Polonia, Portugal, México, China, Malasia, Singapur, Marruecos, Francia, Canadá y Estados Unidos.

Una historia de éxito

-Masats está en marcha desde 1967. ¿Cuáles han sido sus principales hitos y retos durante este tiempo?

Masats proviene de una empresa familiar de transporte de viajeros. En 1988 empezamos también con la producción de puertas de aluminio para autobuses y, posteriormente, para trenes. En los años 90 fuimos pioneros en la introducción de equipos eléctricos para la apertura de puertas y también empezamos a fabricar rampas eléctricas y manuales para el acceso de vehículos de personas con movilidad reducida.

En 2013, decidimos apostar por el sector ferroviario con puertas de pasajeros y accesibilidad. Y en 2018 dimos otro salto importante al introducirnos también en el campo de la infraestructura ferroviaria con puertas de andén para las estaciones.

Últimamente, con las nuevas tecnologías, estamos entrando en el campo del mantenimiento predictivo.

-¿Qué supuso para la empresa entrar a formar parte del Grupo Irizar?

En 2002, Irizar se convierte en el accionista mayoritario de Masats, con lo que pasa a formar parte de un sólido grupo compuesto por más de 3.300 personas, con presencia comercial en más de 90 países y una facturación superior a los 766 millones de euros. La pertenencia al grupo nos aporta una mayor solidez económica para afrontar grandes proyectos.

Las razones del éxito

-¿Cuál es el secreto para ser una de las compañías más solventes de España?

Para perdurar en el tiempo las empresas tienen que ser solventes. ¿Las razones del éxito?  Según nos dicen, realmente creemos en el servicio al cliente y en situarlo en el centro de toda nuestra operativa. Trabajamos para las personas, no solo para nuestro cliente fabricante de vehículos, sino para los pasajeros finales.

Otro aspecto relevante es que Masats ha mantenido históricamente una política de capitalización vía reservas de una parte importante de los beneficios obtenidos, lo que nos ha permitido tener una solvencia financiera que garantiza nuestra independencia.

-¿Ha evolucionado la preocupación por la accesibilidad en los últimos años? ¿Hay más concienciación?

En España tenemos un nivel muy alto de accesibilidad a vehículos, especialmente en el transporte urbano. Pero, todavía tiene capacidad de crecimiento y mejora. Cada vez crece más la población que precisa de un acceso fácil a los vehículos y, por ello, todo el mundo está más concienciado de la necesidad de la eliminación de barreras.

-¿Cómo ve al sector actualmente?

Para este año, la recuperación es ya evidente. Y para los próximos años vemos muchas oportunidades y un gran potencial de crecimiento. Se está apostando por la sostenibilidad con la implantación de la electromovilidad en entornos urbanos y se están efectuando grandes inversiones en el sector ferroviario. La producción de vehículos de turismo también se ha recuperado después de la fuerte bajada de demanda provocada por la pandemia. Prevemos crecer globalmente un 35 % en 2022.

De Barcelona a Atlanta

-¿Por qué eligisteis Atlanta (EE.UU.) para abrir vuestra otra planta?

Identificamos Norteamérica como un mercado con gran potencial, muy dominado por un solo proveedor, y donde podíamos aportar mayor tecnología. En 2012 decidimos seguir adelante con nuestro proyecto de implantación, ya contando con la oportunidad que nos ofrecía uno de nuestros clientes más importantes, Volvo, que precisaba equipos para su planta americana, Novabus. Además, Atlanta es un centro neurálgico para las conexiones aéreas.

-¿Qué nuevos proyectos estáis desarollando en la actualidad?

Estamos trabajando en el desarrollo de una plataforma de mantenimiento predictivo, un proyecto que está orientado a aumentar la disponibilidad de rampas y puertas. A través de la recogida de datos de funcionamiento del equipo, y su análisis para obtener información para prevenir futuras averías, podemos anticiparnos y garantizar una mayor disponibilidad y fiabilidad del vehículo. Estamos realizando pruebas en tres operadores: EMT en Madrid, TMB en Barcelona y LTA en Singapur.

Dejar una respuesta

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.