Javier Toledo, CEO de la compañía Peris Costumes

Las bambalinas de la compañía española que viste a The Crown o Los Bridgerton

Probablemente usted ya conocía esta empresa aún antes de haber escuchado hablar de ella. Si es aficionado al cine, al teatro o a las series de televisión seguro que habrá visto alguna de las seis millones de piezas de vestuario y accesorios de todas las épocas que Peris Costumes atesora en sus almacenes. Desde 1856, esta compañía ha escrito su historia desde diferentes épocas de las artes escénicas. No en vano su CEO, Javier Toledo, la define como «la casa de vestuario más grande del siglo XXI».

De las bambalinas del teatro finisecular -en un tiempo en el que los actores contratados necesitaban aportar su propio traje para representar el papel en el teatro- a unas instalaciones de 22.000 metros cuadrados y presencia internacional en 13 países. Entre sus últimos trabajos destacan grandes producciones como Cruella, película con la que la figurinista Jenny Beavan ganó el Óscar al mejor diseño de vestuario. Pero, también series tan conocidas como Los Bridgerton, La casa de papel, The Crown o Peaky Blinders, entre otras muchas.

Lisboa, Budapest, Praga, Londres, Viena, Poznan, Berlín, París, Colonia, Bruselas, Bucarest, Bratislava, Sofía y México son las sedes con las que cuentan. Además de la central en Madrid. «Contamos con un magnífico departamento de logística. Podemos entregar vestuario en cualquier lugar del mundo en el que se desarrolle un rodaje», explica Toledo.

Peris Costumes

Vestuario de época, la joya de la corona de la compañía

Aunque son capaces de vestir desde un soldado romano hasta un ejército de ‘stormtroopers’ del Imperio Galáctico, lo cierto es que su gran especialidad son los trajes de época.

El proceso de confección, indica Toledo, comienza cuando el figurinista encargado del rodaje acude a Peris Costumes con un proyecto de diseño. Primero, se estudia la documentación de la época y se selecciona el tejido, «un aspecto fundamental para crear una buena pieza de vestuario». Después, se crea el patrón, se cortan las piezas y se unen de forma artesanal. El proceso lleva muchas horas, en algunos casos más de 60. Aunque, como apunta el CEO, esto depende mucho de la época y el tipo de traje.

Peris Costumes trabajadores

¿Y qué ocurre con los trajes una vez que la producción finaliza? Estas auténticas obras de artesanía retornan a los almacenes de la compañía en busca de una segunda vida. «Cuando vuelven a Peris están disponibles para ser seleccionados como vestuario en un nuevo proyecto», afirma. Eso sí, en estos casos, suelen necesitar «alguna pequeña alteración como cambiar una puntilla, agregar un adorno o transformar el cuello».

Igual que los tejidos y los colores a lo largo de los tiempos cambian, también lo hace la moda por las épocas. Según revela Toledo, en los últimos años han recibido una gran demanda de vestuario de la época de Sissi Emperatriz. «Ha coincidido que en varios proyectos últimamente se han centrado en la historia de Isabel de Austria, Sissi, y de su esposo, el emperador Francisco José», relata.

Trajes de época en Peris Costumes

Sin embargo, las preferencias las marcan, en ocasiones, los éxitos de determinadas ficciones. Es el caso, por ejemplo, del fenómeno de Netflix Los Bridgerton. «Ha impuesto la moda que todos denominan el #RegencyCore, que no es más que el vestuario que se llevaba en la época de la Regencia. Sus personajes más famosos, y que se puede decir que marcaron tendencia, fueron Lord Byron y Jane Austen», afirma Toledo.

En los detalles está la clave

Además de textiles, Peris Costumes posee también un servicio de joyería y accesorios. De hecho, se trata de una de las mayores colecciones del mundo con más de 20.000 piezas que abarcan desde el período arcaico hasta la edad contemporánea. Tiene, además, un servicio de fabricación sobre diseño y asesoría especializada para cualquier proyecto. La edad de la inocencia o María Antonieta son algunas de las grandes producciones que han tomado prestadas las joyas.

Joyas de la compañía Peris Costumes

Javier Toledo lo expresa así: «La joyería está especializada en el mundo del espectáculo. Las piezas están clasificadas por época y son el complemento perfecto para hacer que un vestuario resulte completo. Contamos con un equipo que puede asesorar a cada proyecto y, en caso de ser necesario, producir piezas por encargo».

Además, desde Peris Costumes apuestan con firmeza por la innovación en sus procesos: «Constantemente aplicamos nuevas herramientas o técnicas para ser mas efectivos y ofrecer mayor calidad . Creamos recientemente un nuevo departamento para poder ofrecer vestuario digital utilizando la fotogrametría».

La irrupción del streaming en la compañía

El ‘boom’ de las plataformas de streaming y los efectos de la pandemia han hecho incrementar de forma drástica el ritmo de trabajo en Peris Costumes. «Hemos pasado de tener 250 producciones al año a 900 producciones en un solo año. Las plataformas necesitan generar nuevos contenidos de forma rápida y trabajamos con plazos de entrega más reducido», subraya.

Fotograma de Los Bridgerton

Netflix, HBO, Amazon Prime Video, Disney+, Movistar… La oferta es cada día más amplia y variada. «El ritmo es frenético», sentencia Toledo. No obstante, en la compañía tienen claro que todos los proyectos son igual de importantes, «desde una pequeña producción de un director novel a una gran producción de Disney».

¿Algún proyecto que destaque por encima de otro? «Es muy difícil elegir uno como favorito. Todos entrañan cierta complicación en alguna de sus etapas. Una vez finalizados, generalmente, tardan mucho tiempo hasta que se ven en pantalla. En algunas ocasiones, pasan más de uno o dos años. Al verlos nos da muchísimo orgullo reconocer nuestro vestuario en escena. Hay mucha gente y muchas horas de trabajo detrás de cada una de las piezas que lucen los actores», responde Toledo.

Randstad-Verano-300
warmia-Mazury-Polska
warmia-Mazury-Polska
nuevaedicion-julio-600

Dejar una respuesta

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.