Baux

La empresa de aluminio con menor huella de carbono de Europa aumenta producción

A falta de concluir los últimos trámites y obtener las autorizaciones necesarias, en aproximadamente un mes; podrían empezar las obras para que la empresa de Castellón que produce el aluminio con la menor huella de carbono de Europa incremente un tercio su capacidad productiva.

Hablamos de Compañía Valenciana de Aluminio Baux que, junto a Bancolor Baux, conforman el Grupo Baux, adquirido a finales de 2018 por el grupo americano Jupiter Aluminium; tras la profunda reestructuración llevada a cabo por el fondo NK5 que se hizo con el control de la compañía que pertenecía a los Serratosa Caturla.

Dedicada a la fabricación de bobinas de aluminio mediante laminación en frío y en caliente, la compañía es referente en sostenibilidad; ya que la composición de sus bobinas está certificada como 99,5% reciclada. De ahí, que la huella de carbono de sus productos sea la más baja del sector en Europa.

«Trabajamos bajo el modelo de economía circular y prácticamente toda nuestra materia prima es chatarra a la que le estamos dando una nueva vida porque el aluminio es un material reciclable casi infinitas veces», explica la vicepresidenta de Recursos Humanos y responsable de Sostenibilidad de Grupo Baux, Arantxa Suñer.

En este sentido, invertirá unos 5 millones de euros en la instalación de un nuevo horno que le permitirá alcanzar una producción anual de 80.000 toneladas.

«Si cumplimos con los plazos previstos, en agosto podría ya estar en funcionamiento», concreta Suñer.

Se trata de un horno rotativo basculante y será uno de los de mayor capacidad de Europa, de 6,5 toneladas. Se sumará a los dos que la planta de Segorbe ya tiene en marcha. Los tres están orientados a chatarras más difíciles de reciclar, como los perfiles de las ventanas o las latas de aluminio y tras el proceso productivo se obtiene material virgen que llega de nuevo a las industrias para realizar desde lamas de persianas a matrículas, tal y como describe Suñer.

Nueva certificación

Su estrategia de sostenibilidad, según subraya Suñer, está totalmente alineada con su estrategia de negocio; por ello se ha convertido además en una de las tres empresas de la Comunitat que ha obtenido la certificación RS10 de Aenor; una herramienta de referencia en la gestión de la responsabilidad social corporativa que impulsa las mejores prácticas y recomendaciones a nivel internacional.

Para lograrlo, la empresa ha revisado procesos y sistematizo nuevos protocolos que afectan a todos sus grupos de interés para seguir progresando en la materia (como un canal de quejas externo e interno o un nuevo código ético, por poner algunos ejemplo). Políticas anticorrupción, retributivas o que afectan al área de compras son otras de las medidas que Grupo Baux ha implementado.

«Tenemos el convencimiento de que la sostenibilidad, la responsabilidad social y la buena gobernanza son claves para el progreso de la sociedad. Por ello, no solo queremos ser parte de esta apuesta, ser un referente en el sector; sino actuar también como agentes de cambio”, añade la responsable de Sostenibilidad de Grupo Baux en este punto.

De este modo, buscan hacer partícipes de sus avances a todos los grupos de interés de mayor impacto en su negocio: trabajadores; proveedores; clientes; administraciones y otras entidades; ampliando también las exigencias que les demandan al respecto. En este sentido, no descartan en un futuro que proveedores o clientes deban medir también su impacto social o ambiental, o incluso su huella de carbono.

Empleo a 12 nuevos jóvenes como mínimo

La puesta en marcha de la nueva línea productiva está ligada también a una acción de impacto social. Ya que, para seleccionar al nuevo personal que se encargará del funcionamiento del horno –que como mínimo serán doce personas–; se han escogido como candidatos a jóvenes desempleados de la comarca del Alto Palancia, de entre 20 y 28 años. Hasta el momento, se les ha formado durante dos meses, no solo en materias internas de la compañía, sino también en otras competencias como mecánica o hidráulica que les aseguran un alto grado de empleabilidad.

«Nuestra intención es tener impacto social en la comunidad más cercana», asegura Suñer.

Ética Sostenibilidad ha caminado junto a Grupo Baux en este proceso de cambio desde los primeros pasos. “Para nosotros, acompañar a una empresa como Baux en este camino hacia su transformación empresarial sostenible ha sido muy gratificante. La obtención de esta certificación respalda la calidad y coherencia del trabajo realizado que cuenta ya con unas bases muy sólidas y, sin duda, habrá que seguir manteniendo y desarrollando”, ha destacado la directora de esta consultora, Sabrina Femenía.

Dejar una respuesta

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.