Educación financiera

Así se pueden mejorar las habilidades financieras de los más jóvenes

La pandemia ha traído consigo muchos cambios y uno de ellos ha sido el aumento de la preocupación de los españoles por mejorar sus finanzas. Sin ir más lejos, un estudio realizado por Alfio Bardolla Training Gruop revelaba que dos de cada tres españoles se planteaba invertir sus ahorros en 2022. Por ello, consideraban fundamental una buena educación financiera. Además, el Gobierno, junto con la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV) y el Banco de España, anunciaban que implementaban un convenio para impulsar la educación financiera en nuestro país.

La ‘country louncher’ en España de PixPay, Beatriz Arce, afirma que “el 46 % de la población mayor de 50 años no es capaz de ahorrar mensualmente porque no sabe cómo hacerlo. Por eso, ocuparnos de esta generación de jóvenes ‘perdida’, nos ayuda a garantizar que el futuro puede cambiar. Igual que no concebimos ninguna empresa sin un buen balance ni una cuenta de resultados, tampoco podemos hacerlo con nuestros ahorros”.  

A veces, esto también viene empeorado porque, en palabras de Arce, “no nos acordamos de la importancia de la educación financiera hasta que no tenemos un problema o una crisis. En vez de afrontarlo como un problema que está ahí y va a ser bueno para nuestro futuro”.

Uno de los públicos objetivo de este tipo de iniciativas son los adolescentes, de los que depende el futuro. Un claro ejemplo es la aplicación PixPay, la app que permite a los jóvenes gestionar y manejar su dinero de forma segura y responsable.

La educación financiera empieza desde niños

Arce nos da algunos consejos para conseguir mejorar, desde la infancia, sus conocimientos financieros. En primer lugar, “tenemos que hablar con ellos de dinero. Hemos comprobado que los niños que hablan de dinero desde pequeños, luego desarrollan mejores habilidades financieras”.

Es bueno también darles dinero para que puedan familiarizarse con el concepto de presupuesto y gasto.  Así, la típica ‘paga’ que todos hemos recibido en la niñez puede ser una buena forma de conseguirlo. “Pixpay permite ingresar pequeñas cantidades de dinero en la aplicación del joven de manera que sea él el que se lo gestione. También los padres pueden comprobar en qué se lo está gastando”. Arce destaca también que “no es bueno utilizarlo ni como premio ni como castigo. Simplemente debe ser una paga que reciban y que deben aprender a gestionar”.

Otro de los grandes problemas que existen entre los más jóvenes es que, por norma general, las aplicaciones no suelen estar adaptadas a este público. “Normalmente los bancos no tienen en cuenta a los adolescentes porque no son grupos que manejen muchas cantidades de dinero. Por eso, lo que hacen es ofrecerles la misma aplicación que los adultos. Esto hace también que no se interesen”, añade.

Importancia del consumo sostenible

Además de conocer cómo ahorrar, también es importante que los más jóvenes aprendan a gastar su dinero de manera responsable. Por eso, la app ha incorporado una nueva funcionalidad para educarles en un consumo más sostenible. De esta manera, los adolescentes pueden entender el impacto medioambiental de sus hábitos de consumo y, al mismo tiempo, se les puede animar a continuar haciéndolo de manera responsable.

Viu-en-pla-EU-9may-3-junio-CASTELLANO
Viu-en-pla-EU-9may-3-junio
masteres-UMH-17-31-junio
infocif-superbuscador-600

Dejar una respuesta

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.