Edificio AINIA

Ya es posible: realidad virtual para que el consumidor ‘pruebe’ los productos

Si hace unos pocos años nos hubieran dicho que la realidad virtual iba a ser una parte más de nuestra vida, hubiéramos pensado que nos hablaban de una película de ficción. Lo cierto es que no, que ya estamos en ese momento, hemos llegado al futuro.

Cada vez son más las empresas que la utilizan para aplicaciones tan diversas como podamos imaginar. Un ejemplo de ello es el último estudio realizado por AINIA, quienes, con financiación a través del Fondo Europeo de Desarrollo Regional (FEDER), han aplicado la realidad virtual a la investigación sensorial con consumidores.  Se trata de una posible solución para el sector industrial, de modo que supone una nueva herramienta para impulsar el desarrollo de un producto.


Suscríbete gratis a nuestra Newsletter
Y recibirás en exclusiva la actualidad económica y empresarial.

Realidad virtual, investigación sensorial

Hasta ahora, cuando una compañía quiere sacar un producto o quiere mejorar uno ya existente, las ‘catas de producto’ se realizan en una sala neutra. En ellas, los estímulos de cualquier tipo son inexistentes, para dejar a todos los productos en igualdad de condiciones. Sin embargo, “se ha demostrado que el consumo de productos es una experiencia multimodal, por eso desde AINIA hemos pretendido simular espacios reales donde se podrían consumir los productos. De esta manera la cata estará mucho más cerca de la realidad que vive el consumidor”, nos cuenta Maria José Sánchez, directora de AINIA Consumer.  

“A pesar de que todavía está en una fase experimental, gracias a hacer la simulación más cercana a la realidad del cliente, la probabilidad de éxito podría aumentar. Incluso el ‘engagement’ por parte del consumidor sería mayor”, cuenta Sánchez. También creen que podría ocasionar numerosas ventajas en la parte emocional del consumidor, que también influiría en la percepción del producto.

Concretamente, se han grabado cuatro escenarios de 360 grados y se ha conseguido que el consumidor pueda visualizar el producto para poder probarlo. Además, se ha integrado en el escenario el cuestionario de producto para que el consumidor pueda responder a las preguntas mientras lo prueba.  La inmersión también se ha realizado a nivel auditivo, permitiendo que los consumidores escuchen los sonidos como si estuvieran en ese escenario en la realidad.

Mercedes-Benz-EQS

Dejar una respuesta

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.