¿Cómo irte de vacaciones este verano y desconectar de tu negocio?

¿Cómo irte de vacaciones y desconectar de tu negocio sin morir en el intento?

Los meses de vacaciones se acercan y para muchas personas es complicado compaginar este periodo de descanso y desconectar del trabajo sin morir en el intento.

Para la mayoría de los empresarios resulta inviable apagar el teléfono durante los meses de vacaciones. Estar enganchado al móvil resolviendo problemas todos los días de la semana se convierte en un método de trabajo habitual en Pymes.

Es comprensible que suceda durante los primeros años de vida del negocio, pero con el tiempo no debería estar permitido que las jornadas de trabajo sigan siendo de 24 horas sin ni siquiera disfrutar el período de vacaciones.


Suscríbete gratis a nuestra Newsletter
Y recibirás en exclusiva la actualidad económica y empresarial.

“Necesitas que tu empresa siga funcionando sin estar presente en ella. Eso sólo se consigue delegando tareas en tu equipo y teniendo confianza plena en ellos. Porque, aunque creas que nadie puede hacer la tarea igual que tú, te aseguro que pueden hacerlas incluso mejor”, asegura Carlos Delgado, CEO de LEVEL UP Escuela de Negocios.

Y continúa: “Hace años decidí vivir la vida con la que siempre soñé, pero para ello tuve que dedicarle mucho tiempo a delegar tareas. Hoy puedo disfrutar de dos o tres meses de vacaciones con mi familia y mi empresa continúa funcionando”.

Tener tiempo libre para dedicárselo a uno mismo, para disfrutar en familia, viajar, ir a la playa, quedar con amigos… Y un sinfín de planes que para muchos es algo habitual durante los meses de verano, para otros resulta impensable.

Por eso, Carlos Delgado ha compartido un método que él utilizó en el proceso de delegación de tareas y quiere compartirlo para ayudar a las Pymes que se ven en esta situación.

Cuatro pasos para delegar tareas en vacaciones

  1. Desarrolla, graba y refleja la tarea a delegar: esto es lo que le entregarás a la persona sobre la que decidas delegar la tarea. Es importante ser precisos y hacer procesos simples. Por ejemplo, en un guion de ventas, puedes escribir tal cual las palabras que hay que decir durante un proceso de venta.
  2. Selecciona a la persona en función de sus talentos, habilidades y objetivos. Por ejemplo, si tienes en tu equipo a una persona con grandes habilidades negociadoras, asígnale tareas comerciales.
  3. Realiza un acompañamiento durante un tiempo. No es recomendable soltar la tarea y olvidarte. Acompaña a la persona para corregir posibles errores o malentendidos. Recuerda que no todo el mundo va a comprender y realizar las tareas como tú quieres si no realizas este paso.
  4. Revisa el proceso y mejóralo. Durante la delegación surgirán mejoras, actualizaciones del proceso e incluso aportaciones de la persona a quién le delegues. Es importante estar abierto al cambio y escuchar a tu equipo.

Dejar una respuesta

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.