Inicio sesión E3 TV Revista E3 Eventos E3 Editorial E3 Newsletter Suscripción revista 5€/mes
Economía 3 menú
Newsletter Suscripción revista 5€/mes

Transformación digital de la banca

¿Desaparecerán los cajeros automáticos en España?

En el tercer trimestre de 2020 había 49.800 cajeros en España, 700 menos que al cierre de 2019, según los datos del Banco de España

Publicado el:
Una persona teclea en un cajero automático.

El auge de nuevos métodos de pago a través de la telefonía móvil y la necesidad de reducir costes han motivado un cambio en el modelo de negocio de la gran banca española, cada vez más focalizada en el cliente digital. Una tendencia que se ha acelerado a raíz de la pandemia del coronavirus. Al cierre de sucursales se une la desaparición de cajeros automáticos, un fenómeno que no se había producido hasta el momento.

Desde hace 5 años, las entidades financieras han ido incrementando o manteniendo el número de estos dispositivos con tal de que los usuarios realizaran las operaciones a través de ellos y liberar así a los trabajadores de las ventanillas. Sin embargo, la crisis del coronavirus ha roto dicha tendencia. Según los últimos datos recogidos por el Banco de España, en el tercer trimestre de 2020 había 49.764 cajeros automáticos repartidos por el país, 737 menos que los computados a final de 2019. Supone la primera caída en el parque de máquinas automáticas desde 2015.

En cambio, si atendemos a criterios poblacionales, se observa que el protagonismo de estos dispositivos ha ido cayendo desde la crisis financiera de 2008. Según los últimos datos del Banco Mundial para 2019, en España había 106 cajeros automáticos por cada 100.000 habitantes mientras que en 2007 eran 157.

La banca aumenta sus clientes digitales

La intención de las entidades bancarias es que los clientes operen cada vez más a través de internet y reducir el uso de los cajeros. Una práctica que ha aumentado durante 2020 debido a las restricciones y al periodo de confinamiento. De hecho, los principales bancos españoles han acelerado la captación de clientes digitales durante la pandemia.

De este modo, el BBVA ha captado 7,3 millones de clientes nuevos durante 2020, de los que 2,4 millones son clientes digitales nuevos (un 56% más que los clientes digitales captados en 2019). En total, los clientes digitales suman ya 37 millones, lo que supone un crecimiento del 16% con respecto al cierre de 2019. Los clientes móviles crecieron un 20% en el ejercicio, hasta 34,5 millones.

Por su parte, el banco Santander tiene actualmente 42,4 millones de clientes digitales (+15%), de los que 35 millones usan banca móvil (+21%). Casi la mitad de las ventas (44%) en 2020 se produjeron mediante canales digitales, ocho puntos porcentuales más que en 2019. El objetivo a medio plazo de Santander es alcanzar más del 50% de ventas digitales.

De la misma manera, la cartera de clientes digitales de Bankia representa el 60,5% del total a cierre del ejercicio, lo que compara con el 53,3% del año 2019. De esta manera, la entidad cuenta con más de cuatro millones de clientes que se relacionan con el banco de manera digital. En cuanto a las ventas digitales, la entidad ha finalizado 2020 dando un importante salto sobre el total de las ventas de Bankia y estas suponen ya el 46,9% del total, la cifra más elevada registrada por el banco.

Caixabank, por su parte, alcanzó durante 2020 un 67,6% de clientes digitales y una cuota de mercado del 34,4% según datos de Comscore, lo que refuerza el liderazgo de la entidad en banca digital, con más de 7 millones de clientes. Por último, el banco Sabadell cuenta con 5,1 millones de clientes digitales y 4 millones en la aplicación móvil.

Desaparece el efectivo

El objetivo que persigue la banca española, compartido por las autoridades, es que el efectivo vaya desapareciendo en favor del pago por móvil o con tarjeta. De hecho, las operaciones por estos métodos se han disparado durante los meses del coronavirus al tiempo que se reducía la retirada de dinero de los cajeros.

Según las cifras del Banco de España, en el tercer trimestre de 2020 se incrementaron un 16% las operaciones a través de los terminales de punto de venta (TPV) respecto al mismo periodo del año anterior. Lo mismo sucedió con el importe de las operaciones que creció un 8,66%. Además, ha aumentado el número de TPV empleados en los establecimientos. En el tercer trimestre del año pasado se contabilizaron más de 2 millones de terminales, mientras que al final de 2019 la cifra era de 1,94 millones.

En la otra cara de la moneda, las operaciones de retirada de efectivo en cajeros han descendido un 26% en el periodo julio-septiembre de 2020 y, de igual manera, se ha reducido un 14% el volumen de los importes.

La tendencia un paulatino descenso en el uso de efectivo. Según una encuesta llevada a cabo por el Banco de España en 2019, el 53% de los ciudadanos manifiesta que utiliza el efectivo como medio de pago más habitual, mientras que el 41% se decanta por la tarjeta de débito como medio de pago preferido. “Se observa un descenso en la preferencia por el efectivo, que en 2014 alcanzaba casi el 80%, en favor de la tarjeta de débito”, apuntan en el estudio.

Añade la encuesta, respecto a los cajeros automáticos, que estos crecen como fuente principal de efectivo para la población general ya que solo un 12% de los encuestados manifiesto no usarlo, frente al 74% que declara no acudir nunca a las ventanillas. La transformación digital de las entidades financieras seguirá ahondando en el cierre de sucursales y cajeros. No será tan acusado en el caso de estos últimos debido a que son considerados como servicio esencial.


Mantente informado cada día con nuestra newsletter. Suscríbete gratis.