Una persona realiza compras de navidad en Valencia

El Consell cambia el ‘salvar la Navidad’ por ‘salvar a los valencianos’ de las fiestas

En menos de 24 horas, el Consell ha salido al paso del complicado escenario que estaban dibujando las estadísticas. Alrededor de las 9 de la noche de ayer, el presidente Ximo Puig y la consellera de Sanitat, Ana Barceló, anunciaron las nuevas medidas restrictivas que estarán vigentes desde el próximo lunes 21 de diciembre hasta el 15 de enero.

La Navidad se constriñe a todos los niveles y es que el Gobierno autonómico ha pasado de ‘salvar las navidades‘ a ‘salvarnos de las fiestas‘. Con tres nuevas medidas, el ejecutivo quiere adelantarse a una incidencia donde no haya marcha atrás. Desde el 6 de diciembre, las cifras han ido empeorando y la ventana que se abrió para que pudieran reunirse los familiares y allegados se ha cerrado de golpe.

Brevemente, cabe recordar que las medidas anunciadas son básicamente las que afectan a la reducción del quorum de cualquier tipo de reuniones. Se pasa de 10 a 6 personas – incluye a un máximo de dos núcleos de convivencia. Por otra parte, el toque de queda se rebaja hasta las 23 horas y solo habrá una hora extra en Nochebuena y Nochevieja.

Por último, está el punto más espinoso que es el de la movilidad. El Consell quiere un confinamiento perimetral real y pedirá a las fuerzas de seguridad refuerzos para que se cumpla. Con el cambio restringida la entrada a aquellas personas con residencia en la Comunitat y la salida limita a razones laborales o de causa mayor.

medidas no validas

Estas medidas se anularán a partir del 21 de diciembre

Un nuevo palo para la hostelería

El nuevo toque de queda es el que más ampollas va a levantar. La hostelería y restauración pierde opciones y, sobre todo, se da un toque de gracia al ocio. La medida la justificó la consellera Barceló con datos.

«Ahora nos encontramos con que el 42% de los casos -recogidos en los brotes- son personas entre 25 a 65 años. Y uno de cada cuatro casos, tienen entre 15 y 34 años; mientras que los colectivos más vulnerables -por encima de 64 años – representan el 20%. Se está produciendo más casos en las personas con más movilidad y más vida social», indicó Ana Barceló.

Preguntado sobre si habría más restricciones o cierres, el President aseguró que no es la intención, pero reconoció no poder dar garantías por las circunstancias actuales. En ningún momento de la comparecencia de ayer, Ximo Puig ocultó su preocupación por la actual situación y por la deriva de las cifras.

«La incidencia de casos, en la última semana, ha aumentado un 27% y hoy por cuarto día consecutivo superamos los 2.000 casos» positivos confirmados por PCR, explicó.

Consciente del golpe que va a suponer estas medidas, Puig ha querido dejar un último balón de oxígeno para comercios, centros comerciales, culturales y la mencionada hostelería. El Consell no ha querido obligar a cancelar programaciones o ver de nuevo como los propietarios de restaurantes tiraban la mercancía a la basura.

Otro punto crítico está en los aforos. «Vamos a vigilar para que se cumplan«, advirtió Barceló recordando que ahora debe ser del 50%. La titular de Sanitat quiere evitar a toda costa imágenes de aglomeraciones o de centros comerciales llenos. Tanto la consellera como el presidente, pidieron realizar compras escalonadas y «complicidad» en el cumplimiento de las normas.

Reunión interdepartamental de la Generalitat

Puig y distintos conselleres han asistido a la reunión de la Mesa Interdepartamental. | Foto: Gva

Sin calendario

Otra de las consecuencias de estas nuevas medidas es que los valencianos se quedan sin ese generoso calendario de movilidad y de horas extras. El toque de queda se prolongará durante poco menos de un mes hasta las 11 horas y solo hay una hora extra las noches del 24 y 31. Es decir, que las campanadas se tomarán en casa y se evita así las posibles incidencias en plazas públicas para ver las tradicionales campanadas.

Otro cambio en el calendario es el que sufren las residencias. La Conselleria de Igualdad y Políticas Inclusivas ha establecido una serie de medidas para las residencias de personas mayores entre el 24 de diciembre de 2020 y el 6 de enero de 2021 relacionadas con las salidas y las visitas a las personas residentes, que varían en función de del nivel de alerta del entorno en el que se encuentren, entre ellas no salir de los centros residenciales a partir del nivel de alarma 2.

Así, las salidas ordinarias -sin pernoctación- quedarán restringidas a partir del nivel de alarma 2 y solo se permitirán las salidas vacacionales –por un periodo igual o superior a los 7 días-, auqnue también quedarán restringidas en caso de alcanzar el nivel de alarma 4.

De nuevo con la singularidad territorial

Todas estas iniciativas se producen justo 24 horas después de que el Ministerio de Sanidad no diera nuevas directrices a las comunidades autónomas y dejara que fueran tomando decisiones de este tipo. Las medidas se tomaron en el seno de la Mesa Interdepartamental para la Prevención y Actuación ante la COVID19, donde estuvieron, además de Puig y Barceló, la vicepresidenta Mónica Oltra, el vicepresidente Dalmau y los conseller ARcadi España, Rafael Climent, Gabriela Bravo y Vicent Marzá.

Otras comunidades como Cataluña ya han anunciado que retrasarán la vuelta del colegio al 11 de enero, aspecto que la Generalitat ha asegurado haber analizado, pero descartado.

Es de prever que el goteo de medidas unilaterales se prolongo durante los próximos días, ya que tanto países europeos como Francia o Alemania han comenzado a endurecer medidas dado el incremento de casos y fallecimientos en los últimos días.

Dejar una respuesta

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.