Crisis del coronavirus

AI Vision, aplicación de detección de la distancia interpersonal en zonas públicas

Es uno de los nuevos proyectos emprendedores que ha accedido a la tercera edición de Col·lab, aceleradora pública del Ayuntamiento de València

AI Vision, aplicación de detección de la distancia interpersonal en zonas públicas

AI Vision es uno de los nuevos proyectos emprendedores que ha accedido a la tercera edición de Col·lab, aceleradora pública de triple impacto del centro de innovación Las Naves del Ayuntamiento de València. Se trata de una aplicación de detección del distanciamiento interpersonal en zonas públicas. Aunque en el futuro se extrapolará a controles de aforos en recintos feriales, supervisión de aglomeraciones en centro comerciales o vigilancia en riesgos laborales. Hablamos de ello con sus fundadores, Jesús Mudarra y Justo Bataller.

-¿Quiénes conformáis el equipo de AI Vision?

-Ahora mismo el equipo lo formamos dos personas. Somos dos exestudiantes del grado de Ingeniería Electrónica Industrial y Automática de la Universidad Politécnica de Valencia (UPV). Por un lado, Jesús Mudarra Luján continuó sus estudios en el Máster Universitario en Ingeniería Industrial con especialidad en Robótica y Percepción en la Universidad de Alcalá (UAH) y ahora mismo se encuentra terminando su Trabajo Fin de Máster.

Por otro lado, Justo Bataller Soler continuó su formación de forma más práctica constituyendo su propia empresa y realizando proyectos tecnológicos siempre en el ámbito de la electrónica. Actualmente realiza desarrollos de placas electrónicas para empresas del sector.

-¿Cómo surge la idea de la aplicación y en qué consiste?

-Desde que dejamos de estudiar juntos y nuestros caminos se separaron, tuvimos siempre pendiente colaborar en un proyecto en algún futuro. El pasado verano vimos que se iba a celebrar un hackathon en septiembre en modalidad online y surgió la idea de volvernos a juntar para desarrollar una idea junto a otros compañeros de la Universidad que solucione algún problema producido por la situación de pandemia que estamos viviendo, ya que se trataba de uno de los desafíos a resolver del hackathon.

La idea consiste en un hardware formado por un pequeño ordenador del tamaño de una placa PCB alimentada por una batería externa a 5V donde se le conecta, por un lado, varias cámaras para obtener las imágenes a tratar y, por otro lado, actuadores que indicarán cuando se está cumpliendo cierta acción. Dentro de ese ordenador se han programado algoritmos mediante redes neuronales.

-¿Cómo funcionaría el uso de redes neuronales y visión artificial en vuestro proyecto?

-El producto que ofrecemos a corto plazo consiste en un sistema en el cual, mediante el uso de cámaras de videovigilancia CCTV, obtenemos imágenes del entorno y mediante algoritmos de visión artificial y en concreto, usando redes neuronales convolucionales, poder detectar la posición donde se encuentran las personas y posteriormente calcular la distancia que se encuentran entre ellas.

El uso de visión computacional o artificial y redes neuronales permite simular el comportamiento de las neuronas de las personas mediante algoritmos y poder ser capaces de identificar personas a través de una imagen, y en nuestro caso en concreto, a partir de las imágenes obtenidas por cámaras. Una vez hemos detectado a las personas y calculado la distancia a la que se encuentran se activan actuadores luminosos o sonoros en el caso de que se estuviese incumpliendo el distanciamiento interpersonal.

Por otro lado, tarde o temprano la pandemia terminará y somos conscientes de que la demanda de nuestro servicio caerá si no nos reinventamos. Por ello, tenemos pensado a medio y largo plazo extrapolar la idea inicial a controles de aforos donde se producen grandes aglomeraciones de personas como podría ser en ferias o festivales musicales, salidas de emergencia de locales con espacio limitado o entradas y salidas en estadios de fútbol.

-¿En qué fase se encuentra el desarrollo y cuáles son los siguientes pasos?

-La fase del proyecto se encuentra en una etapa muy prematura. Partimos de que hemos empezado el programa de pre-aceleración en Las Naves desde el punto donde lo dejamos al terminar el hackathon, es decir, habiendo desarrollado una idea en una servilleta y haciendo un pequeño prototipo funcional durante los tres días del hackathon. Desde hace un mes empezamos el programa de pre-aceleración con una duración de 6 meses, donde vamos a estar desarrollando el modelo de negocio para estudiar la viabilidad y escalabilidad del proyecto. De manera paralela iremos desarrollando distintos prototipos iniciales.

-Por último, ¿qué implica haber accedido al programa de aceleración de Col·lab?

-El programa de pre-aceleración de col.lab, nos ofrece la oportunidad de compartir nuestra experiencia con otros equipos y poder acceder a los programas de mentorización de Col·lab, con formaciones sobre como constituir y orientaciones sobre cómo gestionar nuestro proyecto además de disponer un espacio de trabajo donde poder desarrollar el proyecto.


Mantente informado cada día con nuestra newsletter. Suscríbete gratis.

coronito

Suscríbete a nuestra newsletter