Convocado por Ámbito Cultural de El Corte Inglés

La poesía de Paloma Chen inspirada en la diáspora china gana el Premio #LdeLírica

La periodista de 22 años nació en Alicante hija de migrantes chinos, vivió su infancia en Utiel y en la actualidad reside en València

Paloma Chen durante la lectura de sus poemas en la Final del Premio Poesía Viva #LdeLírica en la sede Ámbito Cultural de Callao, el pasado día 26. | E3

“Siento el terror de mis padres migrantes con la mirada siempre puesta en la huida”. Versos como este le han valido a la joven periodista Paloma Chen el Premio Nacional de Poesía Viva #LdeLírica, convocado por Ámbito Cultural de El Corte Inglés, en el que han participado más de 300 poetas de toda España, y además con la unanimidad del jurado. Paloma Chen nació en Alicante, pasó su infancia en Utiel y en la actualidad reside en València.

Casi como nota al margen, conviene aclarar que la diáspora china -tema central no sólo de su poesía sino de su actividad informativa en distintas publicaciones, entre ellas La Vanguardia, y plataformas de internet como tusanaje.org– no es algo tan reciente como se pueda pensar; en realidad se remonta a tiempos de la Dinastía Ming, allá por el Siglo XIV, y ha tenido que arrastrar con todo tipo de prejuicios -¿quién no ha oído hablar del “barrio chino”?- o de mitos respecto a sus costumbres o formas de organización. Por si alguna carga les faltaba por llevar a los migrantes chinos y a sus descendientes es que ocurriera este año cierta cosa mundialísma (ahí lo dejo para mantener el misterio) de la que hablaremos, pero sólo un poco.

Pueden conocer parte de la obra de Paloma Chen en la web que lleva su nombre; si nos ponemos a enumerarla toda, no llegaremos a empezar la entrevista nunca. Así que al tema.

-El premio te llevará a abrir el ciclo #LunesdeLírica junto con el académico José María Merino y la premio Adonais Ana Merino en una sesión poética que tendrá lugar en el auditorio de la Real Academia Española de la Lengua. En principio estaba programada para el lunes 5 de octubre, pero por la situación que se vive en Madrid se ha tenido que posponer. De todos modos, ¿Cómo llevas el reto? ¿Impone?

-La verdad es que impone bastante, porque me he subido al escenario muy muy pocas veces, y que de repente me den este premio y pueda ir a ese sitio, que sólo he visto por fuera pero al que nunca he entrado y donde voy a recitar junto a unos poetas de primerísimo nivel, es algo que me he estado preparando toda esta semana. Sin embargo, lo celebrarán a finales de este año, o quizá al que viene, aún no se sabe. Me ha parecido una decisión correcta, es lo responsable y lo que había que hacer, y también me da mucho más tiempo para prepararme bien todo.

-Eres hiperactiva de la comunicación, con un curriculum bastante imponente. ¿Qué te llevó a escribir en clave poética?

-En todos los medios trato temas parecidos, pero claro, de maneras distintas. Tanto en periodismo como cuando organizo eventos, he tratado mucho el tema de la cultura china, de la migración china, y el hecho de ser hija de inmigrantes chinos. Son temas que siempre me han interesado mucho. Cuando estudié periodismo quería tratar temas sociales. Al mismo tiempo, siempre he sido una loca de la literatura y de la escritura creativa, pero hasta ahora no me había atrevido a plasmar ciertos mensajes, o a hablar de esa experiencia en clave poética. Esta ha sido mi primera oportunidad y la verdad es que me ha gustado mucho, me da unas herramientas y una manera de expresarme muy distinta y me siento bastante cómoda.

Siempre he leído mucha poesía, pero a la vez pensaba que estos temas no los podría expresar de esa manera, por eso buscaba otras herramientas como reportajes o artículos de opinión. Leía a bastantes poetas estadounidenses de origen chino y a través de la plataforma tusanaje he conocido a muchos poetas que eran mi modelo a seguir, por cómo muchas de sus historias personales o familiares podían plasmarlas de forma creativa y artística. Eso fue, creo, lo que me impulsó a trasladarme a este ámbito.

Paloma Chen

| E3

-El problema del racismo es uno de los motores de tu obra. El racismo, ¿es invencible? Incluso se diría que está en auge ahora mismo.

-Es un tema muy complicado que hay que abordar con muchísimo cuidado. Lo primero que puedo decir a una pregunta tan general es que está muy presente en todos los ámbitos de la vida. Es decir, a nivel cotidiano me enfrento a lo que mucha gente puede llamar “micro racismos”, que es ese racismo cotidiano. Muchos de mis amigos son españoles, que me quieren y me aprecian, y sin mala intención dicen muchas cosas que son racistas sin darse cuenta. Estoy muy acostumbrada, cada vez más.

Me muevo en ciertos ámbitos donde tenemos este tema muy presente y pensamos “buaaa, no, nosotros nunca diríamos eso”, pero si me junto con otro tipo de personas enseguida veo que el racismo sigue, que hay mucha ignorancia y desconocimiento, y lo único que diría es que tenemos que ampliar un poquito las miras y escuchar al otro. Con sólo un poco de diálogo con personas migrantes, con personas racializadas que tengan algo que decir sobre este tema, poco a poco podríamos caminar juntos.

-¿Me puedes poner algún ejemplo de este micro racismo? El micro machismo lo tengo claro y bastante controlado (vamos, eso creo), pero con el micro racismo ya me has creado un conflicto, porque no sabría decir hasta que punto lo practico o no inconscientemente.

-El tema es que muchas de estas cosas vienen de la cultura, de cómo nos hemos criado. Son cosas tan naturales, que tenemos tan interiorizadas, que por eso son “micro”. Como tú bien dices, los micro machismos ya los tenemos más o menos controlados, y los micro racismos podrían ser opiniones de una persona que comenta una noticia y dice que cómo se nota que los rumanos hacen esto y los pakistaníes hacen lo otro, pero mira, los chinos muy bien. O expresiones como “esto es un trabajo de chinos”, o “de negros”… Todo ese tipo de expresiones son muy incómodas para el interlocutor. Podría poner más ejemplos, pero estos son de los más habituales.

-Es imposible que no te pregunte por el “pantema” y hasta qué punto crees que ha afectado a la comunidad china o de origen chino. ¿Ha golpeado fuertemente?

-Sí y desde el principio. Fueron bastantes golpes que nos costó mucho asimilar. Y a finales de diciembre y principios de enero estábamos muy afectados: mis padres lo estaban al escuchar las cosas que estaban pasando en China. Ya por esa época muchos comercios empezaron a cerrar. Eso fue lo que yo llamo el primer golpe, empecé a preguntarme qué estaba pasando. Lo siguiente fue que, a medida que la situación se agravaba más y más, y afectaba a otros países y no sólo a China, empezaron a verse casos de discriminación, de decir por la calle “eres un virus” o “me vas a contagiar” a chinos, o a personas como yo, nacidas aquí pero que tenemos estos rasgos. Tengo amigos que trabajan de cara al público que ya a principios de febrero me decían “hoy un cliente se ha enfadado y me ha dicho que no le contagie, que si estoy trayendo el virus…” Claro, estábamos flipando porque nosotros teníamos las mismas posibilidades de tener el virus que cualquiera. Era sólo nuestra cara lo que les hacía pensar así. Yo misma estuve resfriada y tosí por la calle…

-¡Bueno!

-…y la gente se alejó de mí con pánico absoluto. Y lo último fueron las dobles cuarentenas. Conozco a gente que se había ido a China, al volver hicieron cuarentena voluntaria, y después llegó el confinamiento. Y además, la cobertura mediática…Todo se relaciona: la culpa es de los chinos, es porque los chinos comen esto… Mogollón de cosas que se juntan. El hecho de que el virus fuera detectado en China ha provocado muchísimo impacto, ha hecho mucho daño a la diáspora china en el mundo.

-Y de remate el presidente naranjito de EE.UU. lo bautizó como “el virus chino”…

-¡Totalmente! No se da cuenta del impacto que tiene eso, y más en EE.UU. donde hay muchísimos americanos de origen chino. Me parece una absoluta locura que lo diga porque está legitimando ese nombre.

Paloma Chen

| E3

-Mejor dejamos el tema en paz. Quería tratar contigo la polémica sobre la relación entre las redes sociales y la literatura, que también está de actualidad, como sabrás, a raíz de un prestigioso premio de poesía otorgado a un poeta con miles y miles de seguidores; hay hasta quien ha insinuado que no es una persona real sino un bot. He revisado tus redes y he visto que tienes un nivel de actividad bastante normal, no una súper actividad. El asunto tampoco es tan nuevo, porque la basura de 50 sombras de Grey también nació de la participación de los seguidores de una red. ¿Crees que la relación entre literatura y redes es contaminante, que embrutece a la creación literaria por asegurar las ventas de antemano?

-A ver, es un tema espinoso. Hay una doble respuesta. Por una parte, pienso que sí puede embrutecer, porque si envías un manuscrito a una editorial o haces una propuesta, muchas veces te preguntan por los seguidores que tienes en las redes. Y puede ser que lo que escribes sea buenísimo pero piensen que no tendrás lectores al no tener seguidores y no apuesten por ti. Por esa parte, pienso que evidentemente hay una relación, y es muy chungo.

Por otra parte, sí, mi actividad en redes es más o menos “normal”, no soy una loca de las redes. No me gustan mucho porque veo claramente sus contras, pero también sus pros. Entonces, la respuesta es standard, son unas plataformas que me ha ayudado en “minoría racial”, aunque no me gusta usar este término. Pertenezco a cierto colectivo y hablo de ciertos temas que a nivel de medios de comunicación mainstream no interesan mucho, y para eso sí están las redes. También son un escaparate para poetas jóvenes. Si tu poesía llega a cierta clase de público, pues por qué no. Pero volviendo a la pregunta más directa de si pueden embrutecer la literatura sí, por supuesto.

-Has mencionado anteriormente el colectivo tusanaje. Háblame también de qué proyectos futuros manejas y si vas a publicar tus poesías.

Tusanaje es una plataforma de difusión de literatura, arte, trabajos académicos, todo lo que tiene que ver con cultura de la diáspora china en países hispanohablantes y de la que soy cogestora. El proyecto empezó en Perú, ya que hay muchos peruanos de origen chino que se llaman tusanes, de ahí el nombre. Este mes cumplimos tres años y vamos a lanzar varios eventos por Zoom, ya que tenemos colaboradores por toda Latinoamérica, en los que participaran periodistas, escritores, cineastas… Hemos hecho eventos en universidades, en el Instituto Confucio, en el Cervantes de Shangai. También formamos parte de Red de Diáspora China, con la que organizamos un primer encuentro en Matadero, en Madrid en 2019. Colaboramos con SOS Racismo y con otras organizaciones e intentamos estar bastante activos. Por otra parte, a nivel de poesía, estoy escribiendo mucho y hay posibilidades de publicar un poemario. Y también estoy escribiendo una novela.

Suscríbete a nuestra newsletter