Según un estudio de ING

El 22% de los inversores valencianos decidió aumentar posiciones durante la pandemia

Un 40% afirma que sus ingresos han disminuido durante la crisis, aunque la mayoría cree que los recuperará antes de un año, y se muestra más optimista con los mercados que con el crecimiento económico

Archivado en: 

Las decisiones de los inversores españoles a raíz del COVID-19 se han visto modificadas a pesar de los momentos de incertidumbre vividos, y aunque la gran mayoría de los inversores  –62% en el caso de los de la Comunitat y el 64% a escala nacional– decidió mantener sus inversiones y no realizar movimientos significativos, los valencianos buscaron aprovechar oportunidades y el 22%, cinco puntos por encima de la media nacional, decidió invertir más. Solo un 16% vendió su posiciones, mientras un 19% lo hizo a nivel nacional.

Son datos que se derivan del Informe NARANJA “Comportamiento de los inversores españoles ante los movimientos del mercado” publicado por la entidad de origen neerlandés, ING, con las peculiaridades del inversor valenciano para Economía 3.

Los inversores son cautelosos y el 40% ha visto impactados sus ingresos por la COVID-19

El informe revela el perfil tipo del inversor español: son cautelosos, asumen riesgos solo a veces e invierten con un horizonte temporal superior a dos años.

En concreto, un 85% de los valencianos invierte a medio o largo plazo. Si el 54% se fija un horizonte temporal superior a 5 años, en el conjunto de España el porcentaje desciende al 44%, diez puntos de diferencia, ya que la media de los inversores españoles que establece un plazo de inversión de 2 a 4 años es del 39%, frente al 31% en el caso de los valencianos Solo un 15% lo hace por un periodo de dos años o menos (17% en el ámbito nacional).

Tres de cada cuatro se definen a sí mismos como cautelosos, pero lo cierto es que el 35% de los inversores de la Comunitat asegura no importarle correr riesgos, ocho puntos superior a lo que manifiestan los inversores del resto de España. Así, un 53%  frente al 61% nacional asume riesgos solo a veces, mientras que el 12% en ambos casos evita correr cualquier riesgo. Por el contrario, solo 27% en el ámbito nacional dice que no le importa correr riesgos.

En cuanto a las pautas de inversión, 1 de cada 3 valencianos admite que invierte y después no vuelve a mover el dinero, frente al 66% que continúa invirtiendo—en distintos momentos—más allá de la primera operación. De ellos, casi la mitad invierte de forma recurrente bien de manera periódica o cuando consigue algo de ahorros.

En el ámbito nacional los porcentajes muestran más recurrencia: solo tres de cada diez no mueve el dinero, mientras que el 71% está habituado a seguir realizando operaciones.

En este sentido, la educación financiera puede arrojar luces, y es que sigue siendo una asignatura pendiente entre los inversores, ya que solo el 12% de los encuestados, porcentaje que sube al 17% en el caso de los valencianos, declara tener bastantes conocimientos financieros, mientras que el 83% –87% a nivel nacional– afirma tener ciertas o pocas nociones. Uno de cada cuatro valencianos, además, se deja asesorar.

Sobre su situación financiera, 4 de cada 10 inversores afirma que sus ingresos han disminuido durante la COVID-19. De ellos, la mayoría cree que los recuperará antes de un año. Así, el 20% (22% en el ámbito nacional) declara que espera recuperarse en seis meses, un 44% (39%) entre seis meses y un año, y un 28%, coincide, entre uno y dos años.

La investigación que ha llevado a cabo ING deja ver que los inversores se muestran más optimistas respecto al crecimiento de los mercados bursátiles mundiales que con la economía española. El 47%, siente puntos porcentuales más que la media de España, considera que los mercados crecerán en los próximos cinco años –el 40% (35%) piensa que será un crecimiento entre el 1% y el 10% anual y el 7% más optimista cree que la subida será superior al 10%–. Aunque un 23,4% prevé cierto estancamiento e incluso un 15% caídas entre el 1% y 10% anual, o superiores (4%).

Si bien, sobre el crecimiento de la economía, el 38%: el 16% (13% a nivel nacional) considera que el PIB caerá en España entre el 1% y 2% anual, mientras que el 21% (22%) cree que se producirán caídas superiores al 2% anual en los próximos cinco años.

En palabras de Francisco Quintana, director de Estrategia de Inversión de ING, “estos datos nos demuestran que los inversores son cada vez más conscientes de que la economía y la bolsa no se suelen mover acompasadas. Los inversores han visto cómo en esta crisis la bolsa ha vivido uno de sus rebotes más importantes tras la caída, mientras que la economía real está sufriendo un deterioro. Si relacionamos las expectativas de crecimiento de los mercados con el comportamiento de los inversores, se observa que los inversores no han seguido un patrón lógico y, a pesar de su optimismo sobre el comportamiento futuro de los mercados, pocos han aprovechado el momento para aumentar sus posiciones de inversión”.

El estudio de ING también refleja que los inversores siguen confiando en los fondos de inversión y las acciones para obtener rentabilidad de sus ahorros en los próximos cinco años. De hecho, el 47% de los valencianos que invierten en fondos espera obtener crecimientos, un porcentaje que se eleva al 54% (48% a escala nacional) en el caso de aquellos que invierten en acciones.

La pandemia nos hará ahorrar más

El estudio, realizado a través del Panel Online de Ipsos basado en entrevistas a inversores titulares de fondos de inversión y/o acciones en edades comprendidas entre los 25 y 65 años con un error de muestra máximo del 2,58%, indica que a raíz de la pandemia los inversores confirman que intentarán ahorrar más en el futuro.

El 77% de la muestra de la Comunitat afirma que, a raíz de esta crisis, intentará ahorrar más, considerando que la inversión seguirá siendo una de las vías para conseguir rendimiento de sus ahorros. Un 40% de aquellos que quieren ahorrar más dice que invertirá más en fondos o acciones. En este porcentaje predominan aquellos inversores que han continuado invirtiendo en fondos y acciones durante la crisis del coronavirus y en menor medida aquellos que han mantenido sus posiciones. Por su parte, el 81% meditará más sobre sus inversiones de lo que lo hacía antes.

Suscríbete a nuestra newsletter