Consultamos a los expertos Joaquín Maudos (Ivie) y Francisco Climent (Universitat de València) la repercusión que tendrá la fusión bancaria

Maudos: “Hay que acelerar la reducción de costes y una fusión ayuda a ello”

La posible fusión entre Caixabank y Bankia originará el mayor banco de España con la suma de 650.000 millones de euros en activos, 6.600 oficinas y 51.000 empleados

A la izquierda José Ignacio Goirigolzarri, presidente de Bankia; y a la derecha Gonzalo Gortázar, consejero delegado de Caixabank.

El director Adjunto de Investigación del Ivie y catedrático de la Universitat de València, Joaquín Maudos, apunta que el sistema bancario español se enfrenta a “reducidos niveles de rentabilidad” lo que “plantea serios problemas” en la viabilidad del negocio, más aún teniendo en cuenta la actual crisis en la que estamos inmersos por la Covid-19. Todo ello, señala Maudos, “exigirá muchas provisiones por aumento de la morosidad”. En este contexto, “hay que acelerar la reducción de costes y a ello ayuda una fusión, buscando sinergias entre entidades”, indica el experto del Ivie.

Recalca que es la línea marcada por el Banco Central Europeo (BCE) y que “ya se ha materializado con el primer movimiento corporativo Bankia-Caixabank”. Cabe recordar que este mismo martes, el vicepresidente del BCE, Luis de Guindos, insistía en que una rápida consolidación del sistema financiero -español y europeo- sería “útil” para mejorar la rentabilidad del sector, muy dañada por la crisis del covid y que ya era un problema antes de la pandemia. Dos días después, se hacían públicas las negociaciones entre Bankia y Caixabank sobre una posible fusión de ambas entidades.

Una unión que “daría como resultado la mayor entidad financiera de España por volumen de activos totales, superiores a 650.000 millones, con cerca de 7.000 sucursales y más de 50.000 empleados”, cuantifica Francisco Climent, Profesor Titular del Departamento de Economía Financiera y Actuarial en la Universitat de València. Al igual que Maudos, incide el experto en finanzas de la UV en los problemas de rentabilidad del sistema bancario que “agudizados por la crisis del coronavirus han llevado a una caída de ingresos y el aumento de provisiones para hacer frente a la previsible morosidad de los clientes”.

En esta línea, recuerda Climent que en términos de rentabilidad sobre los recursos propios (ROE), se constatan descensos en ambas entidades. “Los datos a junio de 2020 eran un 2,2% y un 4,7% para Bankia y Caixabank, respectivamente. Cuando los datos a junio de 2019 indicaban un 6,3% y un 4,9%, respectivamente”, señala. Con la fusión, ambos bancos pasarán a ser la principal entidad financiera del país, superando al BBVA y al Santander, y generará fuertes sinergias por su complementariedad, con cierres de sucursales y ajustes de plantilla, que le permitirán reforzar su posición ante la delicada situación generada por la Covid-19.

Imagen tomada este viernes de la sede social de Bankia. Las negociaciones de Caixabank y Bankia, ambas con sedes sociales en València, para unirse y crear el mayor banco de España. EFE/Manuel Bruque.

A su vez, indica Climent que en estos momentos, el Estado español, a través del FROB (Fondo de Reestructuración Ordenada Bancaria) posee más del 60 % del capital social de Bankia, “lo que le permite tener la última palabra en todo este proceso. No hay que olvidar que, a raíz de la crisis financiera, Bankia recibió ayudas del Estado español por más de 24.000 millones de euros”.

Según los cálculos, el Estado, dueño actualmente de casi el 62 % de la entidad madrileña vía el FROB, reducirá su exposición a la entidad resultante al 14 o 17 %, lo que facilitaría la venta de su participación. Por activos, la unión controlaría el 23 % del mercado, frente al 15 % del cuota de su máximo perseguidor, el BBVA; en tanto que su cuota en préstamos sería del 26 %, frente al 15 % del Santander, y en depósitos del 24 %, seis puntos más que la entidad presida por Ana Patricia Botín (18 %), según datos del primer trimestre comparados por Citigroup.

Ambos bancos cuentan con cuotas significativas en regiones como Madrid, Cataluña, la Comunitat Valenciana y las islas y su complementariedad generaría sinergias de unos 700 millones de euros al año, según Citigroup, que calcula que con la operación, Fundación La Caixa, actual máximo accionista de CaixaBank, tendrá el 30 % de la nueva entidad, y el FROB, el 17 %.

“Evidentemente, quedan muchas cosas por decidir: el reparto del poder en la nueva entidad, el plan de negocio y, lo que puede ser determinante, la generación de sinergias que derivarán en la reducción de sucursales y de empleados, evitando duplicidades y consiguiendo un ahorro fundamental de costes”, apunta Climent quien añade que “el mercado de valores avala la fusión con subidas generalizas en Caixabank y Bankia con valores superiores al 10% y el 20%, respectivamente”.

“Todo ello teniendo en cuenta que desde inicios de 2020 la cotización de ambas entidades ha llegado a caer cerca del 50% y 60%, respectivamente. Además, en estos momentos la capitalización bursátil de Caixabank triplica a la de Bankia, lo que podría suponer un proceso de fusión por absorción de la primera sobre la segunda”, explica el profesor de la UV quien concluye que “sin duda, este propuesta de fusión es el anticipo de otras fusiones bancarias que, con mucha probabilidad, tendrán lugar en el ámbito nacional”.

Suscríbete a nuestra newsletter