Medidas ante el coronavirus

Prohíben el baño en el río Túria para evitar posibles contagios

La medida se toma por el escaso cauce de agua que hay en Ribarroja y de acuerdo con la Confederación Hidrográfica

Archivado en: 

El Ayuntamiento de Ribarroja ha dictado una resolución que prohíbe el baño en el río Túria desde este sábado para evitar posibles contagios de coronavirus en esta zona del término municipal y ante la afluencia masiva de visitantes detectada durante los últimos días.

En un comunicado, el consistorio hace un llamamiento para que los visitantes tomen las precauciones sanitarias adecuadas. La medida adoptada sigue las recomendaciones de la Confederación Hidrográfica del Júcar (CHJ) y del Ministerio de Sanidad que desaconsejan el baño en zonas de escaso caudal de agua, con el objetivo de prevenir nuevos contagios de Covid-19 y ante la dificultad de asegurar el cumplimiento total de las medidas preventivas establecidas por las autoridades sanitarias.

Además, en los últimos días se ha producido un incremento “muy importante” en el número de bañistas en Ribarroja como consecuencia directa de la prohibición decretada por los ayuntamientos de los alrededores por donde también transcurre el río Túria.

El alcalde en funciones de Ribarroja y concejal de Hacienda, José Ángel Hernández, ha manifestado que esta resolución municipal “se adopta para anteponer la salud de las personas ante cualquier otro interés y evitar, así, la propagación de nuevos casos de coronavirus entre la población al tiempo que seguimos todas las recomendaciones sanitarias en materia del baño en las zonas fluviales”. 

Rastro en agua residual

Mientras, el Ayuntamiento de València continúa analizando el rastro en agua residual. Desde el consistorio se ha asegurado que se ha estabilizado, aunque “en varias zonas la tendencia es ascendente”, en concreto en los barrios de Tres Forques, Fontsanta, Malilla, Torrefiel y el distrito de Ciutat Vella.

“Esto nos obliga a ser prudentes y actuar de forma preventiva para evitar rebrotes, el objetivo es bajar la incidencia del virus mediante el refuerzo del control del cumplimiento de las medidas ordenadas por las autoridades sanitarias, en especial el uso obligatorio de mascarillas”, ha señalado el concejal de Protección Ciudadana, Aarón Cano, en un comunicado.

La concejala del Ciclo Integral del Agua, Elisa Valía, señala que “gracias a estos controles estamos viendo como podemos anticiparnos, ya que se corresponden nuestros incrementos con los incrementos posteriores de PCR y por tanto tenemos más capacidad de anticipación para poder tomar mejores decisiones”.

En el mismo comunicado, se advierte de que “las actividades sociales y las relacionadas con el ocio, parecen estar en el origen de algunos de los rebrotes. Por ello desde la Delegación de Protección Ciudadana se recuerda el riesgo de bajar la guardia”.

En este sentido, Aarón Cano ha indicado que “quienes están perdiendo el respeto al virus nos ponen en riesgo al resto. No me cansaré de repetirlo en el coche siempre cinturón de seguridad y en los espacios públicos la mascarilla, estas medidas salvan vidas”, recordando las más de 2.500 denuncias relacionadas con la utilización de este medio de protección que se han impuesto en la ciudad de València.

“La solución no está en manos de la Policía Local, mientras no exista una vacuna que se demuestre eficaz depende de cada uno, es la única forma de controlar el virus”, ha indicado Cano, que ha recalcado el “enorme esfuerzo” que se está realizando desde la Delegación de Protección Ciudadana durante esta pandemia, “para garantizar los derechos del conjunto de la ciudadanía”.

Por su parte la concejala responsable del Ciclo Integral del Agua, Elisa Valía, ha apelado también, a la responsabilidad ciudadana en el cumplimiento de las recomendaciones de seguridad “a la vez que la implicamos ofreciendo información y transparencia” y ha añadido en relación a los análisis de aguas residuales, que “esta herramienta es un ejemplo para conocer la gravedad de lo que ocurre en nuestros barrios y actuar en consecuencia”.

Por último, Valía ha destacado que la presencia del virus en las aguas residuales permite trabajar con asintomáticos, una de las claves de la gestión de esta crisis “se actúa con más vigilancia sobre los barrios con mayores índices”.

coronito

Suscríbete a nuestra newsletter