La importancia de la estrategia TI en tiempos de pandemias

Socio
Auren. Consultoría de Infraestructuras y Sistemas de TI
Logo firma
Archivado en: 

Las medidas de confinamiento aplicadas por el Gobierno para contener la expansión de la pandemia de la COVID-19 han supuesto el mayor experimento de teletrabajo de la historia. Como las prisas no suelen ser buenas consejeras, esta apresurada carrera por trabajar desde casa está provocando más de un dolor de cabeza a los directivos de muchas empresas.

Desplazar a millones de trabajadores a sus domicilios ha supuesto un reto para los departamentos de TI en un país que no estaba especialmente preparado para el teletrabajo. Este cambio de paradigma obligado a adaptar nuestras redes corporativas, acceso a la información y aplicativos y hemos dejado de lado, en muchas ocasiones, la seguridad.

La dispersión de teletrabajadores y el acceso desde conexiones domesticas no seguras ha provocado que la superficie de exposición a posibles ciberataques se haya multiplicado. Hemos pasado de la seguridad de una red corporativa, delimitada por un perímetro claro y controlado por nuestro firewall, a tener que permitir el acceso a las aplicaciones y los datos de la empresa desde infinidad de conexiones externas. En esta “nueva normalidad” cobra una importancia máxima la securización de todas estas conexiones externas a través de una solución del acceso remoto seguro.


Un servicio Cloud adecua la capacidad de los recursos de TI a las necesidades del negocio en cada caso, y el coste, a la realidad de la compañía

La primera pregunta que nos hacemos en nuestro primer día de teletrabajo es “¿dónde están mis datos?”. He hablado estas semanas con varios directores generales que todavía se están dando cabezazos contra la pared por no haber abordado aquel proyecto de transformación digital que les estuve presentando. Digitalizar toda la información de la compañía, trabajar con cero papeles y revaluar todos los procesos bajo el prisma de la accesibilidad, nos permite trabajar desde cualquier lugar como si estuviéramos en nuestro despacho.

Una estrategia básica como trasladar los servidores a un proveedor de servicios de Cloud aporta muchas ventajas. Hemos tenido varios clientes que trabajan en nuestro Cloud y han visto suspendida su actividad completamente debido al estado de alarma. En estos casos, apagamos los servidores no necesarios y eliminamos esos costes mensuales mientras permanezcamos en esta situación.

De manera contraria, tenemos clientes que han visto desbordadas sus ventas a través de su plataforma de e-commerce y hemos tenido que aumentar los recursos dinámicamente para satisfacer sus necesidades. Un servicio Cloud permite adecuar la capacidad de los recursos de TI a las necesidades del negocio en cada caso, y, por tanto, el coste, a la realidad de la compañía. Con una solución Cloud ganamos en seguridad y disponibilidad de nuestros datos y, si añadimos la variable del teletrabajo con la mayoría de los accesos desde fuera de nuestra red corporativa, podemos garantizar la continuidad de nuestros servicios en prácticamente cualquier circunstancia.

Otro aspecto importante es la generalizada ausencia de equipos portátiles en las empresas que, junto con problemas de desabastecimiento generados por la situación y una escasez previa de procesadores por parte de la industria, ha hecho en muchos casos imposible dotar de equipos corporativos a todos los teletrabajadores. Esta situación ha abocado a muchos usuarios a acceder a la red de la empresa desde equipos domésticos poco seguros. Establecer un sistema de Desktop as a Service (DaaS) con un sistema de escritorios virtuales (VDI) permite ofrecer un entorno de trabajo seguro y controlado a los usuarios desde diferentes plataformas. De esta forma se evitan fugas de información y riesgos para la empresa.

En esta terrible realidad en la que nos encontramos, lamentarse no sirve de mucho. Debemos aprender de lo ocurrido y preparar nuestras empresas para enfrentarse a próximas oleadas o posibles situaciones similares de teletrabajo, ya sean forzadas o elegidas. Si queremos que nuestra empresa esté preparada tenemos que comenzar a diseñar una estrategia de TI inmediatamente.

Suscríbete a nuestra newsletter