Hoja de ruta

El plan de Ivie: revisar prioridades, eficiencia en gasto y capacidad para generar ingresos

Puig cree que "si hacemos las cosas bien y se promueve un crecimiento sano, no se tendrá que producir ningún recorte"

De izq. a dcha. Joaquín Maudos, director adjunto de Investigación del Ivie, Francisco Pérez, director de Investigación y el president, Ximo Puig tras presentar el plan a los grupos parlamentarios

La renta per cápita de un valenciano es hoy un 12% inferior a la media nacional. Esa brecha se explica, en gran parte, por la menor productividad de la economía de la Comunitat, por lo que uno de los pilares del plan de reconstrucción que presenta el Ivie pasa por aumentar el esfuerzo inversor en aquellos factores que pueden hacernos más productivos.

“Eso exige reformas estructurales y una decidida modernización del tejido productivo y del sector público, con la mirada puesta en un horizonte de largo plazo”, ha explicado Francisco Pérez, director de Investigación del Ivie, en la presentación del plan.

Como respuesta, el president Ximo Puig ha apelado al consenso de toda la sociedad para sellar un gran acuerdo: ‘Nada va a ser fácil si no sumamos todos los esfuerzos’, ha dicho, al tiempo que ha valorado la “receptividad” mostrada por los síndicos de Les Corts en este encuentro.

Puig, que ha destacado que, para llegar a una “solución compartida, resulta conveniente partir también de un “diagnóstico compartido“, entiende que se está marcando el itinerario de toda una década, por lo que se ha de pensar “en las próximas generaciones, y no en las próximas elecciones”.


E3tv: Hoja de ruta para la recuperación de la Comunitat

IVIE-puig-con-informe

El President muestra el informe realizado por el IVIE. | Foto: Gva


El documento parte de que el impacto de la crisis en la Comunitat será mayor que en España en cuanto a pérdida de renta y empleo, por su especialización en sectores más afectados, como el turismo; por su empleo más vulnerable (trabajadores temporales, con menor formación…) y  por la existencia de un tejido empresarial dominado por micropymes y pymes.

Asimismo, el informe resalta de nuevo el problema de la infrafinanciación de la Comunitat: “Mantener unos niveles de gasto por habitante en sanidad y educación similares a la media supone un esfuerzo financiero mayor para la Generalitat y reduce sustancialmente los recursos disponibles para el resto de políticas”, evidencia.

Por ello, Pérez se ha referido a la necesidad de contar con un “horizonte financiero sostenible”, y dar solución a una infrafinanciación “tan duradera como injustificada”.

Evitar un endeudamiento insostenible

Aunque a corto plazo la prioridad se centra en aplanar la curva de contagios y ampliar la capacidad de respuesta del sistema sanitario; sostener el empleo y el tejido productivo; proteger los ingresos de los más perjudicados; y mantener y reforzar la capacidad de pago de las AA. PP.; a medio plazo el Ivie urge a volver a generar ingresos para que puedan seguir funcionando el sector privado y público; evitar el riesgo de un endeudamiento público insostenible; mejorar la seguridad del sistema de salud y de las residencias de ancianos; apostar por la educación en igualdad de oportunidades; e incorporar el conocimiento como palanca básica para ganar competitividad.

Al respecto, ha destacado Pérez a preguntas de este medio, que asegurar la sostenibilidad de las cuentas públicas a medio y largo plazo, pasa porque los desequilibrios que se reflejan en el déficit no hagan insostenible ese endeudamiento. “Una vez comience la recuperación se ha de saber que el desequilibrio entre ingresos y gastos no puede ser ni exagerado ni permanente, habrá que revisar las prioridades y la eficiencia en el gasto, por un lado, y la capacidad de generar ingresos públicos, por otro, por tanto, viendo de qué fuentes con capacidad efectiva de recaudación pueden venir”.

Respecto a esta búsqueda de la consolidación fiscal, el president Puig entiende que por una parte es necesario “revigorizar el Estado de Bienestar, siendo más eficientes y promoviendo un crecimiento sano”, y por otra, “acompasando los tiempos para esa consolidación fiscal que se tendrá que ir produciendo en los próximos años, somos conscientes de que se debe corregir”, ha sentenciado.

Si bien entiende Puig, a diferencia de los ajustes que demandaba la Airef, “que si hacemos las cosas bien y se da ese crecimiento sano, no se tendrá que producir en absoluto ningún recorte”.

Reformas estructurales

El informe incluye también, una vez recuperadas la renta y el empleo, una serie de reformas estructurales, así como mejorar la eficiencia de empresas y administraciones desde las siguientes premisas:

– El crecimiento basado en el conocimiento, aumentando el esfuerzo inversor en I+D+i, variando su composición para que adquieran mayor protagonismo las empresas y la inversión privada en intangibles.

– El refuerzo de la colaboración entre empresas, universidades, institutos y centros tecnológicos para realizar proyectos conjuntos que permitan superar los difíciles retos de la actual crisis y aprovechar las oportunidades.

– La mejora de los resultados del sistema educativo, la excelencia formativa y la igualdad de oportunidades.

– La digitalización del tejido productivo, desarrollando un ecosistema de empresas especializadas en productos y servicios digitales, digitalizando los modelos de negocio y desarrollando las infraestructuras 5G públicas o apoyadas públicamente.

– El fomento del emprendimiento, impulsando las vocaciones emprendedoras y simplificando el marco regulatorio para que facilite el crecimiento de las empresas.

– La internacionalización competitiva de las empresas, apoyando su adaptación a las oportunidades de la nueva normalidad y la especialización en actividades de valor añadido, con tareas más cualificadas y creativas.

– La relocalización de actividades, fomentando la colaboración público-privada para atraer inversiones que refuercen la posición valenciana en las cadenas de valor, potenciando los clústeres y parques tecnológicos.

– El fomento de la responsabilidad social corporativa (RSC) y los sistemas de gobierno corporativo profesionalizados entre las empresas valencianas, y su colaboración en objetivos medioambientales, sociales y tecnológicos.

– La reducción de emisiones y atracción de inversiones verdes, impulsando un crecimiento medioambientalmente sostenible y el aprovechamiento de sus oportunidades.

– La digitalización y profesionalización de la Administración pública, para mejorar la eficiencia en su gestión y transformar la prestación de sus servicios y la evaluación de los resultados de sus políticas.

– El saneamiento financiero de la Generalitat Valenciana para reducir su vulnerabilidad actual y reforzar su autonomía fiscal y de gasto.

Suscríbete a nuestra newsletter