Crisis coronavirus

Ivefa reivindica a la empresa familiar como generadora de empleo tras las crisis

Ivefa analiza en un webinar con Ifedes la actual situación económica y cree que cuando esta pase, serán la empresa familiar la que vuelva a sacar adelante el empleo

El Instituto Valenciano para el Estudio de la Empresa Familiar (Ivefa) está convencido de que, como en situaciones pasadas, cuando la situación se normalice serán las empresas familiares las que seguirán tirando de la economía y el empleo, de ahí su necesidad de protección y apoyo.

Así lo ha señalado su presidente, Francisco Vallejo, durante un webinar organizado para explicar a sus asociados algunas de las medidas urgentes extraordinarias establecidas para hacer frente al impacto económico y social de la COVID-19:

“Cuando acabe toda esta difícil situación, volverán a ser las empresas familiares las que saquen adelante un gran porcentaje del empleo de la Comunitat y de España”. Por ello, Vallejo ha insistido en que “creemos que el apoyo a las empresas familiares, en un momento como este, es crucial para el sostenimiento de la economía”.

Bajo el título ¿cómo afrontar el nuevo escenario empresarial?, Juan José Barceló, Consultor Desarrollo de Negocio en Grupo Ifedes y miembro asesor independiente en Consejos de Administración y Comités de Dirección; y Francisco Alba, Consultor de Operaciones Corporativas de la división de Corporate Finance & Ventures de Grupo Ifedes, Borealis han explicado que las empresas deben asumir que ha llegado un momento de cambio de ciclo, en el que dejarse llevar por la desorientación y el miedo irracional no contribuye a salir reforzados.

“Es muy importante plantear escenarios razonables, ver como estos pueden ser afrontados y empezar a actuar desde ya. Las empresas deben centrar sus esfuerzos en su liquidez, garantizar un buen control de gestión y tener bien cubiertos los puestos clave. Para salir de esta “Hibernación” impuesta por la pandemia, hay que trabajar de manera muy activa en la estrategia para la reactivación“, ha señalado Barceló.

Por otro lado, Francisco Alba ha explicado que las consecuencias económicas para las empresas a largo plazo vendrán marcadas por la capacidad de crecimiento, contratación e inversión, así como la propia viabilidad de las mismas en el medio plazo.

Los expertos han constatado que hay una gran incertidumbre sobre lo que va a pasar el día “n+1”, cuándo se va a producir dicho día y cómo va a ser la recuperación de cada sector. Existe incertidumbre sobre el comportamiento de los mercados de capitales y el acceso al crédito a medio/largo plazo. “La banca cuenta con poco margen para incrementar los volúmenes de financiación y su balance se va a resentir al aumentar riesgo de crédito con los clientes que ya tiene. Además, va a tener una carga adicional por la financiación al sector público”, han desgranado.

Durante el encuentro, también se ha analizado si los programas de deuda avaladas por el Estado suponen una solución. En opinión de Alba, “a corto plazo, evidentemente sí, ya que alivian las tensiones de tesorería originadas por la caída drástica de ventas y escasez de ingresos o incluso ausencia de los mismos”. “En la práctica, se está financiando a largo (5 años) pérdidas originadas a corto e incluso obligaciones tributarias corrientes (IVA, etc). Compañías con una estructura de deuda muy ajustada previamente pueden ver comprometida su viabilidad y verse abocadas a un proceso de reestructuración”, ha señalado.

Suscríbete a nuestra newsletter