Espacios flexibles para los negocios emergentes

Socio Fundador
Reina’s Capital, S.A.

La expresión inglesa as a service (como servicio) se usa para manifestar aquello que se paga según el consumo que se haya realizado. Se opone al concepto de as a product que significa que lo intercambiado se adquiere en propiedad en un solo pago.

Su origen se puede rastrear hacia mediados del año 2000 cuando nació el concepto de servicios informáticos ‘en la nube’. Estos pasaron de adquirirse en soporte físico (CD o DVD) a ser contratados y utilizados en internet. Se acuñan así los términos software as a service y software as a product.

Las principales características del modelo as a service son el pago según el cliente se va consumiendo, la ubicuidad y la escalabilidad de la cantidad consumida. Este modelo ha entrado al mundo inmobiliario como Real Estate as a Service y denota principalmente los servicios de espacio flexible. Además, se entiende que el REAAS incluye todo un sistema de servicios complementarios o amenities para los usuarios del inmobiliario al uso.


“Disponer de un entorno de trabajo eficiente incide en la productividad”


Las principales consultoras y expertos del sector coinciden en señalar que en el futuro año 2030, el 30 % del espacio total de inmuebles destinados a oficinas serán en el formato de “espacios flexibles”, en cualquiera de sus modalidades. En ciudades como Barcelona, la cifra de penetración de los espacios coworking respecto al total de oficinas se sitúa en el 1,9 %, y en Madrid, alrededor del 1,2 %. Si analizamos la cifra en ciudades europeas se encuentra en el entorno del 1 %, lo que muestra el amplio margen de crecimiento que tienen estas ciudades siendo Londres la que registra más espacio coworking (por encima del 5,1 %).

Además, en los próximos cinco años, estos espacios representarán el 5 % del stock mundial total de oficinas, lo que significa 7 millones de m² adicionales tan solo en Europa. El sector de los espacios flexibles mueve más de 250 millones de euros en España.

En la Comunitat Valenciana, cada vez está más integrado en la vida empresarial. A los ya habituales operadores locales se está sumando la entrada de los grandes players mundiales, como Grupo IWG con marcas como Regus o Spaces, líder mundial del sector con el 11 % de cuota de mercado, que pone a la Comunitat Valenciana entre sus lugares estratégicos para abrir nuevos espacios de coworking.

El diseño de las oficinas, la innovación, la tecnología y los cambios económicos y culturales han moldeado la concepción más tradicional que teníamos de los entornos de trabajo para convertirlos en lugares cómodos, modernos e inspiradores.


“La clave son oficinas con emociones y valores”


Hoy en día ya nadie duda de que disponer de un entorno de trabajo eficiente incide directamente en la productividad de los empleados y que los espacios de trabajo colaborativos potencian estos aspectos y otros como las sinergias y el impulso de la actividad de los individuos/empresas que conviven en estos espacios. La clave son oficinas con emociones y valores. De este modo, planteamos un cambio radical hacia un Flexible Workspace transformando el espacio para crear nuevos entornos de trabajo más atractivos.

Iniciativas como el Distrito Digital han puesto a la Comunitat Valenciana en el mapa de las grandes compañías internacionales. La demanda de empresas que quieren establecerse en el entorno del Mediterráneo ha crecido en los últimos años. El modelo más rápido, adaptado a las necesidades y con mayor libertad a la hora de acoger a dichas empresas, es el modelo de oficina flexible. Hay una oportunidad latente, evidentemente es un sector todavía muy joven y con cifras pequeñas en comparación con los grandes sectores. Pero es ahí donde residen las grandes oportunidades.

Suscríbete a nuestra newsletter