En Sala Russafa hasta el 1 de marzo

C. Cardeñas: “La Invasión de los Bárbaros simboliza la llegada de la sinrazón”

Chema Cardeña y Rosa López, durante la interpretación de la obra. | Imagen: Sala Russafa

Hasta el 1 de marzo, Sala Russafa programa “La invasión de los bárbaros”, un emotivo drama de la compañía valenciana Arden Producciones, escrito y dirigido por Chema Cardeña.

La obra es una vorágine donde confluyen temas como el valor social del arte, el feminismo, la conciencia y la memoria histórica. En el escenario nos encontramos con dos tramas diferentes, a las que separan 70 años. Por una parte, se muestra lo que ocurre en los sótanos de las Torres de Serrano, durante el interrogatorio de un teniente franquista a una conservadora de arte del Museo del Prado en 1939 acerca del paradero de un cuadro que ha desaparecido. Por otra, el encuentro en 2009 de una activista de la memoria histórica con un alcalde conservador de un municipio de provincias.

Juan Carlos Garés, Iria Márquez, Rosa López y el propio Cardeña dan vida a este conmovedor trabajo al que acompañan excelentes críticas desde su estreno en Barcelona.
Economía 3 ha hablado con Chema Cardeña, dramaturgo, actor, profesor y  director artístico de la compañía Arden Producciones y del Centro Cultural Docente de AAEE – Sala Russafa de Valencia, de las que es también miembro fundador, para conocer su opinión sobre alguno de los temas que se tratan en la obra.

– ¿A quién quiere rendir homenaje la “Invasión de los Bárbaros?

A la gente que ha estado sin voz, a los que han sufrido el desastre que ha sido el intentar algo tan sencillo como sacar a sus familiares de las  fosas, o ni siquiera eso, o tan solo rehabilitar sus nombres, que se anularan aquellos juicios en los que se les acusaba de delitos que jamás habían cometido solamente por ser maestros, funcionarios o enfermeras de una República constitucional y de repente se vieron condenados y fusilados.

Concretamente, queremos rendirle tributo a esas familias que llevan años y años en silencio y que por fin veían una oportunidad de hablar. Por ello, “La Invasión de los Bárbaros” rinde homenaje a la impotencia de poder restaurar la dignidad y la memoria.

– La obra da importancia a tres fechas clave: 80 años, 25 años y 200 años. ¿Qué es lo que une a estas tres fechas?

Son fechas que nos afectan a todos porque hace 80 años se produjo el fin de la guerra civil española, que podría haber sido una fecha buenísima, pero también fue el inicio de cuarenta años de dictadura y de terror. Llevamos ya otros cuarenta años de democracia en los que ya ha habido mucho tiempo en el que podrían haberse cicatrizado esas heridas.

La invasión de los bárbaros

Por supuesto otra de esas fechas clave es el aniversario del Museo del Prado, que cumple 200 años y es la memoria real viva de todos. “La invasión de los bárbaros” refleja también la importancia para la posteridad de la historia de verdad, de la historia imparcial, de la historia de los hechos y el Museo del Prado está lleno de testimonios en cada cuadro que nos trasladan a muchas épocas diferentes y nos dan mucha información.

Con lo cual, se trata de un triple homenaje a todo ese viaje, que este país parece que nunca acaba de hacer, y es el de la memoria justa. Esta memoria tiene que asegurar que todos vivamos en paz, que seamos conscientes de lo que pasó, sin acusar a nadie, y reconociendo la verdad.

Como dijo el presidente de la II República, Manuel Azaña, “el Prado es más importante que la República y la monarquía juntos” cuando empezaron a evacuar los cuadros del museo con motivo de la guerra civil. Creo que esta frase dicha por un político de este país tiene más mucho más mérito que muchas otras que se han pronunciado a lo largo de la historia porque está hablando de cuidar nuestro patrimonio, nuestra identidad y nuestra historia. Y es nuestro patrimonio también los desaparecidos, los fallecidos y los ejecutados injustamente, al igual que las barbaries, las torturas o las represalias y todo lo que ocurrió después.

– A lo largo de la obra se va desvelando un cuadro…

La obra ocurre en dos etapas diferentes donde vemos la gran injusticia de una época pero seguimos viendo la injusticia de nuestra época. Yo creo que el cuadro lo que indica es la continuidad de esa impunidad.. “La Invasión de los Bárbaros” es el cuadro que desaparece, es el cuadro que simboliza la llegada de la sinrazón, de la barbarie y de la impunidad.

– Siguiendo con las fechas, la obra se centra en dos épocas, 1939 y 2009. ¿Por qué 2009?

Me decanté por 2009 porque justo hacía dos años que se había aprobado la Ley de Memoria Histórica. La obra pretende empezar ese periplo que iniciaron las familias, que comenzaron gracias a una ley, que se ha retrasado durante 40 años y que gracias a ella empezaron un verdadero calvario para intentar conseguir que se buscaran unas fosas y que se recuperaran unos cuerpos o que se recuperara una memoria y una dignidad. Era reciente, acababan de pasar dos años y me pareció oportuno que fuese precisamente los inicios porque luego, afortunadamente, aunque con mucho sufrimiento, se ha ido suavizando y se han ido agilizando los trámites. Ahora, la nueva ley va a conseguir que, definitivamente, esto pase a ser la normalidad de un país democrático que asume sus errores y que reconoce lo que ocurrió y no pasa nada, hay que seguir mirando hacia adelante.

– ¿Y que vinculación existe entre ese año y la ley del aborto y los últimos atentados de ETA?

Estamos hablando de la legislatura de los socialistas presidida por José Luis Rodríguez Zapatero. Fue un momento en el que empezaron unas leyes que eran tan precisas, tan necesarias y tan olvidadas. También fue el fin de una banda terrorista que teníamos incrustada en la piel. Igualmente fue el año en el que un presidente de color (Barack Obama) entraba en la Casa Blanca. Con lo cual, me parece que 2009 fue un año de cambios.

Invasión de los bárbaros-Iria Márquez

Iria Márquez durante la función. | Imagen: Sala Russafa

– La obra también hace un guiño a la igualdad. De hecho, sois dos hombres y dos mujeres los que trabajáis en ella.

Es una reivindicación absoluta. Me parecía justo que las mujeres, que fueron tan víctimas como los hombres durante la guerra y por supuesto, durante el franquismo, ya que el hecho de ser mujer no les eximía de ser fusiladas o encarceladas. Era justamente lo contrario, el agravante de ser mujer todavía injuriaba más a su propia entidad de mujer.

Los hombres que trabajamos en la obra, Juan Carlos Garés interpreta el papel de un teniente franquista y yo el de alcalde conservador intransigente e intolerante.

Hay que tener en cuenta que la mujer ha sido la conservadora de esa memoria, la que ha mantenido viva la llama del recuerdo, las que tuvieron “la suerte” de no ser ejecutadas y seguir viviendo con el dolor de no saber dónde estaba su ser querido. Ellas son las encargadas de seguir esa transmisión y creo que desde el s. XX, que la mujer comenzó una lucha imparable y que todavía no ha acabado y donde queda mucho por recorrer, me parecía justo que fuesen, precisamente ellas, las que llevasen el sentido común a la obra.

– Por último, Arden Producciones cumple 25 años. ¿Cómo tienen previsto celebrarlo?

En marzo tenemos previsto hacer una celebración pero como tenemos la obra anterior, que fue “Shakespeare en Berlín”, que todavía continúa de gira y que habla sobre la extensión del nazismo en Alemania… digamos que vamos a tener un año muy reivindicativo, aprovechando nuestro aniversario. No nos importa tanto el protagonismo de mantenernos durante 25 años, que ya es, como el de hacer nuestro trabajo.

Se trata de dos montajes que se van a poder seguir viendo por toda España y nos parece curioso que los podamos ir combinando. Pienso que el teatro debe ser compromiso ya que los creadores tenemos una responsabilidad con nuestra sociedad. Por ello, estos dos montajes: Shakespeare en Berlín y La Invasión de los Bárbaros van a ser los buques insignias. El año que viene, quizá, organizaremos unos actos más concretos.

– Después de València, ¿dónde podrá verse “La invasión de los bárbaros?

Después de recorrer la Comunitat, la siguiente parada será Sevilla, hemos estado ya en Barcelona y seguiremos a Zaragoza, Málaga… Shakespeare en Berlín ya lleva cuatro años en cartel.

Suscríbete a nuestra newsletter