Entrevista a Vincent Benac, fundador de El Hachazo

El Hachazo lleva a València el juego de tiro con hacha, un “baile” para huir de la rutina

El primer centro de València abrirá en enero y continuará teniendo la seguridad como uno de sus prioridades

El Hachazo | E3

El primer juego de tiro con hacha llegará a València en enero de la mano de El Hachazo, un deporte que para Vincent Benac, uno de sus fundadores, es como “un baile” que sirve para huir de la rutina. La empresa, que fue la que trajo este deporte a España con su local en Madrid, ha elegido la capital del Túria para su segunda apertura en nuestro país. El motivo ha sido el atractivo turístico de la ciudad y el cariño que Benac tiene por València.

En diciembre de 2017, los franceses y socios Vincent Benac y Adrien Cabrol descubrieron en París un negocio de tiro con hacha y les encantó la idea. Por ello, comenzaron a estudiar cómo podían implantarlo en España, el lugar donde querían vivir. Casi siete meses después, a finales de mayo de 2018, abrieron en Madrid el primer local de tiro con hacha en España.

“La capital siempre es un buen lugar para empezar”, defiende Benac, que recuerda el pasado como scouts de ambos socios como una de las claves para el negocio. “Yo crecí en el campo. Cuando iba al taller, cogía un hacha y disparaba contra los árboles; me lo pasaba bien así. Es un deporte muy divertido y es muy fácil”, asegura.


Benac: “Todo el mundo logra clavar el hacha, hasta un niño o personas mayores pueden hacerlo”


Los madrileños también se han sentido atraídos por el tiro con hacha. Así lo demuestran los más de 10.000 jugadores que se han atrevido a lanzar estas herramientas. “Todo el mundo logra clavar el hacha, hasta un niño o personas mayores pueden hacerlo. Tenemos bastante gente que vuelve”, apunta el fundador.

También admite que los jugadores “se pican”, ya que en El Hachazo cuentan con doce tipos de hachas distintas que aprender a lanzar. “No hay un hacha especial para lanzar, cualquiera se podría lanzar. Puedo enseñar a lanzar hasta un clavo o un destornillador, hay una técnica. Enseñamos varias formas de lanzamiento de hacha con varios tipos, por eso la gente vuelve”, explica.

el-hachazo

Jugadores de El Hachazo | E3

No mezclan alcohol y hacha

Benac subraya que el personal está muy atento e intenta que los jugadores lo pasen bien. Por ello, en Madrid cuentan con seis dianas, con un instructor por cada dos para dar un servicio personalizado. En este contexto, asegura que la seguridad es “primordial” y destaca que en su centro de la capital no venden alcohol, al contrario que otros establecimientos de tiro con hacha.

“La seguridad es primordial. En Francia, EE.UU y Barcelona, algunos centros venden alcohol a los jugadores. Nosotros no lo hacemos porque pensamos que es una locura, estamos muy encima de la seguridad. En València tendremos una barra, pero para después del juego, para que no se pueda mezclar alcohol y hacha”, puntualiza.

A este respecto, matiza que en València contarán con cinco dianas, una menos, para incluir un concepto “un poco nuevo”. “En Madrid es puro tiro de hacha, no tenemos cafetería. La gente juega y se va. Nos dimos cuenta de que había mucha gente que quería ir a la barra a tomar algo después de hacer deporte. Este negocio –el de Madrid– lo monté como lo haría un francés. No quería mezclar alcohol y hacha, esa era mi obsesión por la seguridad. En València he preferido tener una diana menos y un lugar para estar juntos más grande”, precisa Benac.

El Hachazo se situará en el céntrico barrio de Russafa y abrirá sus puertas entre el 9 y el 15 de enero, depende de la rapidez de las obras, ya que deben insonorizar el local. El fundador muestra su cariño por la capital valenciana, primer sitio de España donde aterrizó el francés y ciudad en la que quiere vivir. Ello le llevó a montar en esta ciudad su segundo negocio de hachas.

el-hachazo

El Hachazo | E3

Russafa, el “barrio de moda” con tiro con hacha

De hecho, estaba tan convencido de este paso que, según admite, no realizó ningún estudio de negocio en la ciudad sobre cómo iría el local. “Tengo en mente que hay 800.000 personas que viven en València, es una de las primeras atracciones turísticas de España y uno de los primeros puertos de Europa en contenedores. Estoy bastante tranquilo, tengo la idea de que va a funcionar”, garantiza.

Además, destaca la ubicación del negocio en Russafa, un “barrio de moda” que acogerá un local “muy bonito”. “En València estamos en el centro de la ciudad, estoy ilusionado. Creo que Russafa es un buen lugar para montar este tipo de negocio”, relata Benac.

El fundador señala que pensó en otros barrios valencianos como Benimaclet, aunque declinó la opción porque la población es más joven; mientras que el perfil de sus jugadores está entre los 25 y 50 años. En cuanto a los jugadores que espera en el ‘cap i casal’, Benac no se atreve a hablar de cifras, aunque admite: “Como en Madrid no va a funcionar, pero espero unos cuantos clientes”.


Benac: “Es sano, durante una hora trabajas todo tu cuerpo; es como un baile”


Asimismo, apunta que se trata de un juego “ideal” para las empresas, ya que es uno de sus principales clientes. “Permite romper las barreras jerárquicas, es una forma de romper el hielo”, indica. Además, añade que no se trata de un juego de hombres y precisa que el 40 % de sus jugadores son mujeres. “Es un deporte de buen gesto. También, es bastante sano, porque durante una hora trabajas todo tu cuerpo, no solo el brazo que lanza el hacha. Es como un baile”, explica.

Enfocados en la seguridad

Por otro lado, resalta que el juego no es peligroso si los jugadores prestan atención a los instructores y si el centro está bien construido. “Hay centros que tienen el suelo de goma porque quieren amortiguar el ruido del hacha, pero las hachas rebotan”, advierte. Por ello, asevera que ellos están enfocados en la seguridad y no han sufrido ningún accidente. “No es un deporte más peligroso que el fútbol”, asegura.

De hecho, destaca que cuentan con un test de alcohol en los locales y que se reservan el derecho de admisión. “Si alguien toma una cerveza, ponemos un sello en las manos para que no pueda jugar, porque hay un instructor que verá que ha tomado algo. Está muy controlado esto, no podemos bromear. Estamos para que la gente se lo pase bien, pero hay que guardar el control siempre”, asevera Benac concienciado.

Respecto a futuras aperturas, anuncia que han montado una franquicia y ellos elegirán con quién trabajan, dependiendo del perfil. “Alguien se pone en contacto con nosotros y, si nos gusta el perfil, proponemos hacer una franquicia. No trabajamos con cualquiera. Damos toda la información para gestionar el centro y nuestra marca”, puntualiza. De hecho, ya tienen previsto un nuevo espacio en Cuatro Caminos, en Madrid.

Suscríbete a nuestra newsletter