Las nuevas tecnologías también exigen la prevención de nuevos riesgos laborales 4.0

Las nuevas tecnologías también exigen la prevención de nuevos riesgos laborales 4.0

El Instituto Tecnológico Metalmecánico, Mueble, Madera, Embalaje y Afines (Aidimme), la Federación Empresarial Metalúrgica Valenciana (Femeval), la Federación Empresarial de la Madera y Mueble de la Comunitat Valenciana (Fevama), Unión de Mutuas, Unimat Prevención y la Agrupación Empresarial para la Innovación de los Procesos Productivos del Metal y Afines (Valmetal), se han unido para analizar en profundidad el impacto de las nuevas tecnologías en su estudio R-Evolución Industrial: Prevención y retos 4.0. Esta mañana, en la sede de Femeval, se ha presentado la segunda fase del estudio centrado en los nuevos riesgos laborales que pueden acompañar a la implantación de la Industria 4.0.

El estudio, un «proyecto multidisciplinar en constante evolución», en palabras del presidente de Femeval, Vicente Lafuente, casi bordea lo que no hace tantos años pertenecía a la más pura ciencia-ficción. En en esta segunda fase se estudia «la relación persona-máquina, en busca de respuesta a riesgos inexplorados hasta ahora», con el fin de que la transformación digital sea «más productiva, más segura y más humana».

La segunda fase de R-Evolución Industrial: Prevención y retos 4.0, ha estudiado los posibles que riesgos que suponer los drones, los cobots (robots colaborativos), los exoesqueletos el IoT, la fabricación aditiva y la realidad tanto virtual como aumentada.

En lo que respecta a los ya populares drones, además del evidente daño que pueden causar sus caídas o cortes con las hélices, también se han detectado riesgos como el contacto con las baterías de litio, así como los derivados de los trabajos en altura, o en espacios reducidos o la exposición a campos electromagnéticos en el mantenimiento de antenas.

Lo cobots, que como ha declarado el presidente de Femeval, «no vienen a sustituir a las personas, sino a realizar tareas penosas y monótonas», presentan riesgos derivados de la interacción humano-robot como contactos mecánicos, movimientos repetidos por el ritmo del cobot, sobreesfuerzos y posturas forzadas. Se prevé, asimismo, la aparición de nuevos riesgos como el control gestual e incluso riesgos psicosociales derivados de los cambios de organización del trabajo.

riegos

| E3

Los exoesqueletos, concebidos fundamentalmente para la asistencia en tareas de carga, se ha detectado que pueden ocasionar choques por escasa maniobrabilidad, caídas por desequilibrios, disconfort térmico y rozaduras por el uso, compresión de músculos o nervios, riesgos higiénicos por compartir equipos, aumento de la carga física y del ritmo cardiovascular por el peso del exoesqueleto, estrés y pueden entorpecer los movimientos.

En lo que respecta a la fabricación aditiva, sus peligros son mayoritariamente de carácter higiénico, por exposición a sustancias nocivas o tóxicas. La realidad virtual o aumentada, es susceptible de provocar fatiga visual, sobreesfuerzos en el cuello, mareos o desorientación.

Algo muy distinto se pude decir del Internet de las Cosas (IoT), ya que su función principal es automatizar la vigilancia del uso de equipos y evaluar su efectividad real, genera procesos de actuación inmediata (identificación de situaciones peligrosas, emisión de avisos y alertas, activación o inhibición de equipos o procesos, etc.), mejora los tiempos de respuesta en gestión de emergencias, y favorece una prevención predictiva al anticiparse y predecir accidentes laborales y averías a través del análisis de datos.

Lafuente ha anunciado que Femeval va a poner en práctica una política proactiva en materia preventiva de riesgos laborales adaptada a esta nueva realidad, a través de «un Plan Estratégico 2020 para bajar a la tierra la digitalización y ayudar a su implantación en los sectores más tradicionales». Ha calificado dicho Plan como «una idea práctica y necesaria, y será un proyecto en constante evolución».

El director general de Unimat Prevención, Ignacio López-Lapuente, se ha referido a los «riesgos psicosociales» que la Industria 4.0 puede provocar en los trabajadores, tales como «tecnoansiedad y tecnofobia. El avance de la tecnología en el ámbito laboral puede generar inquietudes y problemas, y debemos desarrollar técnicas para evitarlos. La base es aclarar «que no viene a sustituir a la persona, sino a ayudar»; para que la idea cale entre la mayoría de las personas, «debemos trabajar en formación y en la gestión del stress». Sin olvidar el punto clave que ha remarcado López-Lapuente: «La persona está en el centro de la evolución, y eso es lo que nunca puede cambiar».

La presentación de este análisis de riesgos 4.0 también ha contado con la presencia del director general de Trabajo, Bienestar y Seguridad Laboral de la Generalitat Valenciana, Gustavo Gardey, quien ha dado la enhorabuena «por esta iniciativa» a todas las entidades participantes en el estudio R-Evolución Industrial: Prevención y retos 4.0, y ha recordado que uno de los valores de la Industria 4.0 es el de «producir con mayor seguridad, eliminar puestos penosos e insalubres» y ha anunciado que, además, «va a impactar en el marco regulatorio y en la negociación colectiva de los próximos convenios laborales» para asegurar que las nuevas formas de producción «no menoscaben los derechos». 

Mutua Levante Seguros
INSO SUMINISTRO DE MATERIALES Y PIEZAS PARA CUALQUIER INDUSTRIA
lantania lIderes en España en infraestructuras agua y energIas renovables
lantania lIderes en España en infraestructuras agua y energIas renovables
Helvetia proyecto turbulencias objetivo

Dejar una respuesta

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.