Proyectado en Cálig está pendiente de la autorización del Consell

Castellón contará con el primer camping burbuja de la Comunitat Valenciana

Es una iniciativa de un empresario barcelonés que contempla doce estancias para dos personas con infraestructuras de PVC y de poliéster transparente

Archivado en: 

El camping burbuja de Cálig será similar al de Mil Estrelles.

El pequeño municipio castellonense de Càlig (1.950 vecinos), en la comarca del Baix Maestrat, acogerá el primer camping burbuja de la Comunitat Valenciana, fruto de la iniciativa de un empresario barcelonés, que está a la espera de que la Conselleria de Política Territorial le dé el permiso pertinente, toda vez que el consistorio ya ha dado su visto bueno a un proyecto que dinamizará la economía local.

El proyecto hotelero prevé ofertar doce estancias para dos personas y se ubicaría en una parcela del Bovalar. La idea es clonar un camping similar existente en Cornellá de Terri, que dispone los alojamientos en burbujas-habitaciones hechas con PVC y poliéster transparente, que se mantienen hinchadas mediante una turbina preparada para el exterior, ultrasilenciosa y de bajo consumo. Se trata de un camping cuyas habitaciones serán burbujas, como las del camping Mil Estrelles.

El camping está previsto que disponga de 12 alojamientos para dos personas y se plantea para que se realicen en él pernoctaciones paraque los usuarios puedan disfrutar de la vista de las estrellas libres de la afección de la contaminación lumínica de los núcleos urbanos.

El proyecto sobre el que debe decidir la conselleria ya tiene el informe de actividad favorable del Ayuntamiento de Càlig, cuya alcaldesa Ernestina Borrrás, mostró públicamente que veía bien el proyecto, que sería el segundo camping del término. Afirma que tras una reunión con el empresario “el planteamiento nos parece perfecto, en cuanto supone disfrutar de un espacio natural”. Una actividad complementaria de este establecimiento sería, como indica la alcaldesa, las terapias saludables.

La parcela del Bovalar en la que se pretende habilitar el camping tiene una vivienda legal y un terreno rústico, con zonas de arbolado, por lo que se trata de unos terrenos con todas las instalaciones, infraestructuras y construcciones necesarias para poder iniciar la actividad.

Cabe recordar que en otro municipio del interior de Castellón, Tírig, se ha planteado un proyecto similar, aunque no se ha desarrollado aún.

Suscríbete a nuestra newsletter