El informe liderado por la UJI se realizó entre 2011 y 2017

Un estudio constata que la cocaína es la droga más consumida en Castellón

El análisis de las aguas residuales realizado en 120 ciudades de 37 países detectó también consumo de anfetaminas, metanfetaminas y éxtasis

Archivado en: 

Una planta depuradora de aguas residuales.

Un estudio del contenido de sustancias ilegales en las aguas residuales de 120 localidades europeas, liderado por el catedrático de la Universitat Jaume I (UJI), Félix Hernández, constata que la cocaína es la droga más consumida en Castellón, al igual que en las ciudades del norte de Europa. El estudio también analiza la presencia de otras sustancias ilegales como la anfetamina, las metanfetaminas y el éxtasis.

El estudio realizado con finalidades epidemiológicas permite conocer el consumo de drogas de los residentes de una ciudad y de qué sustancias se trata mediante el análisis de las aguas residuales vertidas a la red, tal y como confirma el líder de Score, Félix Hernández, catedrático de Química Analítica en Salud Pública y Medio Ambiente de la UJI.

Este grupo ha monitorizado los vertidos residuales a la red durante el período 2011-2017. Para ello analizó los vertidos de 120 ciudades europeas, de 37 países con una población global de 60 millones de personas. Un seguimiento que se realizó durante una semana, como mínimo.

Como explica el profesor Hernández este proyecto internacional permitió observar y detectar las tendencias en el consumo de drogas y ubicarlas geográficamente. Analizando la presencia en las aguas residuales de anfetamina, metanfetaminas, éxtasis y cocaína.

Los resultados confirman las grandes diferencias existentes en el uso de estas drogas entre los distintos países europeos. Así, la cocaína es la sustancia más consumida en ciudades de Suiza, Italia, Francia, España o Reino Unido destacando importante incremento de su consumo en el período 2011-17.

El informe hace hincapié en que se detecta una tendencia también al consumo de la anfetamina va a más en Europa, mientras que el uso de metanfetaminas, aunque menor que el de las otras sustancias estimulantes, es especialmente elevado en países del Este.

El éxtasis, sin llegar a dominar ningún escenario dentro del consumo de sustancias de abuso, ha experimentado un aumento a lo largo del período estudiado.

A diferencia de lo que ocurre en Europa, el consumo de metanfetaminas es importante en las ciudades monitorizadas en Estados Unidos y Canadá, Australia, Nueva Zelanda y Corea del Sur, con niveles medios que superan con creces los estimados en Europa del este.

Suscríbete a nuestra newsletter