Estudio 'Perspectivas del futuro de la movilidad urbana en España'

Los taxistas acusan a la aplicación Free Now de querer “precarizar” el sector

La Asociación Nacional del Taxi hace una llamada "de cordura" a los taxistas para que no colaboren con "entidades que están pidiendo la ruina de todos"

Archivado en: 

Los taxistas acusan a la plataforma digital Free Now, antigua My Taxi, de querer precarizar al sector mediante la aplicación de medidas como la flexibilización de tarifas y la apertura de las jornadas de trabajo. “Todo ello para que esta empresa incremente sus ingresos a costa de la precarización total del sector”, culpa en un comunicado la Asociación Nacional del Taxi a la app.

Realizan estas declaraciones a raíz del estudio ‘Perspectivas del futuro de la movilidad urbana en España’ encargado por Free Now a la consultora PWC en el que se analiza el impacto de una serie de medidas regulatorias de flexibilización del sector que persiguen “aumentar la competitividad y sostenibilidad del taxi”, según reza el análisis. Apuntan en éste, que los modelos de movilidad se centran cada vez más en el usuario, buscan ser más eficientes, dinámicos y sostenibles y que la tecnología jugará “un papel central”.

Por ello señalan que el sector del taxi, que supone más de 250 millones de trayectos y más de 450 millones de pasajeros transportados en España, para seguir siendo “un agente clave” en el ecosistema de la movilidad urbana “deberá adaptarse a las nuevas tendencias”. “Se enfrenta al gran reto de erigirse en una alternativa de transporte competitiva y sostenible”, añade el estudio.

Medidas propuestas

El análisis de Free Now indica que el sector está “sujeto a una estricta regulación y elevada competencia” que le obliga a “trabajar en algunos aspectos para no perder competitividad frente a los nuevos modelos de transporte”. En concreto, estudia cinco propuestas para hacer que el taxi en España gane flexibilidad. “No le damos credibilidad”, asevera Fernando del Molino, presidente de la Federación del Taxi de Valencia, quien añade que “lo único que busca la empresa es tener más taxis para ella”.

La primera medida consistiría en revisar las restricciones cuantitativas del número de licencias, de modo que se ampliara el número de estas. En España hay 69.792 taxis, lo que deja un ratio de 1,5 taxis por cada 1.000 habitantes, un ratio que se persigue aumentar con esta propuesta.

Sin embargo, señalan desde la Asociación Nacional del Taxi que de desaparecer las barreras que limitan la concesión de nuevas licencias, “los taxistas perderían todo lo que han invertido durante años para su jubilación”. Las licencias pueden llegar a costar alrededor de 80.000 euros, un colchón para la jubilación de los taxistas, que según indican, se reduciría de aplicarse la medida analizada en el estudio.


En el estudio se analiza el impacto de la flexibilización de las tarifas así como de las jornadas de trabajo de los taxistas


Por otro lado, también se plantea la flexibilización de las tarifas con precios máximos y mínimos y abrir las jornadas de trabajo de los conductores. Respecto a la primera, apuntan los taxistas que supondría un incremento de los precios para los usuarios, así como un progresivo aumento de las comisiones que percibe la app.

“La idea de ellos es multiplicar los precios para ganar más dinero en las comisiones”, resalta del Molino. Respecto a la flexibilización de las jornadas, indican desde la Asociación Nacional del Taxi que se trata de una “explotación laboral en un sector que ya tiene jornadas de hasta 12 horas”.

Una última medidas a la que se oponen los taxistas es la de eliminar las limitaciones geográficas. “Esto, sumado a la liberalización del número de licencias, supondría la saturación de vehículos en las grandes ciudades y, por otro lado, la falta de taxis en zonas de baja demanda, ya que si puedes recoger en otra zona, nadie se quedará para dar servicio donde hay poca demanda”, exponen.

La quinta medida que analiza el estudio es la del uso compartido del taxi, algo en lo que concuerdan tanto Free Now como los taxistas. “No nos parece mal”, apunta del Molino, quien sin embargo reconoce que “es de difícil aplicación” por la regulación vigente en la Comunitat Valenciana.

Según señala el estudio, la aplicación de estas medidas tendría un impacto positivo tanto para el sector del taxi como para los usuarios consumidores. Se centra en las ciudades de Madrid y Barcelona y señala que la implementación de estas propuestas supondría de forma conjunta para ambas urbes una contribución total en términos económicos de 214 millones de euros y un ahorro de emisiones de 33.052 toneladas de CO2 y 47 toneladas de NOx.

Por contra, los taxistas apuntan que los objetivos de la empresa “no son la mejora en la calidad del servicio al usuario o la mejora de las condiciones de los conductores, y las consecuencias serán muy negativas, tanto para usuarios como para taxistas”, advierten y hacen un llamamiento “de cordura al sector” para que los conductores no colaboren “con entidades que están pidiendo la ruina de todos”.

Suscríbete a nuestra newsletter