El acuerdo del brexit da más tiempo a las empresas a adaptarse a los cambios

El nuevo periodo transitorio podría dilatarse hasta finales del próximo año

Archivado en: 

El periodo transitorio para el brexit que recoge el nuevo acuerdo concede a las empresas un tiempo extra para adaptarse a la nueva situación. Así se ha pronunciado Antonio Hernández, socio responsable de internacionalización y brexit de KMPG en España.

En su opinión este acuerdo es una buena noticia, especialmente “frente a la posibilidad de un Brexit sin acuerdo con muchas implicaciones negativas en materia económica y comercial, no solo para el Reino Unido sino también para sus socios, incluidas las empresas españolas”.

Según expone Antonio Hernández, el acuerdo incluye un periodo transitorio durante el que se mantiene el statu quo que, en principio, se baraja hasta diciembre de 2020 “dando más margen a las empresas para prepararse de cara a la futura relación de Reino Unido con la Unión Europea“.

Esta relación sería de acuerdo de libre comercio sin aranceles, sin cuotas y en competencia igualitaria en la que Reino Unido podrá negociar sus propios tratados comerciales con terceros mercados, incluido Estados Unidos, circunstancia que “la empresa española podrá tener en cuenta en su posicionamiento en Reino Unido”.

Entre las concesiones que recoge el acuerdo está la aceptación de que Irlanda del Norte continúe en el Mercado Común Europeo y que se regule por la Corte de Justicia Europea. Esto permitirá que no haya una frontera física entre las dos Irlandas.

El acuerdo alcanzado deberá ser respaldado entre hoy y mañana tanto por el Consejo Europeo como por el parlamento británico y por el parlamento europeo la próxima semana en la Cumbre de Estrasburgo.

Sin embargo, algunas sombras se ciernen en el caso británico, por la posición contraria del Partico Unionista de Irlanda del Norte y que podría suponer que la aprobación no alcanzara la mayoria suficiente.

En este caso, la normativa conocida como Benn Act, aprobada a principios de octubre, obligaría a Boris Johnson a pedir una nueva prórroga a la Unión Europea, lo que a su vez, podría desembocar en la convocatoria de unas elecciones generales.

Suscríbete a nuestra newsletter