Llega Wemuse, la app que hace del empleado el mejor aliado del retail

La aplicación, que se acelera en Lanzadera, se presenta como una herramienta eficaz para asegurar el éxito en el sector retail

Luis Clavell, cofundador de la empresa, muestra el funcionamiento de la aplicación

Una de las claves del éxito de cualquier negocio de retail es conocer las necesidades y gustos del cliente. Y si es con anticipación, miel sobre hojuelas. Ese es el objetivo que Luis Clavell e Iván Abad se pusieron cuando crearon Wemuse. El pasado mes de septiembre fueron seleccionados para formar parte de la última edición de Lanzadera.

Con una amplia experiencia en el mundo del retail, ambos son conocedores del valor estratégico que detectar de antemano las tendencias de mercado tiene para las empresas. Fundaron Wemuse con 27.000 euros de sus ahorros y 75.000 euros que levantaron de una primera ronda de inversión.

La empresa se constituyó en junio de 2018 y ya desde sus inicios despertó el interés de los inversores, aun antes de tener el producto desarrollado. “Nos presentamos con un power point, con una propuesta de modelo de negocio y un business plan. Fue muy buen arranque ya que, de alguna manera, significaba que nuestra idea era buena”, recuerda Luis Clavell. En la actualidad, los dos fundadores tienen el 75% del capial de la empresa y los inversores el 25% restante.

En pocos meses desarrollaron la aplicación y empezaron a visitar a los primeros posibles clientes y en enero de este año firmaban con su primer cliente, a cadena de distribución de moda femenina Brownie.


De seguir la tendencia a crearla y conseguir una ventaja comercial


Pero, ¿en qué consiste la aplicación? Se trata de un programa intuitivo, rápido y muy fácil de usar por parte de los que mejor conocen al cliente: los empleados que están en contacto directo.

Así, cuando se va a lanzar una producto o una colección, previamente se solicita la opinión de los empleados. También pueden votar entre los modelos que consideran que pueden tener más éxito, sugerir cambios o destacar alguna característica como, por ejemplo, si es un articulo sostenible.

Como subraya el cofundador de la firma, “información es poder. Y la información que recogen los empleados que están cara al público rara vez llega a las centrales. Wemuse es un canal directo de comunicación”. Así se facilita la toma de decisiones sobre aspectos que, incluso en ocasiones, ni siquiera se han tenido en cuenta.

Entre las ventajas del sistema, además de recoger información, está la rapidez y la economía. También permite conocer los resultados medios, la edad y posición en la empresa de los votantes. Una de las grandes ventajas es que compara la información recogida con la realidad, lo que sirve para evaluar la fiabilidad de las opiniones recibidas, mejorar la aceptación del producto y reducir la mercancía sobrante.

“Esta posibilidad de comparar facilita además identificar aquellos empleados cuya opinión es más acertada y, por lo tanto, se puede ponderar. También sirve como incentivo, porque se sienten escuchados y para detectar talento”, agrega Clavell. Una persona que es capaz de forma continua de intuir que será o no un éxito comercial, es un empleado de gran valor para la empresa.


Wemuse se plantea extender su sistema más allá del retail hacia otros sectores


En la actualidad Wemuse integra tres variables: puntuar un producto, valorar determinados aspectos del mismo como calidad, precio, color, si es adecuado para el cliente … y también se puede comparar con productos similares de la competencia. Y otro aspecto importante es que es capaz de aprender con el uso.

La aplicación también evoluciona y se hace cada vez más sencilla. Si al principio había que subir los productos uno a uno, ahora ya existe la posibilidad de realizar cargas masivas, con el consiguiente ahorro de tiempo y de cometer errores.

Para conseguir esa implicación, Wemuse es una aplicación muy fácil de usar, casi no precisa ni formación. “El vehículo debe ser accesible. No podemos hacer que empleen su tiempo en un sistema complicado. Su prioridad es vender, atender al cliente”, precisa Luis Clavell.

Una vez desarrollada la aplicación, los fundadores de Wemuse se centran en la comercialización. “Nuestra misión es ayudar a las empresas a tener el feedback de los equipos. A los retailers les cuesta innovar porque su core está en producto y la relación con startups les permite innovar rápido y con mínima inversión”, afirma Clavell.

Esta retroalimentación no se reduce al producto, sino en muchos más aspectos que influyen, aunque sea indirectamente, en la decisión de compra: desde el modelo de perchas al aroma corporativo del establecimiento. Porque aunque Wemuse nace orientada al sector retail, en realidad se puede aplicar a cualquier actividad en la que se precise esa retroalimentación de los equipos y es especialmente útil en estudios de mercado.

De hecho, para un futuro no muy lejano, se plantea abrirse a sectores como el turismo o la hostelería. Empezamos con retail, pero sabemos que muchas empresas están pidiendo feedfack de sus equipos, pero lo reciben de forma ineficiente. Es muy importante que los equipos se sientan escuchados. Es mejor tener la opinión de una masa de gente que de uno o dos expertos”, afirma Clavell.


La startup se fija como objetivos tripliar facturación y número de clientes en un año


La aplicación se comercializa mediante licencias, con escalado según el volumen que necesiten las empresas. Se parte de una cuota de 7 euros/mes para un máximo de 50 usuarios que se va reduciendo a medida que aumenta el numero de usuarios hasta un fee de 3.000 euros/mes para un numero ilimitado de licencias.

Para este primer año, los fundadores prevén acabar con unos 15.000 euros de facturación y para el próximo ejercicio triplicar tanto la facturación con el número de clientes.

En un periodo de tres años, Luis Clavell ve la empresa con un potente equipo comercial e implantación en Europa y Latinoamérica. Hay que tener en cuenta que la aplicación no precisa de ninguna integración, desde cualquier parte del mundo se puede conectar el usuario.

Desde su lanzamiento, Wemuse cuenta ya con tres clientes y espera acabar el año doblando esta cifra, como consecuencia del esfuerzo comercializador que están realizando. El próximo planteamiento es desarrollar un sistema de análisis que permita tener una instantánea con los resultados de la consulta y acelere la toma de decisiones.

De su paso por Lanzadera, Luis Clavell no sólo destaca la formación “que es muy buena”, también se queda con la capacidad de contactar con todo el ecosistema de emprendimiento, con nuevas iniciativas empresariales. “Es muy enriquecedor, porque puedes consultar dudas o te aportan su experiencia. Hay muchísima colaboración entre todos los que estamos aquí”.

Suscríbete a nuestra newsletter