La información económica de los líderes

Cada mes se incorpora un nuevo artista a su catálogo

Vinyl Eye, la marca de ropa que impulsa el arte de València a golpe de ‘royalty’

La empresa colabora con los más de 60 artistas que exponen en su tienda de ropa para crear prendas en las que el cliente se puede sentir partícipe

Tienda Vinyl Eye de València.

Camisetas como soporte para el arte de los ilustradores: no es un concepto novedoso, pero sí lo es la forma de materializarlo de Vinyl Eye, una tienda de València que ha reinventado la relación entre arte y negocio. En ella, el punto de venta físico se plantea casi más como una plataforma de difusión de la creatividad y el talento valenciano que como un comercio de camisetas estampadas más.

Una de las claves es el contrato con el artista. Por cada venta de camiseta con un diseño suyo, este cobra un royalty. Con un usuario y contraseña propios, los creadores pueden ir consultando desde su casa los diseños vendidos y generar la factura en el momento en el que lo requieran.

Detrás de este sistema está Arturo Chavarria. Cuenta que después de trabajar 15 años en una multinacional, en el verano de 2016 se tomó un descanso de tres meses y la reflexión durante ese tiempo dio lugar a una idea embrionaria: “Crear una marca de ropa sobre música en la que el packaging fuera como un vinilo“. Tras unos meses de desarrollo y de pulir los pormenores, en marzo de 2017 inauguró.

vinyl-eye-camiseta

Camiseta de Vinyl Eye y packaging.

El modelo de negocio

Chavarria habla de lo novedoso del modelo de negocio: “Cuando empecé a desarrollar la idea me di cuenta de que no tenía con quién compararme”, cuenta, y está seguro de que “no hay nada que se le parezca a Vinyl Eye”.

El royalty para los creadores por cada venta es de tres euros, pero aumenta hasta ocho euros en el caso de que el cliente vaya de parte del artista. “Aquí hay un win-win, o ganamos todos o no gana nadie”, asegura el comerciante, que busca que los artistas “se involucren” y “sean prescriptores del proyecto”.

Además de los royalties, Arturo revela que al artista se le venden las camisetas a 15 euros, lo cual les comporta una ganancia de 10 euros por camiseta en caso de venderlas a precio de tienda, donde se comercializan 25 euros.

“Tiendas de camisetas hay doscientas mil, pero no las considero competencia porque el que viene a Vinyl Eye busca algo diferente, el diseño de un artista, una excelencia en la tienda…“, prosigue. Insiste en que su establecimiento no es un entorno meramente comercial, pues también acoge exposiciones, concursos, proyecciones de documentales o conciertos.

tienda-vinyl

Tienda Vinyl Eye.

“Lo más particular del negocio —subraya— es el concepto de la tienda”. “Tenemos una capacidad productiva que nos permite producir las prendas de manera instantánea. No generamos un stock”, ilustra Chavarria.

El modelo se basa en “un showroom enorme de diseños” en el que “el cliente elige el color y la talla y luego puede elegir el diseño”. Ahí es, señala el dueño, donde se produce la interacción y reside la gran diferencia: “El cliente forma parte del proceso de creación de la prenda y se siente partícipe de ella”, apunta.

Impulso al arte valenciano

La otra característica clave de la tienda es el escaparate que supone para los propios ilustradores. Empezaron con 8 y ya colaboran con más de 60 artistas, la inmensa mayoría locales. “Al colaborar con ellos estamos generando un conocimiento del arte urbano y dando a conocer todo el talento que hay en València, que es muchísimo”, señala Chavarria.

Decir que la tienda funciona como un mercado de arte no es exagerado, pues los originales de los artistas se exponen al público y en esta faceta de la tienda son ellos los únicos beneficiarios. En caso de venta, reciben el 100%. “Nosotros somos una marca de ropa, no una galería de arte. Este es un espacio donde los colaboradores exponen sus obras y lo que venden es para ellos”, apunta el emprendedor.

“Hoy en día ganarse la vida con el arte es muy complicado y nosotros estamos ahí apoyando. Vamos notando que muchos artistas que colaboran cada vez cogen más nombre y pueden empezar a crear, que es lo suyo”, dice orgulloso.

Algunos de ellos, como David de Limón, La nena wapa wapa, BarbiDisneylexya ya se han hecho un hueco en la escena valenciana con la ayuda de este expositor. Otros artistas conocidos que están presentes en el catálogo de Vinyl Eye son Susana Palés, Santiago Sanchis Ibor, Krome, Eduardo Bermejo, The photographer o Cranio Dsgn.

obras-vinyl-eyr

Obras originales expuestas en Vinyl Eye.

“El producto final tiene mucha calidad, pero lo importante es que detrás del diseño hay un artista que además es conocido”, asegura el promotor de arte urbano, que detalla que cada mes incorpora un artista nuevo al que se le organiza una exposición propia.

Aunque la tienda nació muy pegada al ámbito musical (para muestra su nombre), actualmente las ilustraciones disponibles exhiben manifestaciones artísticas de todo tipo. Chavarria pretendía crear marcas asociadas a distintas temáticas, pero la propia diversidad y profusión de los artistas le obligó a que la marca original lo incluyera todo.

Ahora se trabaja con el arte como temática general. “Cuando empiezas a funcionar te das cuenta de que está empezando a haber una efervescencia del arte urbano y no se puede quedar fuera. Lo incorporas como temática porque el propio mercado te lo está diciendo”, explica. Su otra gran pasión, el cine, también goza ya de su propio espacio en la tienda.

Arturo Chavarria reivindica la necesidad de apostar por el arte de la tierra y darle valor a los artistas locales: “Aquí le pegas una patada a una piedra y salen cuatro o cinco pintores con un talento espectacular. Tenemos como fiesta popular las Fallas, que también son una explosión de creatividad. Ahí es donde València puede destacar en el mundo. Tenemos obras de arte urbano que son alucinantes para los turistas. Si le damos valor, habrá más artistas que se puedan ganar la vida de ello”.

arturo-chivarria-vinyl

Arturo Chavarria, CEO de Vinyl Eye.

No solo camisetas

Vinyl Eye trabaja con todos los modelos de camisetas: manga corta, larga, de tirantes… Pero también estampa en otras prendas, desde sudaderas con y sin capucha hasta polos en los que el diseño se plasma con una bordadora digital, así como bolsas de tela y, dentro de poco, también gorras. “Al final somos una marca de ropa y vamos ampliando los tipos de productos a medida que encontramos la maquinaria adecuada para ello”, precisa el responsable del comercio.

Planes de expansión

Arturo tiene claro que podría haber un Vinyl Eye en cada gran ciudad. Atisba en Madrid y Barcelona una todavía lejana posibilidad, pero aún no ha encontrado a la persona indicada para ello. Para Chavarria, esto es lo más difícil a la hora de iniciar la expansión. “Hasta que no encuentras alguien que digas ‘con esta persona funcionaría’, no se puede. Este tipo de tienda requiere un perfil muy concreto”, estipula. Por ello, su meta ahora mismo es consolidar el establecimiento de València.

El director de la empresa de camisetas señala, no obstante, que la buena marcha del negocio le ha permitido empezar colaboraciones con otras empresas, así como fomentar la colaboración de estas con diseñadores y artistas que exponen en la tienda.

Una de ellas ha sido el reciente proyecto realizado junto a David de Limón y Colonvo, la firma de gafas de sol impulsada por Lanzadera. Juntos han diseñado unas gafas exclusivas con un packaging obra también de David de Limón de las que se han fabricado por el momento 80 unidades.

Copyright de las obras

Muchas piezas de Vinyl Eye utilizan y combinan iconos de la cultura pop para crear representaciones que pueden ir desde el chascarrillo visual hasta una reinterpretación del icono o reflexión más profunda. “La ley de propiedad intelectual se puede poner en tu contra o a tu favor”, indica Chavarria. Dilucida que el requisito es que haya una entidad detrás de cada obra, que vaya unida al “trasfondo y la trayectoria detrás de cada artista”.

“Puedes inspirarte en lo que quieras, pero si le das entidad a la obra la ley de propiedad intelectual te protege”, apunta, y revela que todas las imágenes que se usan en la tienda poseen este atributo, por lo que no están sujetas a más derechos de propiedad intelectual que los del propio autor.

Suscríbete a nuestra newsletter