La información económica de los líderes

Entrevista de verano al presidente de la Diputación de Alicante

Carlos Mazón, ‘runner’ de amaneceres al que le gusta llevar sus redes sociales

Aficionado al fútbol y declarado 'culé', disfrutará de unos días de descanso, jornadas que dedicará a "revisitar" varias calas de la Costa Blanca alicantina

"En la playa lo que más me gusta son las palas, bucear y hacer un poco el gamberro con mis hijos"| Efe/Manuel Lorenzo

El presidente de la Diputación de Alicante, el popular Carlos Mazón (Alicante, 1974), revela en una entrevista con la Agencia Efe que es un corredor de amaneceres, un apasionado de la Historia y un político al que, a diferencia de otros, le gusta llevar personalmente sus cuentas en las redes sociales. Aficionado al fútbol y declarado ‘culé’, disfrutará de unos días de descanso entre el 16 y el 21 de agosto, jornadas que dedicará a “revisitar” varias calas de la Costa Blanca alicantina.

-¿Qué hará Carlos Mazón para relajarse este verano y tomar fuerzas para el intenso año que se avecina a partir de septiembre?
-Descansaré un poquito unos días. Tengo una fila de libros por leer y, sobre todo, de horas con mi familia, que son imprescindibles. Me quedaré por la provincia para ‘revisitar’ calas.

-¿Playa o montaña para disfrutar de la familia?
– A mis hijos y mi mujer les gusta más el mar que la montaña en verano y yo prefiero el interior en invierno, cuando te abrigas y haces senderismo. En la playa lo que más me gusta son las palas, bucear y hacer un poco el gamberro con mis hijos.

-¿Qué se llevaría a una isla desierta: un teléfono móvil o una caja con libros?
-Una caja con libros, sin lugar a dudas.

-¿Qué títulos ha escogido para estos días de descanso?
-Voy a intentar leer varios. El primero será releer “A sangre y fuego”, de Manuel Chaves Nogales, que explica desde las historias personales una etapa muy dura de la historia de España: La etapa anterior y el arranque de la Guerra Civil. El prólogo del libro debería ser de obligada lectura para cualquier español.

También de mi escritor de cabecera, Stefan Zweig, que se suicidó cuando era irremediable el régimen nazi de Hitler. Aparte de escritor fue un filósofo y amante de la vida con novelas de gran mérito porque consiguen trascender la época que vivió.

Logró soñar y evadirse para hablar de cosas importantes como el amor, la inteligencia y las relaciones entre personas más allá de la etapa que le tocó vivir. Su “Viaje al pasado” es una de las más bonitas historias de amor nunca escritas y “Novela de ajedrez” es una de las historias de la inteligencia y de las determinaciones humanas más determinantes.

Soy un gran devoto de conocer la historia de España, y la etapa de la (II) República y como se desencadenó la Guerra Civil me sigue apasionando. He leído a todos los escritores e historiadores estigmatizados y no estigmatizados en la escala del cero al diez y sigo leyéndolos. Y Stanley G. Payne es de los más reputados.

-Está claro que su etapa histórica predilecta es la II República Española y la Guerra Civil…
-De esos años hablan los libros que voy a leer este verano pero no es lo que más me interesa: Es el siglo XIX porque explica el XX y el XXI mejor que ningún otro. Las guerras carlistas, la Restauración, la I República… De aquellos polvos vienen estos lodos.

-En vacaciones, ¿desconecta de las Redes Sociales?
R: Bastante, bastante. Y si entro es para divertirme, para ver que hacen los amigos y, sobre todo, para picarme con quien se está comiendo el mejor arroz y poco más (risas).

-Llaman la atención sus mensajes en Twitter por sencillos, espontáneos y directos, como el reciente por el fallecimiento de su amigo y empresario turronero José Enrique Garrigós con un “ay… Garri. ay!!!”.
-No tengo ‘community manager’. No sé si otros políticos lo tienen y cuando considero que algo es interesante y, sobre todo, digno de ser leído o que me apetezca compartirlo, lo hago. Llevo todas mis cuentas, en Instagram y Twitter.

-La Diputación de Alicante se vuelca con el deporte, ¿predica su presidente con ejemplo?
-Lo que puedo. Soy corredor aficionado. Salgo 4 días a la semana y hago entre 40 y 45 kilómetros semanales, entre 9 y 12 kilómetros cada vez. Y corro por la Playa de San Juan, mi mito.

De hecho, cada vez que viajo, llevo mis zapatillas y no hay nada más gratificante que descubrir nuevas ciudades corriendo. Cada vez que llego a un nuevo destino, lo primero que hago es irme a correr. Hay un truco que recomiendo a cualquier viajante corredor, que es seguir la ruta del bus turístico porque suelen estar bien señalizadas y consiguen que, con una ‘horita’, antes de la cena del primer día tengas en tu cabeza la ciudad.

-¿Es corredor de amaneceres o atardeceres, con música o en silencio?
-De amaneceres. Necesito tener el estómago vacío para correr bien. Salgo a las siete menos veinte de la mañana y, lo he comprobado personalmente, soy el primero que pone la Playa de San Juan (risas).

El amanecer te permite ir viendo a lo largo del año los cambios horarios y disfrutar desde amaneceres rotundos a noches cerradas (a la misma hora), y por el camino ves la evolución del sol y cómo el cielo pasa del naranja al amarillo… Es una experiencia maravillosa en Alicante que recomiendo a cualquiera.

Y corro a veces con compañero o, si no, con la radio. Pongo las noticias.

-Declarado seguidor del FC Barcelona, su hijo de 12 años es portero con proyección, ¿tendría pesadillas si jugara en el Madrid?
-Noooo, ninguna. Tendría pesadillas si sacara malas notas pero si ficha por cualquier equipo que a él le apetezca, no. No he sido sectario nunca en política y tampoco lo soy con el deporte. Ahora, eso sí, soy culé y no hay partido del Barca ni amistoso que no veamos en casa.

Suscríbete a nuestra newsletter