Medusa alcanza un nuevo récord: 315.000 visitantes que generan 25 millones

El Ayuntamiento de Cullera registra mayor civismo y concienciación ambiental en esta edición, pero admite que hay que mejorar en la gestión del tránsito

Actuación durante el Medusa.

La sexta edición del Medusa Sunbeach Festival se ha saldado con un nuevo récord: 315.000 personas han pasado por el evento, según los datos difundidos por los organizadores. De esta manera, bate la marca establecida el año pasado, se consolida como el festival más grande del territorio nacional en cuanto a volumen de asistentes y deja un impacto económico local cifrado en 25 millones de euros. Según los primeros cálculos del Ayuntamiento, el gasto medio por visitante podría haber superado los 40 euros por día.

La cifra comprende el movimiento económico que genera el macroevento desde que se empieza a organizar y planificar. Según sus responsables, más de 3.000 personas han trabajado directa o indirectamente en labores relacionadas con la celebración del festival, desde la logística o el montaje hasta la seguridad o el personal del recinto.

Desde el Ayuntamiento de Cullera apuntan que “las expectativas del Medusa se han superado teniendo en cuenta que se han recibido 15.000 visitantes más que en 2018”. “En principio era muy difícil superar las cifras de 2018, que eran de récord. Los alojamientos han estado a tope con un 100% de ocupación, por lo que el resultado es muy positivo”, señalan.

Sin embargo, son conscientes de que la capacidad hospedadora de Cullera está llegando a su cénit: “Hay mucha gente que esos días no pued alojarse en Cullera y tienen que ir a otras poblaciones. El festival ha crecido exponencialmente en muy poco tiempo. Es el más multitudinario de España y evidentemente la capacidad de crecimiento ahora es mucho más limitada”.

Una de las principales dificultades de la municipalidad ha sido la gestión del tráfico. “Hemos tenido mucho trabajo en la regulación del tránsito, pero aun con la gran afluencia y las retenciones, las plazas de aparcamiento han ayudado a absorber un gran número de vehículos. Siguen haciendo falta más plazas, pero es complicado”, admiten.

Mayor civismo y conciencia ambiental

Por otra parte, desde el consistorio destacan el aumento de la responsabilidad cívica y la concienciación ambiental respecto a otros años: “Todo ha funcionado dentro de la normalidad, sin que se haya producido ningún incidente destacable. No es mérito del dispositivo de seguridad, sino de la mayoría de los asistentes, que se han comportado muy bien. Siempre hay incívicos que ensucian, hacen ruido a deshoras o causan desperfectos al mobiliario urbano, pero afortunadamente no han sido la mayoría”.

“Los primeros años la Escollera era un auténtico vertedero. Este año ha habido más contenedores de plástico y menos basura esparcidas, aunque queda mucho camino por recorrer”, afirman. Aunque la limpieza del recinto corre a cargo de la empresa organizadora del Medusa, la limpieza y reparación de la zona urbana es responsabilidad de la administración local.

Ante la pregunta de qué les parece la propuesta del Ayuntamiento de València de imponer una tasa que grave a los macroeventos para compensar los gastos de movilización de personal de limpieza y seguridad, afirman que por el momento aún no se ha tratado el tema.

Marca Cullera

Por otro lado, las mismas fuentes municipales hacen hincapié también en la proyección mediática de la marca”, ya que “los principales medios nacionales se han hecho eco del festival”, con “audiencias millonarias que ven la marca Cullera relacionada con conceptos positivos de ocio y diversión”. “Si tuviéramos que pagar una campaña de marketing y publicidad de este calado sería imposible”, aseguran.

Hablan pues de un impacto de imagen que sitúa a Cullera en el panorama nacional e internacional, lo cual contribuye a “fortalecer el reconocimiento y el prestigio de Cullera como referente turístico”.

Suscríbete a nuestra newsletter