Gabriel Songel: «El diseño valenciano ha alcanzado la mayoría de edad»

Gabriel Songel: «El diseño valenciano ha alcanzado la mayoría de edad»

En 2010 Gabriel Songel ya comisarió la exposición “Valencia: Diseño e Innovación” que se celebró en Fundación Bancaja. Una exposición organizada en colaboración con el entonces Grupo de Investigación y Gestión del Diseño de la UPV. Nueve años más tarde, de nuevo coinciden en otra exposición, “València: 30 años de diseño industrial en la UPV», que recoge el trabajo de diseñadores egresados de la UPV y que podrá visitarse hasta el 8 de septiembre.

Hay diferencias entre las dos exposiciones: “Entonces -recuerda Songel- estábamos justo al inicio de la crisis, y la exposición se centró en el diseño como herramienta de diferenciación de las empresas. En aquel caso el foco se puso más en las empresas que en producto.”

Uno de los objetivos de aquella muestra “fue marcar buenas prácticas y poner ejemplos de empresas, algunas de ellas jóvenes, otras con más tradición, pero que todas habían hecho uso del diseño como el valor diferencial”, subraya el comisario.

Fue una experiencia que rompió moldes, puesto que fue la primera vez que la Fundación Bancaja dedicaba una actividad con la innovación como eje vertebrador. “Además -añade Songel- fue la exposición más grande que sobre este tema se había hecho en España por parte de una entidad privada: mil metros de exposición que recogían 17 casos de empresas”.

La muestra que ahora se expone en Fundación Bancaja, sin embargo, parte de otra premisa y se incardina en la celebración del 50 aniversario de la UPV, por un lado, y también se cumplen tres décadas en las que alumnos de la UPV empezaron a dedicarse al diseño industrial.


La UPV, la Universidad de las Industrias Creativas


La UPV presenta una serie de, llamémosle, rarezas que la han convertido en un ecosistema único para el diseño industrial. Por un lado, la adscripción de la Escuela de Bellas Artes que dependía hasta entonces, como los estudios de Arquitectura, de la Real Academia de San Carlos.

Este hecho -afirma el profesor de la UPV- nos ha favorecido muchísimo. Somos la universidad de las industrias creativas. De los 15 clústers de industrias creativas que identificó Howkins en 2001 (publicidad, arquitectura, arte, diseño, artesanía, moda, cine, música, artes de la representación, edición, investigación y desarrollo, software, juegos y juguetes, videojuegos, tv y radio) la UPV cubre 13 por formación y todos en investigación. Ese cambio de paradigma es interesante también”.

La nueva exposición no es historicista, sino que recoge productos internacionalmente reconocidos. En la exposición se podrán ver 15 piezas que ha sido distinguidas con premios internacionales como los Good Design que otorga el Museo de Arquitectura y Diseño de Chicago; los IF Design o los Red Dot Design.

También se ha tenido en cuenta un amplio rango de industrias en los productos seleccionados, procurando un equilibrio entre los distintos sectores.

La exposición pretende marcar cuatro hitos. El primero de ellos se refiere a la capacidad de supervivencia de los estudios seleccionados dedicándose en su mayor parte al diseño industrial. “Algunos lo complementan con el diseño gráfico, pero tiene muchísimo mérito -afirma el comisario de la exposición- que algunos de ellos lleven 30 años vivienda de servicios de diseño”.

Entre los seleccionados también están los que crearon su propio estudio, los que dirigen departamentos de diseño de grandes empresas e incluso aquellos que crearon sus propias empresas para producir sus propios diseños o de terceros. “Aquellos -añade Songel- que han tenido un papel de liderazgo”. En total son 26 estudios, empresas o diseñadores los que están presenten en la exposición más de 80 piezas de la más diversa naturaleza, desde chupetes a calderas de biomasa.


El diseño como una manifestación cultural más de la sociedad


El segundo hito que destaca el comisario es el propio papel de la Fundación Bancaja, como entidad privada que se ha involucrado en la promoción del diseño. “Antes era la administración la que hacía este tipo de actividades. Pero el diseño se ha hecho mayor, está mucho más asumido, hasta el punto de que la Fundación considera los objetos cotidianos como parte del arte y la cultura”, declara Gabriel Songel.

Algunos de los sectores que destaca por su alta competitividad en diseño son la inyección en plástico, incluso en grandes piezas destinadas a la industria automovilística.

El tercer hito que pretende marcar la exposición atañe a la propia Universidad, “que por fin se preocupe -matiza entre sonrisas el comisario- de dónde han ido a parar sus egresados. Esto da medida de la transferencia de conocimiento que nos reclama la sociedad desde hace tiempo. La exposición es una forma de medir esa actividad”.

El cuarto hito se refiere al propio diseño de la exposición, que ha supuesto un reto por la diversidad de piezas, tamaños y usos y que se articulan a través de un recorrido para replicarse en un soporte de vinilo reflectante.

Entre los logros que a lo largo de estos treinta años ha obtenido el diseño, Songel destaca su valor social en todos los ámbitos. “Es valor añadido, no sólo del producto, sino de la propia empresa. El hecho que se haya asentado en la sociedad en las empresas, que se vea como algo que empieza a ser normal, creo que es el gran salto cualitativo que hemos dado”.

Un salto que incluye la intuición de captar la necesidad de un nuevo producto, desarrollarlo, lanzarlo y mantenerlo en el mercado “ahuyenta a todos los oportunistas”, remata el comisario.
Reconoce que todavía hay mucho que hacer para visibilizar la innovación y el diseño que se desarrolla en la Comunitat Valenciana y recuerda que hay empresas valencianas de la industria del plástico que producen millones de piezas que se distribuyen en establecimientos de las mayores multinacionales.


El diseño como actividad transversal de la industria


Gabriel Songel ve con optimismo el futuro del diseño valenciano. “Llevamos ya muchas generaciones asentadas en el diseño industrial. Al ser una actividad muy transversal están en distintas áreas de las empresas y son transmisores de la sensibilidad hacia el diseño. Las últimas generaciones, viendo que había poca demanda, se han lanzado ellos mismos a producir sus diseños. Este emprendimiento es uno de los grandes desarrollos que vivimos”. Un aspecto que está creciendo es todo lo relacionado con la comercialización de los productos y el conocimiento del mercado.

Y la tercera gran vía de crecimiento es, en opinión de Songel, todo lo relacionado con la sostenibilidad ya que “las nuevas generaciones lo tienen ya como prioridad”, aclara.

“El diseño valenciano ha llegado a la mayoría de edad. Estamos en un momento dulce. Esperamos que el comité de selección de València Capital Mundial del Diseño venga a ver la exposición, que vean la diversidad y la actividad febril que hay detrás de cada producto. Esperamos dar una idea de la dimensión y el impacto socioeconómico que el diseño tiene en la Comunitat Valenciana”, concluye Gabriel Songel.

Dejar una respuesta

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.