La información económica de los líderes

Entrevista en profundidad en la Revista Economía 3

Francis Montesinos, cincuenta años de pasión por la moda

El creador prepara una celebración por todo lo alto y como colofón una película

Archivado en: 

Francis Nontesinos. | Foto: Salva Garrigues

Francis Montesinos celebra este año sus bodas de oro con la moda. Una historia de amor que, como todas, tiene algunos momentos dramáticos. Sin embargo, él se muestra siempre optimista, a pesar del brazo escayolado tras una desafortunada caída que no le resta vitalidad. “He tenido la suerte …” es la expresión a la que recurre con frecuencia en la conversación que mantuvimos en su nueva tienda estudio del Ensanche valenciano.

-Vas a celebrar tus bodas de oro con la moda por todo lo alto.
– Espero llegar vivo. Desde que empezamos el proyecto se ha sumado mucho. Al principio la intención era hacer una muestra de estos cincuenta años. El MuVIM se ofreció para la exposición desde el inicio; luego el Museo del Traje de Madrid y el Museo Textil de Barcelona.
De ahí pasamos a la película. Empezamos a rodar cosas, pero cambiamos de director. Es difícil dar con la persona adecuada, que te conozca. Es lo que va más atrasado, porque queremos que incluya todos los actos que estamos preparando. Luego vino Baleària que quería que hiciéramos un desfile en un barco aprovechando la inauguración de la tienda de Ibiza. Se sumó el macrodesfile en la calle Caballeros o el catálogo razonado, una continuación del que se hizo para el Ivam y que  queda en 2004.
Hemos tenido mucha suerte. Si había algo que a mí me preocupaba era, primero, rehacer las cosas. Yo he guardado toda mi vida lo que no está escrito, pero hay cosas que se han estropeado. El Museo de la Festa de Algemesí tiene un taller pequeñito que se va a encargar de remodelar y reparar toda la ropa.

– Pero tu producción es inmensa.
– Aquí en València hay muchas señoras que guardan modelos míos de más de 30 años, pero no sé en qué estado están. Hay mucha ropa de clientas que he visto luego no ya a las hijas, sino a las nietas.


Conoce todo el contenido

Suscríbete a nuestra newsletter