La información económica de los líderes

Jornada en Derecho Marítimo y Desarrollo Empresarial de la UEV

Pedro Coca: “No puede ser que alguien diga no a la ZAL sin proponer una alternativa”

También intervino el vicepresidente de la CEV, Perfecto Palacio, quien definió al puerto de València como "la joya de la corona de la economía valenciana"

Pedro Coca ayer en la UEV. | Foto: Eva Segovia

“No puede ser que alguien diga no a la ZAL sin proponer una alternativa. Estoy dispuesto a sentarme con quien sea, y a debatirlo con perspectiva económica: si no hacemos una ZAL qué alternativa hay” Así de contundente se mostró Pedro Coca, presidente de Propeller Valencia, la asociación de directivos y empresarios logísticos, ayer en la Universidad Europea de Valencia (UEV) durante su intervención en la Primera Jornada en Derecho Marítimo y Desarrollo Empresarial. Subrayó que “hablamos de 38.000 puestos de trabajo que ya se generan sólo en el entorno del puerto de València” y que con la ampliación de la Zona de Actividades Logísticas (ZAL) se multiplicaría.

Tras realizar un exhaustivo repaso a la historia de la logística -concepto que como actividad empresarial se incluyó en la RAE en 2001 pero cuyo germen se remonta al abastecimiento de los ejércitos durante la Segunda Guerra Mundial-, Coca subrayó cuáles son, en su opinión, las fortalezas y debilidades del sector en la Comunitat Valenciana.

Partiendo de que la logística “no es sólo un instrumento de competitividad, sino que es también un importante nicho de actividad económica”, Coca señaló cuáles son los puntos fuertes en los que se apoya su importante crecimiento en la Comunitat: Una posición geoestratégica “magnífica y un buen hinterland; un comercio exterior muy activo; unas infraestructuras adecuadas aunque no suficientes; tenemos sectores que son tractores de la logística (cerámica, automóvil, químico, agroalimentario…) y que piden mejor nivel y más calidad;  una oferta logístico-empresarial experimentada y amplia; y una buena oferta formativa”, aunque en indicó que en la FP se puede mejorar ya que las empresas, además de grados y másteres, “también necesitan personas que puedan ocupar niveles intermedios”.

El presidente de Propeller Valencia analizó las debilidades que obstaculizan un mayor desarrollo logístico. Situó como “la primera de todas” la “ausencia de una planificación con visión global y sectorial, integrada en la estrategia nacional”. Sin embargo, indicó que dicha estrategia nacional es inexistente y “España es un país complejo desde el punto de vista de la planificación de infraestructuras, por eso muchas personas pedimos un gran pacto nacional entre los distintos grupos políticos para no estar tocándolas cada vez que cambia el gobierno”.

Pedro Coca

Ponencia de Pedro Coca en la I Jornada Derecho Marítimo de la Universidad Europea Valencia. | Foto: Eva Segovia

En segundo lugar, acusó la falta de “una oferta ágil de suelo logístico. La gestión de suelo es muy lenta. Desde que alguien localiza un sitio para hacer una zona logística hasta que se materializa, por mi experiencia calculo que el proceso dura diez años como mínimo”.

Tercera debilidad “importantísima y, para mí muy frustrante, es el tamaño empresarial. Algunas empresas ya tienen un tamaño adecuado, pero todavía sufrimos una gran atomización”.  Coca advirtió que cuando se crea una empresa pequeña “hay que preguntarse cuál es la estrategia de esa empresa”, que, en su opinión, siempre suele ceñirse a la cuenta anual de resultados. En sus palabras, “se mueven siempre en un ámbito táctico, no estratégico”.  Esta “atomización” conlleva que no haya “capacidad inversión, planificación, ni I+D…Es una tremenda debilidad. Confío que, de alguna forma, se pueda hacer alguna especie de agrupación”, o que esas pequeñas empresas “sean absorbidas por las grandes para incorporarlas al tejido. Porque esa atomización lo único que hace es alterar el mercado, no genera ninguna acción positiva”.

Su intervención terminó vinculando las dificultades que ha sufrido el proceso de comercialización de la ZAL a “la falta de apoyo social” a la logística. “La sociedad tiene que darse cuenta que estamos generando mucho empleo y además aportamos eficiencia a todas las demás áreas económicas”. Finalmente, recordó que “por supuesto que vamos a respetar el medio ambiente. No hay un solo proyecto de infraestructuras que se pueda llevar a cabo sin que el ministerio correspondiente apruebe el impacto ambiental. Por tanto, el respeto al medio ambiente ya va incluido en el proyecto”.

“El puerto es la joya de la corona de la economía valenciana”

En la jornada organizada por la UEV, participó previamente Antonio Torregrosa, director general de la Fundación Valenciaport, quien realizó una descripción del estado actual de auge de los puertos de València, Sagunt y Gandia, materializado en el récord de tráfico de contenedores en el puerto de la capital en 2018, con más de 5 millones de unidades movilizadas.

Pedro Coca

El vicepresidente de la CEV, Perfecto Palacio, durante su intervención junto a Antonio Torregrosa, director general de Valenciaport, Ismael Olea, rector de la UEV y Alberto Ruiz, profesor de la UEV. | Foto: Eva Segovia

Para Torregrosa, el principal valor del puerto de València es “su conectividad, al alcanzar un hinterland -zona de influencia- de 2.000 kilómetros, ya que incluye el tráfico destinado a Madrid y al norte de África. Por otra parte, también es “un centro de distribución de grandes buques que realizan la ruta Asia-América, por lo que la carga del puerto no es sólo carga comercial, sino también carga de transporte” entre los dos grandes mercados mencionados. Valenciaport emplea directamente a 7.300 personas, a quienes se unen los más de 38.000 empleos indirectos a los que aludió Coca, y destacó “nuestra apuesta por el conocimiento, ya que fomentamos la investigación aplicada, la innovación y también la formación”. El director general no pasó por alto el incremento de cruceristas que hacen escala en los tres puertos de Valenciaport.

Posteriormente, tomó la palabra Perfecto Palacio, vicepresidente de la Confederación Empresarial Valenciana (CEV), quien fue director de la Autoridad Portuaria de Valencia (APV). Palacio señaló que “el puerto es un termómetro excelente de la economía, porque siempre anticipa las tendencias generales del mercado”. Pronosticó un crecimiento de su tráfico en torno al 3% en los próximos años, y lo definió como “el nodo intermodal más importante de la Comunitat; es la joya de la corona de nuestra economía”. Destacó que si hoy el tráfico de contenedores se sitúa en 5 millones, “si queremos llegar a los 10 millones será fundamental que trabajemos el acceso norte al puerto de València”.

 

Suscríbete a nuestra newsletter