Cultura reconoce el Museo de la Muñeca como colección museográfica permanente

Cultura reconoce el Museo de la Muñeca como colección museográfica permanente

La Conselleria de Educación, Investigación, Cultura y Deporte ha reconocido al Museo de la Muñeca del Ayuntamiento de Onil como colección museográfica permanente de la Comunitat Valenciana.

Ubicada en un palacete del siglo XIX llamado “Casa l’Hort”, la colección de muñecas destaca por su naturaleza histórica, cultural y artística. Con la arcilla que se utilizaba para fabricar teja y tubos para el conducto de las aguas se crearon las primeras muñecas a finales del siglo XIX.

La colección muestra la evolución de materiales -barro, fécula de patata, pasta, cartón, porcelana, de trapo rellena de serrín, hasta llegar al vinilo- y los métodos de fabricación sin perder un ápice de la propia identidad, ya que en la actualidad el proceso productivo de la muñeca sigue siendo un proceso manual y artesanal.


Suscríbete gratis a nuestra Newsletter
Y recibirás en exclusiva la actualidad económica y empresarial.

En el museo se traza una cronología sobre la historia de la muñeca en Onil y la comarca. Se muestra la evolución de los materiales utilizados para confeccionarla: barro, fécula de patata, pasta, cartón, porcelana, de trapo rellena de serrín, hasta llegar al vinilo. También  se contempla la aparición de nuevos elementos como ojos móviles, articulaciones con movimiento o los diferentes mecanismos reproductores de voz, llanto o risa.

Con el paso del tiempo, la industria muñequera permite ampliar el número de objetos y accesorios como muebles de madera, elementos de hojalata así como la fabricación de casas de muñecas, cochecitos, cunas o camitas de los materiales más variados.

En el museo no solo se exhiben muñecas fabricadas en Onil, sino también  alemanas y francesas, por ser estos destinos los que dominaban el mercado mundial gracias a la gran variedad de modelos y sus precios competitivos.

Hasta el umbral del siglo XX, la muñeca es, además de un juguete, un símbolo de prestigio social, lo que justifica, por sí solo, el interés que se le presta en las clases acomodadas. Esta colección museográfica, además de convertirse en un símbolo de interés para la población de Onil, resulta un atractivo turístico que podrá incluirse en recorridos programados para el disfrute de la zona.

Dejar una respuesta

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.