La información económica de los líderes

Vino

Las Mercedes del Cabriel, el Bobal sigue diciéndonos cosas

En boca la fruta está muy presente con notas suaves que le trasmite la madera de las barricas y entre los aromas encontramos el monte bajo, propio del entorno

Archivado en: 

Un vino equilibrado ideal para acompañar carnes rojas, blancas o de caza |Foto: PB

Si hace 25 años, le dicen a los elaboradores de la variedad Bobal, que iba a tener un lugar en la cumbre de la viticultura española, se hubieran quedado perplejos, y una enorme duda les hubiera recorrido cómo un escalofrío, buena parte del cuerpo. Lo digo por que este variedad típica de las tierras del interior de la provincia de Valencia cómo son Utiel y Requena, siempre tuvo cómo único fin el engorde para nutrir de vino los grandes depósitos de las bodegas establecidas.

El destino de la Bobal fue desde un principio dar color, mineralidad y potencia a otras variedades carentes de estas características, por ello, a sus agricultores solo les importaba que el grano engordara hasta casi conseguir una mandarina de tamaño y así poder lograr una mayor cantidad de mosto. El granel ha sido durante años el modo más natural de vender el vino en la D.O. Utiel-Requena, y la variedad más utilizada era la Bobal, por ello a los viticultores solo les importaba producir litros, y litros.


A finales del siglo pasado las tierras plantadas con la variedad Bobal, comenzaron a subir y a cotizarse entre los bodegueros


Pero esa sensación cambió a finales del siglo pasado, y cómo en un; podríamos llamar efecto dominó, la mayoría de las bodegas empezaron a preocuparse por esta variedad y a crear vinos con ella. Y no solo esa sensación, sino que las tierras en las que habían plantadas la variedad, comenzaron a subir y a cotizarse entre los bodegueros. No sé si José León era consciente de que cuando compró la finca Las Mercedes del Cabriel además de comprar un finca preciosa, con bodega incluida, también adquiría varias hectáreas con viñedos de la variedad Bobal, con una antigüedad que alcanzaba los 80 años; todo un tesoro para los buscadores de bobales antiguos.

vino-bobal

 José León es el propietario de la bodega | Foto:P.Moncolí

La Finca Las Mercedes del Cabriel se encuentra en el término municipal de Villargordo del Cabriel y dentro del paraje conocido como las Hoces del Cabriel. El conjunto arquitectónico es obra del arquitecto valenciano Demetrio Ribes, que entre sus obras encontramos la Estación del Norte de Valencia.

Cómo en la mayoría de Denominaciones de Origen de Vino, son los frailes los que impulsan la agricultura de las vides, y esta bodega no fue un excepción. A principio del s.XIX convirtieron los sótanos del convento en una bodega, incorporaron 33 ánforas de barro con una capacidad de 63 arrobas, para un total de 63.000 litros de vino, que dieron el inicio al nacimiento de Las Mercedes del Cabriel.

Un vino 100% Bobal

La ubicación de la bodega es idílica, pues a sus cerca de 1.000 metros de altitud, hay que sumar las alteraciones en las temperaturas entre el día y la noche. La proximidad del río Cabriel hace que su climatología serpentee entre el Mediterráneo y continental.

Poco a poco, José León fue poniendo en orden, no solo la bodega, sino las tierras cuadrando con terrenos adyacentes para iniciar las labores agrícolas propias en una bodega. Una vez conseguida ese objetivo, se puso en contacto con José Hidalgo, uno de los mejores enólogos españoles, y gran amante de la Bobal, iniciando así los trabajos para la elaboración de vinos. Y hay que reconocer que la unión no ha podido ser más provechosa, pues la primera añada en salir al mercado, la del 2016 ha tenido una gran aceptación entre la crítica y los amantes del vino.

vino-bobal

Su entrada es delicada y muy gustosa|Foto: P.M.

Después de la vinificación pasó meses en barricas de roble francés de los bosque de Limousin y Allier, posteriormente se embotella, pasando un tiempo en botella hasta su comercialización.

Una vez abres la botella y llenas la copa, te llama la atención la sutilidad de sus aromas. En boca es un vino goloso que invita a vez, su entrada es delicada y cómo he dicho muy gustosa. En boca la fruta está muy presente, notando notas suaves que le trasmite la madera de las barricas. Entre los aromas que encontramos luce el monte bajo, propio del entorno de dónde se encuentran.

Un vino equilibrado, muy agradable, ideal para acompañar carnes rojas, blancas o de caza. También guisos cómo los gazpachos, o las ollas.

Suscríbete a nuestra newsletter