La entidad mantiene su fuerte compromiso con el territorio

Caixa Ontinyent tuvo un beneficio neto de 6,5 millones de euros

Para este año, la entidad pondrá en marcha el monte de piedad y avanzará en la digitalización

Archivado en: 

Caixa Ontinyent obtuvo un beneficio neto de 6,5 millones de euros en 2018, el 5 % más que el ejercicio anterior, de los que destinará 5,3 millones a reservas y 1,2 millones a la obra social.

La entidad ha informado de las cuentas del año pasado, que serán elevadas a la asamblea general para su aprobación en los próximos meses. Los objetivos para este año se centran en potenciar la banca electrónica, la expansión geográfica a nuevas zonas y la puesta en marcha del monte de piedad.

Los resultados brutos de 2018 ascendieron a 10 millones antes de saneamientos y dotaciones, y tras las provisiones pertinentes, quedaron en 8,4 millones, con un pago de impuestos de 1,9 millones.

La morosidad bajó al 5,96 % con una cobertura del 98,17 %, y el capital CET1 (sobre los activos ponderados por riesgo) se sitúa en el 16,39 %, por encima del mínimo exigido por el Banco de España (12,13 %).

Para este año, Caixa Ontinyent prevé seguir con la digitalización emprendida con una aplicación para el pago a través del móvil y la adaptación de los servicios ofrecidos en oficinas para potenciar la autogestión del cliente.

Al mismo tiempo, la entidad mantendrá su red de oficinas y prevé una expansión geográfica con la apertura en nuevas zonas actualmente en estudio, que no ha concretado.

A la obra social dedicará 1,8 millones (de los resultados de 2018 y remanentes, recuperaciones e ingresos), que se destinarán a mantener los programas establecidos respecto al mantenimiento de los centros, investigación y divulgación de temas autóctonos a través de publicaciones, colaboración con los colectivos, presencia en los campus y gestión de las fundaciones participadas de carácter asistencial, docente y cultural.

Ya con la puesta en marcha de la Fundació Caixa Ontinyent, se potenciará la educación financiera a través del programa “Finança’t”, se pondrá en marcha el monte de piedad y se redactará el proyecto de nuevo centro social en Ontinyent que, además de estar abierto a actividades de asociaciones y colectivos, acogería el archivo histórico y museo de Caixa Ontinyent, las actividades de su fundación y el monte de piedad.

Caixa Ontinyent ha destacado la nueva estructuración de la Responsabilidad Social Corporativa, en la que colaborará la Universitat de València, y que pretende ajustar la actuación de la caja a las nuevas circunstancias sociales y a los servicios financieros.

El impacto de su actividad en sus grupos de interés, en la sociedad en general y en medio ambiente es un tema crucial para la entidad, fiel a su compromiso territorial, según las fuentes. EFE

Suscríbete a nuestra newsletter